Tema 10: EL DON DEL PROFETA
Capítulo 04: DONES DEL HIJO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas (1 Corintios 12.28).

“El profeta siempre acompaña al apóstol”

PRINCIPIOS
1- A través de este tema aprenderemos acerca del don del PROFETA otorgado por el Hijo al cuerpo de Cristo. Debemos conocer como la función del profeta es diferente al don de profecía otorgado por el Espíritu Santo. Al conocer este don podremos descubrir la gran necesidad de permitir que los profetas de este tiempo se manifiesten en el cuerpo de Cristo.

El Diccionario Vine define el término profeta de la palabra griega profetes: Uno que habla pública o abiertamente, proclamador de un mensaje divino, denotaba entre los griegos a un intérprete de los oráculos de los dioses. Profeta también es traducido desde el término hebreo Nabi: Uno a quien le es comunicado el mensaje de Dios para su proclamación o uno a quien se le comunique algo secretamente, uno por medio de quién habla Dios, bajo el impulso directo y poder inspirador del Espíritu Santo.

2- PRIMERO EL APÓSTOL. En las listas de los líderes de la Iglesia, Pablo siempre menciona a los profetas después de los apóstoles como una unidad de trabajo desde donde se establece una plataforma estratégica a favor del reino de Dios (1 Corintios 12.28). Es importante entender que el hecho de que los apóstoles van primero que los profetas, no quiere decir que tienen una mayor jerarquía o mayor importancia en el reino de Dios. De hecho, todos los ministerios tienen el mismo nivel de importancia y son todos igualmente necesarios en el cuerpo de Cristo.
Una de las evidencias más importantes de este trabajo conjunto es la historia del trabajo apostólico en la ciudad de Atenas donde podemos ver que el trabajo apostólico no tuvo mucho éxito porque sus compañeros se habían quedado en la ciudad de Berea (Hechos 17.13-15).

3- TRABAJO HORIZONTAL. El trabajo del ministerio quíntuple es horizontal basado en la unidad y amor entre sus miembros, de tal manera que el sometimiento los unos con los otros, es a través del amor, respeto, tolerancia y honra. No hay un ministerio mayor al otro, todos tiene el mismo peso específico en el reino, lo que cambia es la responsabilidad en las labores que se realizan.
En una organización normal, el sometimiento de un ministro a otro se realiza por los nombramientos jerárquicos, de tal manera que los lazos que se establecen no son basados en la unidad y el amor, sino en los reglamentos, ideas y cultura que se establece con los años.

4- SOMETIMIENTO EN AMOR. Bíblicamente los ministerios se someten los unos a los otros en amor. En este sentido cada uno conoce su responsabilidad y desarrolla su trabajo conociendo que nada se puede hacer por si mismo, sino en la unidad con el resto de los oficios. De esta manera, la gloria de Dios siempre será para Dios. Somos complementos los unos con los otros, nadie tiene todos los dones para operar en ellos. Así que, somos dependientes, así como los órganos del cuerpo dependen los unos de los otros.

APLICACIÓN
En varias escrituras vemos operando al apóstol junto al profeta. Misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu (Efesios 3.5). Juntos bajan los diseños, misterios, planos celestiales, que ponen en las manos de los santos para extender el reino en la tierra. No quiere decir que las jerarquías son autoritarias y verticales, sino de respeto al llamado que Dios nos ha hecho.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy dispuesto a caminar tomado de la mano de mi Dios para ser útil en el ministerio quíntuple, en cualquier posición donde el Señor me llame. Amén!

ORACIÓN
Padre amado, gracias por enseñarme acerca de los dones espirituales, quiero caminar tomado de la mano del Espíritu Santo, seguir las pisadas del Maestro y caminar en este mundo extendiendo el reino con señales, prodigios y milagros, como dicen la Escrituras que ocurrían en la iglesia primitiva. Gracias por darme esta gloriosa oportunidad. En el poderoso nombre de Jesús. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 21: DON DE PROFECÍA OPERACIÓN
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe (Romanos 12.6).

“Conectados con la fuente para escuchar correctamente y hablar lo que Dios quiere decir”

PRINCIPIOS
1- PARA BENDICIÓN. Este es un don “delicado” porque puede ser de mucha bendición pero si no se tiene cuidado puede ser de mucha maldición. Su operación aunque es sencilla requiere de preparación y formación especial. Por eso en el Antiguo Testamento encontramos que había escuelas de profetas. La profecía viene en momentos donde estamos “conectados” con Dios. Es un momento donde el Espíritu Santo toma nuestra mente para usar nuestros sentidos como canales de transmisión para que escuchemos la voz de Dios.

