Tema 07: DON DE SABIDURÍA
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu (1 Corintios 12.8).

“Sabiduría para el mundo desde el trono de Dios”

PRINCIPIOS
1- DONES PARA EDIFICAR. Nuestro Señor Jesucristo ha entregado dones a los hombres para edificar y servir a la Iglesia y ha enviado a su Espíritu a continuar su obra de salvación, sanidad, liberación y restauración de toda la humanidad. Conocer los dones no asegura una mejor operación y mayores frutos. Muchos mantienen su don escondido porque no lo han activado, y otros han ido al extremo de ser sensacionalistas en el uso del don y han causado problemas en el cuerpo de Cristo a tal forma que algunos prefieren estar lejos de los dones espirituales y permanecer solamente en la salvación.

Cuando el pueblo de Dios salió de Egipto, podemos ver dos etapas claras:
1). La Iglesia del desierto; la Iglesia del desierto es una Iglesia conformista, solo vive del milagro del maná y de quejarse con Dios para recibir pequeños milagros.
2). La Iglesia de Canaán: la Iglesia de Cannán representa la que conquista, que avanza con poder arrebatando la tierra prometida a sus enemigos. La Iglesia de Cannán opera en los dones, escucha la voz de Dios, baja los diseños celestiales, la mano del Señor les dirige y sus logros son poderosos y sorprendentes.

2- SABIDURÍA PARA ENTREGAR AL MUNDO. El don de sabiduría es uno de los nueve dones de gracia que el Espíritu Santo imparte sobre los hijos de Dios. En realidad no estamos tratando con la sabiduría humana, sino con información celestial la que desciende del cielo para tomar las decisiones más adecuadas. Respecto a los dones espirituales, afirmamos que el Espíritu Santo los empleó para llevar a cabo sus trabajos en la tierra.
Los deberes del Espíritu son:
– Guiar a toda verdad;
– Confirmar la verdad divina
– Organizar, preparar, edificar la Iglesia para toda buena obra.

3- TRES CATEGORÍAS. Los dones sobrenaturales se pueden dividir en tres categorías que corresponden a los tres trabajos principales del Espíritu. Clasificando los dones según el propósito de cada uno simplifica la presentación del tema y a la vez nos ayuda a comprender con facilidad cómo y por qué el Espíritu los usó.
Algunos hermanos recibieron este don de poder hablar palabras de sabiduría. No estamos seguros pero es posible que el Espíritu mismo tuviese un propósito especial cuando empezó la lista de los dones con éste. Una cosa sabemos bien y es que la sabiduría es muy importante para la vida cristiana y para las labores en el reino de Dios.

4- DEFINICIÓN. ¿Qué es sabiduría? No es ciencia, o sea, conocimiento, sino la capacidad para juzgar bien, para hacer buenas decisiones. Sí somos sabios sabremos distinguir entre lo malo y lo bueno. Podremos desarrollarnos en el reino de Dios sin cometer graves errores. Mucho hemos oído hablar de la sabiduría de Salomón como una percepción de la bondad de Dios para el ser humano. Sabemos que lo recibido por Salomón no vino a causa de los excelentes estudios o la capacitación humana que este gran hombre pudo lograr, sino la impartición gloriosa de Dios para su vida.

El diccionario de la lengua española define el término de esta manera:

  1. Conjunto de conocimientos amplios y profundos que se adquieren mediante el estudio o la experiencia.
  2. Facultad de las personas para actuar con sensatez, prudencia o acierto.
  3. Cualidad de sabio.

La sabiduría viene de dos modos: 1) Es un regalo de Dios, por la impartición del Espíritu Santo; 2) Una búsqueda activa por medio del conocimiento de la Palabra de Dios.

APLICACIÓN
¡Un regalo de Dios al mundo! El punto de partida de la sabiduría es Dios y su Palabra revelada, la fuente del conocimiento y la inteligencia. En ese sentido, la sabiduría es SU regalo para nosotros. Pero únicamente se la otorga a quien con sinceridad la busca.
La sabiduría de Dios está escondida de los rebeldes y necios, exige un esfuerzo para encontrarla y usarla. La senda hacia la sabiduría es difícil. Cuando estamos en ella, descubrimos que la verdadera sabiduría es la de Dios y que Él nos guiará y recompensará nuestra búsqueda sincera y persistente.

Dios nos da sabiduría para que caminemos en victoria y demos testimonio de la gracia divina impartida sobre sus hijos. Esto traerá la evidencia de la existencia no de un ser supremo inalcanzable, sino de un Dios cercano para los que le buscan.

