No more items. Only one item for this archive.

Tema 03: VASIJAS DE BARRO

Capítulo 02: PLENITUD

Serie: 2020 AÑO DE LA PLENITUD

Cuando Dios nos dio la buena noticia, puso, por así decirlo, un tesoro en una frágil vasija de barro. Así, cuando anunciamos la buena noticia, la gente sabe que el poder de ese mensaje viene de Dios y no de nosotros, que somos tan frágiles como el barro (TLA, 2Corintios 4.7-8).

PRINCIPIOS

1- Dios no escogió materiales muy fuertes para hacer este estuche donde depositó un gran tesoro. La buena noticia para el mundo está en un estuche muy frágil, vulnerable, que con facilidad sufre, se debilita, se destruye! Me he preguntado… Porque Dios puso su gracia en estos templos de barro si somos tan débiles???

¡El Apóstol reconoce que el poder con el cual los corintios operaban no venia de ellos sino de Dios! Esa vasija de barro manifestaba el poder del reino de una manera extraordinaria, su fragilidad no era impedimento para ver a Jesus a través de ellos.

2- Pablo subió al tercer cielo y vió cosas impresionantes que le fue prohibido hablar (2Corintios 12). Este hombre que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar (Ver 4), cuando quería exaltarse debido a la grandeza de las revelaciones, le fue dado un aguijón en su carne, un mensajero de Satanás que le abofeteara (Ver 7).

El Apóstol testifica de esta manera: respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo (Ver 8-9). ¿No es esto extraordinario? En la debilidad (fragilidad) de la vasija reposa, habita, el poder de Dios.

3- Aunque suene desagradable, somos vasijas débiles, frágiles, pero la gran noticia es que el poder de Dios se perfecciona en nuestra debilidad! Esta es la experiencia en carne propia de nuestro hermano Pablo: Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte (Ver 10).

Que esperanza leer estas últimas palabras: ¡Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte! Gloria a Dios, tengo esperanza, cuando está vasija se está quebrando entonces aparece el poder de Dios sobre nosotros para mantenernos firmes hasta al final!

¡Cuán gloriosa esperanza! Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día (2Timoteo 1.12). Él es poderoso para guardar esta vasija frágil irreprensible para el día en que le veré cara a cara!

4- El mismo Apóstol dice: Por todos lados nos presionan las dificultades, pero no nos aplastan. Estamos perplejos pero no caemos en la desesperación. Somos perseguidos pero nunca abandonados por Dios. Somos derribados, pero no destruidos. Mediante el sufrimiento, nuestro cuerpo sigue participando de la muerte de Jesús, para que la vida de Jesús también pueda verse en nuestro cuerpo (NTV, 2Corintios 4.11-12).

¡Gloria a Dios¡ cuando somos débiles… La vida de Jesús también se podrá ver en nuestro cuerpo mortal… Cristo en mi esperanza de Gloria (Colosenses 1.27).

5- ¿De que he de temer? Es más fuerte y poderoso el que está en esta vasija frágil de barro que el que está en el mundo!!! Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor (Romanos 8.38-39).

APLICACIÓN

Después de leer estos pasajes se me quita un peso de encima, estoy seguro en el hueco de su mano. ¡Esta vasija frágil de barro puede manifestar la vida de Jesús en cada una de nuestras acciones! Es cierto, soy un poco necio, pero Dios levantó lo necio para avergonzar a los que se creen sabios, tienes razón, soy un poco ignorante, pero en la sabiduría de Dios la inteligencia del mundo queda allanada.

¿De que puedo temer? Solo debo preocuparme por cumplir el propósito eterno para el cual fui creado… 1Pedro 2.9… Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable…

Con amor… Dr. José Félix!!!

Leave a reply