2- Tenemos una palabra profética cuando la voz de Dios se hace evidente en nuestro interior. Es un impulso de fe, tenemos la certeza que lo que viene es la voz de Dios mismo. Esa voz que escuchamos la “sintonizamos” por el Espíritu Santo y es verificada a través de nuestra fe. Sentimos la paz interior que la voz viene de Él, la información que escuchamos sabemos que es divina y que no viene de nuestro intelecto, así que no nos cabe la menor duda que es Dios. ¡La experiencia del profeta Ezequiel la podemos vivir nosotros! La voz se deja escuchar en nuestro interior, sabemos que es Dios mismo hablándonos.

3- En la medida que crecemos en CARÁCTER, como ministros proféticos, ganaremos la confianza de Dios para fluir en el don de una manera poderosa. Dios nos entrega una palabra de acuerdo al carácter que hemos conquistado. La profundidad, lo extenso y la importancia de la profecía depende del carácter logrado. Dios NO nos va a dar una palabra para una persona en eminencia sino tenemos el carácter suficiente para soportar el peso de importancia de la misma. No podemos recibir lo que no podemos dar. Si la palabra profética trae un nivel de importancia que no podemos dar, Dios usará a la vasija adecuada.

4- PARADOS EN LOS FUNDAMENTOS. ¿Para qué?

  • El don de profecía revela el corazón de Dios a sus hijos de una manera personal o generalizada.
  • Nos revela cosas específicas en momentos claves.
  • Es el medio para consolar, animar, exhortar, edificar, hacernos crecer, llevarnos a niveles superiores en conocimiento, madurez, entrenamiento.
  • Nos anuncia eventos futuros de acuerdo a sus propósitos, comisiones de trabajo, o para apercibirnos de situaciones difíciles.
  • Direcciona, marca pautas, estrategias, de acuerdo a los propósitos de Dios.
  • Nos canaliza, abre caminos, muestra, empuja, anima.
  • Enriquece la información que tenemos en nuestro corazón.

5- NIVELES. Alcanzar niveles altos en la operación del don, es encontrar la confianza de Dios para recibir información de calidad, profundidad e importancia. Es recomendable no querer correr o pensar que tenemos la madurez necesaria para estar en el nivel que debemos estar.

  • Básico. Dios entrega información básica, sin mucha profundidad.
  • Medio. Dios entrega información más abundante y de mayor calidad.
  • Maduro. Este es el nivel donde la profecía es abundante y rica en información.

APLICACIÓN
Lograremos la confianza de Dios para hacer tareas de mayor importancia y envergadura cuando nosotros operamos en el don con responsabilidad dando los resultados que Dios espera. Nuestro desafío es crecer como personas en carácter, espiritualmente, en la intimidad con el Espíritu Santo y en el conocimiento de la Palabra de Dios. Cada día creceremos en la operación del don en la medida que estamos activos. La práctica nos dará madurez y crecimiento. Debemos perder el temor de fracasar y de cometer errores. Recordemos que Dios premia la humildad, cuando nos equivocamos en algo, corremos a Dios para pedirle que nos ayude a hacer las cosas de la mejor manera posible.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para operar en el don de profecía, estoy creciendo y madurando cada día, me esforzaré para aprender más de las Escrituras, voy entrenarme para agudizar mis sentidos espirituales y dar frutos de calidad en la operación del don. Amén!

ORACIÓN
Padre hermoso, gracias por esta hermosa palabra donde me he dado cuenta la importancia de este maravilloso don. Me he dado cuenta que mi boca es un instrumento poderoso en tus manos, por eso en humildad, me rindo a tu precioso Espíritu Santo para que puedas usar mis cuerdas bucales y hablar a este mundo. Ayúdame a ser fiel a tu llamado. Amen!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

DON DE PROFECÍA CARACTERÍSTICAS

Tema 20: DON DE PROFECÍA CARACTERÍSTICAS
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación (1 Corintios 14.3).

“Dios es intencional en todo, incluso en lo que comunica”

PRINCIPIOS
1- PROPÓSITO. ¡El propósito principal es edificar, exhortar y consolar! Aunque no siempre una profecía lleva estos tres componentes, al menos de uno de ellos siempre estará presente en una profecía. ¡La profecía no es una predicación! Tampoco se trata de tener una bolita de cristal tratando de adivinar el futuro. El don de profecía no es el resultado de un estudio diligente, por el contrario, es una articulación espontánea hablada sin premeditación y por inspiración del Espíritu Santo.