La sabiduría surge de un proceso de crecimiento constante.
Primero, debemos confiar y honrar a Dios. Segundo, debemos darnos cuenta de que la Biblia nos revela la sabiduría de Dios. Tercero, debemos tomar una serie de buenas decisiones para toda la vida y evitar peligros morales. Cuarto, al tomar decisiones erróneas o pecaminosas, debemos aprender de nuestros errores y recuperarnos.

DECLARACIÓN DE FE
Trabajaré fuertemente para ser impartido de la sabiduría en todos sentidos, me esforzaré a escuchar el corazón del Padre para ser testimonio fiel de su verdad inconmovible. Amén!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, ayúdame a bajar del cielo la información necesaria para convertirme en una persona sabia que ayude a los demás a ser grandes en esta tierra. Quiero ser un digno representante del cielo en la tierra con la sabiduría de Dios de una manera tangible en todos mis actos. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 16: DON DE SERVICIO
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mateo 20.26–28).

“Servir es el don más maravilloso que el Señor nos ha dado”

PRINCIPIOS
1- El don de servicio (gr. diakonía) se entiende como asistencia práctica a las necesidades de los miembros y dirigentes de la Iglesia con el propósito de ayudarles a cumplir sus responsabilidades ante Dios. Servir amorosamente a todos los que están a nuestro alrededor. Ministrar tal como corresponde al trabajo y oficio del diácono. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mateo 20.26–28). Atender al cuerpo de Cristo en sus necesidades materiales y prestar cualquier tipo de servicio a los demás en la Iglesia. La Iglesia elige los que han de servir, deben ser personas muy consagradas a Dios, ya que también realizan actividades espirituales importantes.

2- ¡Tabita, un ejemplo de servicio! El don de servicio se manifiesta de la siguiente manera tomando el ejemplo de Tabita una congregante de la Iglesia primitiva. Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía (Hechos 9.36). Tabita abundaba en buenas obras (servicio), principalmente a los santos. Estos actos de amor que ayudan a los necesitados, son manifestaciones del Espíritu Santo, al igual que los dones del Espíritu Santo, como lo son los milagros, las señales y los prodigios. El resultado de ellos trae vida y salvación a muchos.

3- ¿Qué clase de buenas obras hacía? Confeccionaba ropa que regalaba a las viudas pobres. Cuando murió inesperadamente Pedro fue a la casa de ella. Y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacia cuándo estaba con ellas (Hechos 9.39). Todavía hay muchas viudas y huérfanos en el mundo. Hay muchos necesitados a nuestro alrededor. Cuán hermoso es saber que algunos hijos de Dios tienen el don de servicio, como lo tenía Dorcas. Probablemente Dorcas tenía el talento natural para la costura y confección de ropa. Entonces, Dios, por su Santo Espíritu, le agregó a ella el talento y la profunda preocupación por la gente necesitada. De ello resultó el don de servicio.

4- El contar con un talento no es suficiente. Si Dios, por su Espíritu Santo, toma posesión de nuestros talentos, de una manera maravillosa los convierte en dones de servicio. El diccionario traduce servir como el impulso de ser útil para otra persona y por supuesto que nosotros lo canalizamos a ser útiles a otros para que Cristo sea glorificado en nosotros. Servir a otro es traer un beneficio a través de una acción. Todo talento natural puede convertirse en don de servicio. Este cambio puede ocurrir sólo si la persona con el talento está llena del Espíritu Santo.

Por ejemplo, tomemos el caso de José. Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles (Hechos 4.36–37). José tenía el talento natural de la generosidad, cuando tuvo la oportunidad uso el don para ponerlo en servicio de la expansión del reino. Cuando la persona que posee un talento está llena del Espíritu Santo, puede convertir ese talento en un don de servicio.

APLICACIÓN
Jesús es el maestro del servicio. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Ya que Jesús siempre hacia y enseñaba (Chechos 1.1) toma la toalla y lava los pies de sus discípulos. Este era un trabajo que realizaban los esclavos en las casas de sus amos. Este servicio era prestado a los visitantes como atención del dueño de la casa. No lo hacía físicamente el amo, sino el esclavo. Jesús se pone en una condición de servidor para dar ejemplo a sus discípulos. De acuerdo a las palabras de Jesús, el don de servicio es el escalón de crecimiento espiritual más importante.

DECLARACIÓN DE FE
Recibo ahora mismo el asignamiento del cielo para mi vida, estoy dispuesto a servir con todo mi corazón, mi mente y mi alma. Ahora mismo muero a mis deseos, sueños, diseños, para recibir el llamado que el Padre tiene para mi, a partir de ahora serviré de manera incondicional a donde mi Padre me envié. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, estoy conmovido por el espíritu de servicio con el cuál fui diseñado. Estoy ahora mismo dispuesto a dar todo lo que este en mis dones y talentos de manera incondicional para que el reino de mi Padre prospere y avance. Gracias Jesús por permitirme servirte y seguir tus pisadas. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 02: SIETE DONES
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría ( Romanos 12.6-8).