  • Edificación implica el construir o levantar una casa, en este caso sabemos que es un edificio espiritual. La exhortación se refiere a impartir ánimo en tiempos especiales a una persona estando cerca. Esta palabra nos promueve a salir victoriosos y crecer en la fe.
  • La consolación se refiere a impartir fortaleza en tiempos de debilidad. Cuando Dios nos envía una palabra de consolación es porque Él sabe que en nosotros hay deficiencias, carencias, debilidades, donde necesariamente requerimos la gracia de Dios para vencer.
  • Toda verdad bíblica tiene una verdad paralela, en este caso, Dios levanta a ministros proféticos para alentar al pueblo a seguir adelante sabiendo que llegaremos a la meta.

2- MAYOR ES EL LOGOS. ¡La profecía no es equivalente con la Palabra de Dios! La Biblia es para todos los hijos de Dios, lleva el conocimiento general del Señor para el hombre. La profecía es para un evento específico para una persona o grupo. No comparamos la importancia de la palabra escrita con la información que nos da el don de profecía. La Biblia es el fundamento, la profecía la enriquece sin contradecirla. El apóstol Pedro dice que la palabra profética más segura es la Palabra de Dios (logos) que alumbra nuestro caminar (2 Pedro 1.19).

3- El don de profecía MUESTRA EL CORAZÓN de Dios para una persona, grupo, Iglesia, en circunstancias o propósitos específicos. Cuando hay una predicción a futuro es porque hay otros dones involucrados con el don de profecía, como es el don de ciencia y el don de sabiduría. Si necesitamos alguna dirección personal, lo mejor es pedirla al Espíritu Santo para que nos hable de una manera íntima. Cuando llega la palabra profética solo confirma lo que Dios ya ha hablado al corazón.

4- DIOS HABLA. El don de profecía es la herramienta para hablar a los hombres. Dios se comunica con el ser humano de muchas maneras. En Hechos 11.28-30, vemos al profeta Agabo articulando una profecía predictiva. Habría hambre en la toda la tierra habitada. El propósito de Dios era que los hermanos se prepararan para el tiempo de su cumplimiento. Regularmente la profecía siempre estará alineada a los tiempos, zonas geográficas, al entorno donde esta referida la palabra recibida.

5- ES LA VOZ DE DIOS. La profecía no requiere de interpretación, pues es la misma voz de Dios. El don de lenguas necesita interpretación, más no el don de profecía. ¿Por qué? ¡Porque es Dios hablando! La profecía unida con el don de ciencia y de sabiduría, es una herramienta poderosa para ministrar al corazón del incrédulo. Para hacerlo, necesitamos ser sabios y entendidos para no causar una situación donde se afecte el corazón en lugar de ganarlo para Cristo.

6- TODO EN ORDEN. La profecía NO es una articulación sin control. No necesitamos entrar en un “trance” para soltar una articulación profética, no es asunto carismático, no es necesario cambiar el tono de voz, ni hacer expresiones físicas “raras” ¡La profecía no es una articulación sin control! El ministro profético no está haciendo ni diciendo algo que sea contra su voluntad. El don de profecía está sujeto al profeta. Es él quien habla en lugar de Dios; el profeta está en control de la articulación o de lo que va a decir en todo tiempo.

7- DEBE SER JUZGADA. La profecía es juzgada, el que profetiza también. Ya que el que profetiza es responsable de la información que suelta, tanto como el que profetiza, como la profecía debe ser analizada y juzgada para verificar que todo proviene de Dios. Si la persona que profetiza no está en las condiciones espirituales para hacerlo, seguramente la profecía saldrá contaminada. ¡Debemos juzgar la profecía pero no menospreciarla! (1 Tesalonicenses 5.20).

APLICACIÓN
¡Debemos profetizar según la medida de nuestra fe! Debemos profetizar de acuerdo con la fe que tenemos. El Espíritu Santo puede obrar a través del creyente sólo de acuerdo con la fe que haya en el corazón. El profetizar sin fe equivale a proclamar palabras humanas. Por ello es muy importante que el creyente, conozca la Palabra de Dios, y que sea lleno del Espíritu. Somos muchos miembros en el cuerpo y complementos los unos con los otros. Lo que no tiene un miembro lo tendrá otro, por lo cual no debemos usurpar posiciones ni comisiones. Podemos profetizar todos, en orden y cuidando de tener un ambiente apropiado para que todos seamos edificados.

DECLARACIÓN DE FE
El poder del Espíritu de Dios está sobre mí, me ha ungido con aceite fresco para activar el don de profecía en mí, ahora soy la voz de Dios, puedo escuchar el cielo para hablar en la tierra. Seré humilde para ser enseñado, prudente para operar el don y diligente para entregar buenos frutos.

ORACIÓN
Amado Padre celestial, muchas gracias por darme la oportunidad de operar el don de profecía de la manera correcta, estoy anhelante de ser un instrumento en tus manos y bendecir a muchas personas por medio de este poderoso don espiritual. Por favor ayúdame a madurar y crecer cada día más y dar frutos excelentes que glorifiquen tu bendito nombre. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 19: DON DE PROFECÍA
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas (1Corintios 14.39).

“¡Todavía Dios se comunica con sus hijos!”

PRINCIPIOS
1- DIOS SE COMUNICA. Nuestro Dios es absolutamente maravilloso en todos sus planes, hechos y propósitos. Dios pudiera haber escogido hacer todo sin tomarnos en cuenta. El quiere usarnos en su gran plan de levantar la cosecha de estos últimos tiempos. El don de profecía es una herramienta sumamente poderosa para lograr resultados sorprendentes en el reino, debemos anhelarlo y buscarlo con esfuerzo para ser parte del ejército profético que Dios está levantando en este tiempo.

Es la habilidad espiritual que Dios da a los miembros del cuerpo de Cristo para recibir y comunicar un mensaje inmediato de Él para sus hijos. Esto puede ser de una manera personal o grupal, para una comunidad completa , una ciudad o país.

2- El don de PROFECÍA es una EXPRESIÓN VOCAL sobrenatural, espontánea en una lengua conocida que edifica, exhorta y consuela al cuerpo de Cristo. La palabra griega para profecía es “propheteia” que significa hablar la mente y el consejo de Dios. No es lo mismo que el oficio de profeta según Efesios 4.11, el don es para todos los creyentes, y una persona que en algún momento dado fluye con el don de profecía, no significa que sea profeta de oficio.

Como todos los demás dones, los frutos del don de profecía deben de ser evaluados. El apóstol Juan escribió: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo (1Juan 4.1). Cuando dice no creáis a todo espíritu, incluye el de todos los hijos de Dios. Somos muy dados a pesar a los demás pero no a nosotros mismos.

3- De los dones de INSPIRACIÓN, el don de profecía tiene un valor más alto que todos los demás: Porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas (1 Corintios 14.5). El don es considerado como vital en la expresión del reino de Dios. Tanto que el apóstol declara: ¡Porque mayor es el que profetiza! ¿Por qué el que profetiza se considera de un alto valor? Porque el que profetiza esta hablando por Dios. Esta fue la promesa que declaro Joel: Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones ( Joel 2.28).

4- El creyente que PROFETIZA se dirige a los hombres. La pregunta es: ¿Qué les dice a los hombres? ¿Qué proclama? ¡Es la voz de Dios mismo por medio de la boca de un ser humano! La predicación y la enseñanza ordinarias pueden ser como comida fría en una olla sin fuego. La profecía, entonces, es el fuego debajo de la olla. El profetizar se realiza bajo la habilidad y el poder divino. Los creyentes podrán poseer la habilidad de hablar en público, o de predicar elocuentes sermones, pero nadie profetiza verdaderamente si no es lleno del Espíritu Santo.

Los hombres impíos también predicen el futuro en ocasiones. A éstos se les llama adivinos o agoreros. Pablo se encontró en una ocasión con uno de ellos. Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando (Hechos 16.16). Dios se opone a esta forma de predicción del futuro. Es satánica. Como creyentes, debemos evitarla.

APLICACIÓN
Satanás siempre ha sido destructor, ha tratado de destruir la fe, y también trata de destruir a los creyentes. Cada vez que inspira la predicción del futuro lo hace para destrucción. Es aquí donde el pueblo de Dios debe discernir entre lo falso y lo verdadero. Una Iglesia llena del Espíritu Santo es imposible que sea engañada.

En la enseñanza bíblica hay una línea demarcada entre quienes tienen el don y quienes tienen el ministerio de profeta. Aunque todos pueden profetizar por la virtud de la unción del Espíritu Santo no todos son profetas. Aunque todos pueden manifestar el don de profecía solo algunos son escogidos para el ministerio de profeta.

¡Agabo era profeta, las hijas de Felipe tenían el don! (Hechos 21.9–11).
Traducido simplemente, el término profecía significa “articular palabras inspiradas”, o podemos decir “hablar por Dios”. Según 1Corintios 14.31, todos los creyentes pueden ejercer este don en algún momento dado como el Espíritu lo desee. Todos pueden profetizar uno por uno, y no más de tres de ellos a fin de poder entender cada palabra que sale del corazón de Dios.

DECLARACIÓN DE FE
A partir de hoy me convierto en un instrumento de Dios para ser su boca en esta tierra. Sé que es una gran responsabilidad hacerlo, así que me voy a preparar, seré impartido por el Espírito Santo con poder para hacerlo correctamente. Amén!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, en este día pongo mi vida en tus benditas manos, estoy seguro que tendré las habilidades necesarias para profetizar de la manera correcta para ser una vasija de honra en las manos de mi Señor y Dios, por favor ayúdame a aprender y ser útil en el reino de mi Padre, que todo lo que haga sea para engrandecer su bendito nombre. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 15: DON DE PROFECÍA
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo (1 Corintios 12.4–6).

“El don del Padre, profetizar, tiene que ver con la predicación ungida”

PRINCIPIOS
1- De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría (Romanos 12.6-8). Profecía (gr. proféteia), aunque la palabra griega que se usa es la misma para el don de profecía de 1Corintios 12, en este pasaje se usa más como una declaración inspirada con el propósito de compartir ampliamente el corazón de Dios para un tema específico.

2- Jack W. Hayford dice: Ya sea la habilidad de aquellos que se les permite ver la vida desde una perspectiva profética especial, independientemente de la función pública que desempeñen o del uso especial que haga de ellos el Espíritu para proclamar abiertamente una profecía. Hablar con franqueza y visión, especialmente cuando lo hacemos bajo la inspiración del Espíritu de Dios declarando las verdades del reino de una manera explícita y entendible para los oyentes. Influir sobre los que están en nuestra esfera de acción con un espíritu positivo de justicia social y espiritual (testimonio) hablando bajo la inspiración del Espíritu Santo y manifestación del poder del reino. Podría decir que este don está orientado a la predicación o exposición de la palabra bajo la inspiración del Espíritu Santo.

3- ¿Cómo se manifiesta el don de profecía? Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios (Hechos 18.24–26). En este pasaje vemos a un predicador con el don de profecía desde el punto de vista de exponer las verdades celestiales. Podemos ver la gracia derramada a través de este don:
* Varón elocuente
* Poderoso en las Escrituras
* Espíritu fervoroso
* Diligencia en lo concerniente al Señor
* Denuedo

¡Estas son algunas características del don de profecía funcionando a plenitud!

4- El diccionario griego define la palabra profetizar como proclamar o dar a conocer el mensaje que le ha sido asignado. Cuando el don se activa la enseñanza profética será impartida con revelación del cielo. Por supuesto que la declaración será total y absolutamente ungida y dirigida por el don que el Padre da para proclamar el mensaje que viene de su corazón. Una razón importante para darle un valor tan alto al don de profetizar debe haber sido que el mensaje del que predica, enseña o testifica, no era producto de su propia intuición o aun de su propio estudio e investigación, sino de una revelación especial.

Notemos que en ambos pasajes se presenta un común denominador: ¡Tenían abundancia de palabras! Aunque estamos viendo dos personalidades proféticas en acción, la abundancia de palabras provenían directamente de la inspiración del Espíritu Santo.

APLICACIÓN
El apóstol Pablo afirma: Ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría (1 Corintios 2.4). La predicación del apóstol no incluía la sabiduría del hombre para persuadir, sino la revelación de la predicación profética, que habla las palabras que escucha del cielo. Somos administradores de la gracia de Dios, colaboradores de Dios en exponer las verdades del reino en todo momento. Cristo mismo se expresa al mundo a través de nosotros por medio de nuestra conducta y acciones en todo momento.

DECLARACIÓN DE FE
Hoy confieso que soy lleno del Espíritu Santo, la predicación ungida esta en mi boca, camino bajo el poder de la gloria de Dios, estoy listo para hacer señales y milagros en el poderoso nombre de Jesús. Amen!

ORACIÓN
Precioso Dios, glorioso Espíritu Santo, quiero ser lleno de tu gracia, por favor activa el don de profecía en mi vida, quiero dar frutos en abundancia. Ayúdame a crecer espiritualmente y santificarme para ti. Quiero entrar en la mejor temporada de mi vida para ver señales y prodigios de manera sobrenatural. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!

Leave a reply