“Siete dones para servir a los santos”

PRINCIPIOS
1- Los siete dones del Padre están reflejados en Romanos 12.6-8, cada uno de ellos nos imparte la capacidad de servir a los santos de una manera poderosa y sobrenatural.
* Profecía
* Servicio
* Enseñanza
* Exhortación
* Dar
* Presidir
* Misericordia

Estos dones dotan al creyente para el servicio práctico, Dios les da la capacidad y el poder para brindar ayuda a otros y resolver asuntos que pudiesen parecer sencillos, pero requieren de ofrendar amor, tiempo, esfuerzo, habilidades y en ocasiones también economía.

2- Jack W. Hayford en su libro la serie de publicaciones “Vida en el Reino” en el “Estudio de Romanos” escribe: Básicamente, en este pasaje se sostienen dos interpretaciones concernientes a los dones. Una de ellas sostiene que esta serie de dones indica dones creacionales, es decir, «inclinaciones inherentes a cada persona, según las cualidades que les concedió el Creador desde su nacimiento».

Si la consideramos de esta forma, esta lista de dones es diferente a las listas que aparecen en otras partes del Nuevo Testamento. Los dones mencionados en Romanos provienen del Padre y constituyen «nuestras cualidades innatas en la vida y en el servicio a Dios», mientras que la lista de dones de Efesios 4 emana del Hijo y describe cargos eclesiásticos, y la lista de dones de 1Corintios 12 procede del Espíritu y describe las capacidades que nos han sido dadas con poder para «edificar la Iglesia y evangelizar el mundo».

3- La segunda interpretación considera los dones mencionados en Romanos «como una repetición o complemento de muchos otros mencionados en 1 Corintios 12.12–29 o Efesios 4.11».  Representaré ambas posiciones en las definiciones que siguen, colocando la interpretación de los dones de creación en primer lugar.

Profecía (v. 6): Ya sea (1) la habilidad de aquellos que se les «permite ver la vida desde una perspectiva profética especial, independientemente de la función pública que desempeñen o del uso especial que haga de ellos el Espíritu para proclamar abiertamente una profecía»; o (2) «a la manifestación de una profecía hecha pública diciendo algo que Dios haya puesto en su mente (1Corintios 12.10)».

Servicio (v. 7): Ya sea (1) la habilidad de aquellos «cuyos dones especiales los capacita mejor para atender al cuerpo [de Cristo] en sus necesidades materiales», o (2) «a aquellos que prestan cualquier tipo de servicio a los demás en la Iglesia».

Enseña (v. 7): Ya sea (1) el don de «aquellos especialmente dotados para escudriñar e instruir en la verdad revelada de la Palabra de Dios, independientemente de la función pública que ejerzan», o (2) «como a los maestros profesionales (Efesios 4.11 )».

Exhorta (v. 8): Ya sea (1) la habilidad de «aquellas personas cuyos dones innatos los califican para aplicar las verdades de Dios a situaciones particulares alentando a otros» o (2) «a aquellos (como los ministros) que han sido llamados para dedicarse por completo a la atención de la Iglesia».

Reparte (v. 8): Ya sea (1) «quienes están dotados para contribuir al sostén emocional o material de otros», o (2) «a los dotados de abundantes medios financieros para apoyar la obra del evangelio».

Preside (v. 8): Ya sea (1) «quien está dotado para orientar en todas las esferas de la vida», o (2) «a aquellos que tienen a su cargo funciones administrativas (1Corintios 12.28)».

El que hace misericordia (v. 8): Define tanto a (1) «quienes poseen el don de una fuerte sensibilidad», o (2) «a aquellos llamados a desempeñar funciones especiales en organismos cristianos de asistencia y ayuda».

APLICACIÓN
Cada creyente tiene al menos uno de estos dones de gracia y no excluye el ejercicio de cualquier otro don conforme se presente la necesidad. A través de estos dones los creyentes edifican al cuerpo de Cristo y les expresan el amor de Dios. Estos dones nos capacitan para ser mejores creyentes y expresar el amor de Dios por medio de servir a los demás y representar adecuadamente al Creador en este mundo.

DECLARACIÓN DE FE
Dispongo mi corazón para recibir la impartición del Espíritu Santo, recibo ahora mismo su poder y activación de los dones que necesito para desarrollar mi función en este mundo. Amen!!

ORACIÓN
Maravilloso Señor, amoroso Padre de gloria, estoy feliz de pensar que puedo ser usado como una vasija de honra para bendecir a otras personas en tu bendito nombre. Necesito tu ayuda, que no me sueltes de mi mano, anhelo caminar en una unción poderosa para servir a los demás de manera eficiente y glorificarte como te mereces. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 01: RECIBIENDO EL DON
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo (1 Corintios 12.6).

“Servir es un privilegio, operar en los dones es una gran responsabilidad”

PRINCIPIOS
1- La Biblia identifica a los dones del Padre como operaciones, que se traduce del griego energema que significa: Trabajando, verbo especificado en un presente continuo, indicando que Dios Padre actualmente da sus dones, como los dio al principio. La palabra energema se deriva de energeo que significa: Un trabajo eficaz realizado fervientemente por una persona con poder sobrehumano. Cada creyente debe descubrir que dones ha recibido de parte de Dios y cómo puede servir mejor a través de ellos al Cuerpo de Cristo. Es importante poner en acción lo que ya el Señor entregó y no enterrar el talento, porque el hacerlo hará perder de muchas bendiciones a aquellos que Dios quería entregarlas y no le serán añadidos más dones porque en lo poco no fue encontrado fiel.

2- La Iglesia de Jesucristo ha sido dotada de diversos dones. Somos los administradores de esa gracia de Dios y todo lo que somos y tenemos debe cumplir su propósito de bendecir al cuerpo de Cristo, fortalecerlo, animarlo, enseñarle, exhortarle, cuidarle, ministrarle. Los portadores de los dones espirituales son responsables de auxiliar, apoyar y servir al pueblo de Dios y su liderazgo. Que sean suplidas sus necesidades, físicas, emocionales, espirituales, económicas, ir más allá de acuerdo a la medida de fe, posibilidades, capacidades, habilidades y talentos que de parte de Dios hemos recibido, sin permitir egoísmo alguno en nuestro corazón.

3- No debemos pensar que los dones espirituales pueden obtenerse por el esfuerzo humano o por algún intercambio. Tampoco por esfuerzos religiosos, sino que cada don es impartido sin mérito. La base de la impartición de los dones es el trabajo del Espíritu Santo en la vida de cada creyente. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere (1 Corintios 12.11). Ya que el Espíritu es uno con el Hijo y con el Padre, es soberano para impartir como quiere a cada uno de nosotros. Estoy seguro que el Espíritu no impartirá ningún don a los rebeldes, apáticos, fríos, ya que en un futuro serán obstáculos en la obra de Dios. Los dones son la muestra de amor de Dios por esta humanidad y nos coloca en el lugar estratégico que Él determina de acuerdo a los planes que tiene en la tierra. Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso (1 Corintios 12.18).

4- Ya que el Espíritu es el que nos coloca según su voluntad, no debemos oponer resistencia ni jactarnos del lugar o posición que ocupamos. Esto me lleva a entender que los dones no dan una muestra de la posición espiritual en que nos encontramos, ni tampoco es un medio de gloriarnos a nosotros mismos. ¿Cómo se operan los dones del Padre?
Los dones se ministran a otras personas – 1 Pedro 4.10
Los dones se ministran conforme al poder que Dios nos da – 1 Pedro 4.11
Cada uno tiene su propio don de Dios – 1 Corintios 7.7
Los dones del Padre son dones de operaciones – Corintios 12.6
No debemos tener más alto concepto de lo que somos – Romanos 12.3
Tenemos una medida del don de Cristo según la gracia de Dios – Efesios 4.7
Los dones son para que en todo sea Dios glorificado – 1 Pedro 4.11

APLICACIÓN
Operar en los dones del Padre es un gran privilegio, porque, además de estar orientados al servicio de los demás, nos da la oportunidad de desarrollar nuestras habilidades y seguir creciendo como en nuestras capacidades. Cuanto más damos, más el Espíritu nos incrementa las habilidades para que podamos dar más. El esforzarnos nos permite ganarnos la confianza de Dios para lograr acceder a tareas mayores.

DECLARACIÓN DE FE
En este momento determino dejar a un lado los malos hábitos y todo obstáculo que mi naturaleza humana se interponga para acceder a la gracia de Dios que me permita operar en los dones del Padre. Me esforzaré para ser eficiente en todo lo que haga. Amén!!

ORACIÓN
Gracias mi Señor y Dios por la oportunidad de caminar tomado de tu mano, anhelo con todo mi corazón servirte y serte útil en la extensión de tu reino. Quiero depositar en tus manos, mi vida por completo, úsame para tu gloria, mientas que me esfuerzo en vivir en pureza, ayúdame a permanecer fiel a tu reino. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply