PASIÓN POR LO QUE QUIERO

Tema 12: PASIÓN POR LO QUE QUIERO
Capítulo 05: LIDERAZGO DE REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís (Colosenses 3:23–24).

“¡Pasión es poder! Nunca podremos lograr el éxito en algo hasta que eso se convierta en una obsesión para conquistar”

PRINCIPIOS
1- Pasión es aquello que nos consume por dentro y por fuera hasta conquistar lo que hemos determinado. Un líder con pasión puede derribar cualquier resistencia porque usará su potencial para empujar esos deseos hasta tener una gran victoria. Ser una persona obsesiva es tomar la valentía de ver el futuro como el gran desafío, usará todo lo que tiene a la mano para lograr avanzar a costa de cualquier resistencia, obstáculo, tribulación, de tal manera que su vida estará enfocada a tener la victoria a cualquier precio.

2- Seremos recordados por esa pasión obsesiva por lograr lo que queremos. Henry Ford es recordado por la obsesión del automóvil; Thomas Edison, por los inventos; los hermanos Wright por el avión; Billy Graham por el evangelismo; Oral Roberts por la sanidad divina. ¿Cuál es tu obsesión? ¡Este será tu enfoque!

3- Un líder apasionado tiene el doble de posibilidades de ver concretados sus anhelos y sueños, que un líder que no tiene la energía para ser una persona obsesiva. Jesús tenía esa pasión, era obsesivo con su tarea. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido (Lucas 19.10); Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo (Mateo 4:23). Frecuentemente drenamos nuestro potencial, lo tiramos a la basura porque no estamos apasionados de lo que creemos nos pertenece.

4- Tú yo decidimos el nivel de pasión en que queremos vivir, cada unos de nosotros definimos nuestro nivel de obsesión por aquello que sabemos que el Padre ya nos ha asignado. El gran Pablo decía, que tenía todo por basura para ganar a Cristo. ¿Cuál es tu pasión? ¿Dónde están puestos tus ojos? La fe acompañada de pasión nos hace candidatos a los más grandes campeonatos de la vida.

APLICACIÓN
¿Porqué queremos ser recordados en este mundo? ¿Hay algo que nos identifica para dejar una huella en esta Tierra? La obsesión de Jesús lo llevó a la cruz, veinte centímetro de espinas en su cabeza, una lanza traspasó su costado, sus manos y pies fueron clavados en el madero, treinta nueve azotes de látigos destrozaron su espalda, su barba fue arrancada de su rostro. ¿Por qué pudo soportar todo esto? ¡Porque estaba obsesionado por cumplir su tarea!

DECLARACIÓN DE FE
Decido obsesionarme por mi destino, voy a cumplir mi tarea sin importar el precio que tenga que pagar, ser una líder apasionado por lograr cumplir mis compromisos con mi Padre. ¡Amén!

ORACIÓN
Dios mío y Padre eterno, estoy asombrado por la apertura de mi mente al comprender lo que significa ser un líder apasionado, por favor ayúdame a entender con precisión mi destino en este mundo, quiero cumplir con mi tarea de manera correcta y que tu nombre sea glorificado por cada una de mis acciones. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

EL PODER DE SER LIDER

Tema 01: EL PODER DE SER LIDER
Capítulo 05: LIDERAZGO DE REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga (Mateo 11.29-30).

“Cómo el artesano aprecia su producto terminado porque refleja su trabajo, así el líder podrá apreciar su función en el legado que pone en las manos de los que le siguen”

PRINCIPIOS
1- ¿Cómo evalúas tener éxito en la vida? Este ha sido un tema muy controversial en los últimos tiempos. Hay quieres pretenden tener éxito acumulando riqueza, bienes, obteniendo títulos, creando una imagen de lo que han logrado en la vida. Otros, ven el éxito como la expresión de la dignidad y grandeza del “ser”, mostrando lo mejor de sus virtudes en el servicio de los demás. Algunos mas ven el éxito como el legado que dejan en su filosofía de vida, pensamientos, creación de cultura, establecimiento de principios.

2- Definimos nuestro éxito de acuerdo al entorno donde vivimos, a quién estamos imitando o siguiendo, de quién recibimos el ADN que nos identifica en la vida, nuestra seguridad depende del cimiento en que estamos edificando nuestro futuro. El “camino del ganador en la vida” depende en grande manera de la persona que sigues y los principios que le has aprendido. En la vida del cristiano esto nos deja claro que la influencia de Jesús en nuestra vida y la aplicación de sus principios es lo que determinará lo que definimos como éxito.

3- Busca en Google la definición de éxito y encontrarás decenas de definiciones. Pero nos corresponde a cada uno tener la definición correcta de acuerdo a lo que quieres definir de ti mismo como “un ganador en la vida”. Como hijos de Dios nuestra meta es ser como Jesús, esta es la meta principal, la persona de Jesús es nuestro desafío, sus principios, su ética, sus frutos, debemos hacer un compromiso serio para que mis acciones estén de acuerdo a mis convicciones.

4- Jesús dijo: ¡aprended de mí! El apóstol Pablo lo dijo de esta manera: Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo (1Corintios 11.1). Al momento que ponemos nuestra confianza en la persona de Jesús, podremos medir nuestro éxito primario en cuanto me parezco a él. La dimensión de vida depende en la forma en que me comprometo a vivir en sus principios, de tal manera que mis acciones son el fruto exacto de vivir bajo la “vida de Jesús”. ¡Para nosotros esto es éxito!

APLICACIÓN
¿Cómo quiero vivir mi vida? ¿Cómo quiero medir mi éxito en la vida? Primero debo definir éxito de acuerdo a la persona de Jesús y caminar en la experiencia de sus principios y valores. El reformar Martín Lutero fue tocado por Dios cuando leyó en la Biblia que el justo por la fe vivirá. Ahí su visión de éxito cambió el rumbo de sus pasos para empezar una dimensión de vida contraría a la religión en que vivía. ¡Qué suceda con nosotros! Al encontrarnos con la verdad de Jesús cambiará nuestra visión de éxito en nuestro futuro.

DECLARACIÓN DE FE
Soy una persona exitosa en la vida porque estoy siguiendo los pasos del Maestro, estoy atado a sus principios y valores, mi justicia da testimonio de vivir en el éxito de Jesús. ¡Amén!

ORACIÓN
Gracias mi amado Salvador por permanecer a mi lado, estoy convencido de ver el éxito de Jesús para imitarlo y ser exitoso de acuerdo a sus principios. Dios, dame fuerzas para negarme a este mundo y caminar en las pisadas de Jesús. Sé que seré exitoso de acuerdo a su éxito para mi vida. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 21: PODER EN MI BOCA
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado (Mateo 12.37).

“Mis palabras me justifican o me condenan, me bendicen o me maldicen”

PRINCIPIOS
1- Proverbios 18:21 es un versículo muy famoso: Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto. En general, este versículo nos dice que nuestras palabras importan mucho. Nuestras palabras de vida estimulan e impulsan la bondad y la rectitud. Las de muerte, son aquellas que denigran y fomentan más pecado. El salmista escribió: Porque en la boca de ellos no hay sinceridad; Sus entrañas son maldad, sepulcro abierto es su garganta, con su lengua hablan lisonjas (Salmos 5.9). ¡Sabemos que la lengua esta conectada a la mente y al corazón!

2- Cuando decimos que hay poder en mi boca no estamos hablando de la “declaración positiva” que ha veces creemos que todo lo que hablamos se hará de acuerdo a nuestras palabras. Lo que si estamos seguros que lo que hablamos es para “bien-decir” o “mal-decir”, esto crea un ambiente de poder creativo a nuestro alrededor o un ambiente tóxico que trae retroceso en lo que queremos lograr en la vida.

3- Según la declaración del evangelista Mateo, mis palabras me justifican o me condenan, me bendicen o me maldicen. Eso es tener el poder en mi boca, yo decido lo que quiero declarar con mis palabras, soy arquitecto de mi destino, mi lengua es un instrumento poderoso para atraer la bendición y el cumplimiento de las promesas de mi padre o también esta el poder que le delego al maligno para destruirme.

4- Veamos esta poderosa declaración del apóstol a sus discípulos de Roma: ¿Qué afirma entonces? La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón. Ésta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo (Romanos 10:8-13; NVI). ¡Tengo que tener fe, pero la fe debe ser declarada con tu boca para que surta efectos en lo espiritual!

CONCLUSIÓN
El poder sobrenatural que esta en nuestra boca es muy impresionante, pero debemos entender que es para nuestro beneficio o para nuestra destrucción. La boca declara lo que el corazón cree, la fe se expresa con nuestras palabras. La atmósfera en que nos movemos y habitamos es totalmente influenciada por las palabras que declaramos, eso es el poder que actúa en nosotros por medio de nuestras palabras.

DECLARACIÓN DE FE
El poder actúa en mi boca por las intenciones de mi corazón, mi mente es educada para hablar palabras que traen bendición y no maldición. ¡Amén!

ORACIÓN
Señor y Dios, como estoy emocionado de saber que ese poder que actúa en mí, me puede bendecir tanto que me puede llevar a niveles poderosos de gloria. Gracias por este conocimiento que estaré aplicando diligentemente para crear nuevos hábitos en mi forma de hablar. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 20: EL LENGUAJE DEL REINO
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual (Colosenses 1.9).

“Hablar el lenguaje de Dios es un hábito inteligente por que poder sale de nuestra boca”

PRINCIPIOS
1- El apóstol Pablo en Efesios 3.20 habla del poder que actúa en nosotros. Como un pueblo santo, escogido por Dios para mostrar las virtudes de su gloria, debemos asegurar que hablamos el lenguaje del reino. La Escritura dice que tenemos la MENTE DE CRISTO, esto quiere decir que los pensamientos que hay en nuestra mente esta llena del conocimiento de Dios, de esa manera, lo que hablamos esta asociado siempre con el propósito divino para nosotros.

2- Hablar es un arte, es la articulación de palabras de fe que hablamos, este es un hábito muy importante porque cada palabra que sale de nuestra boca es para “bien-decir” o “mal-decir”, porque la vida y la muerte esta en el poder de la lengua. El apóstol escribe magistralmente esta frase: Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos (2Corintios 4.13). ¡Porque creemos hablamos y hablamos lo que creemos!

3- Hablamos de acuerdo a la fe que profesamos, la Escritura dice que de la abundancia del corazón habla la boca, de tal manera que lo que formamos en nuestros pensamientos declaramos con nuestra boca. Lo que creemos es lo que hablamos, por eso el salmista dijo: Creí; por tanto hablé (Salmos 116.10). Educar nuestro lenguaje es muy importante, el hablar habla de nuestra dignidad y grandeza, por eso es tan importante que nuestro hablar sea sazonada con la fe que profesamos.

4- Construir este buen hábito no es nada sencillo, puede llevarnos años aprender hablar de la manera correcta, el mejor momento para empezar es ahora. El apóstol escribe a los discípulos de Colosas: Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno (Colosenses 4.6). Sazonada es que la palabra que hablamos vaya con sabor, elegancia, con la intención de “bien-decir” a los que nos escuchan.

CONCLUSIÓN
Pablo le escribe a su hijo espiritual: Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad (2Timoteo 2.16). ¿Cuáles son las palabras profanas y vanas? Las que no tienen sentido, no traen algún propósito positivo para bendecir. Cuando educamos la mente para hablar correctamente, nuestras palabras llevarán la intención de siempre bendecir a quien nos pone atención, empezando por las personas que nos rodean hasta las personas con las que interactuamos todos los días.

DECLARACIÓN DE FE
Me comprometo a cambiar mi lenguaje, a partir de hoy educaré mi mente para hablar palabras de bendición y no de maldición. ¡Amén!

ORACIÓN
Amado Señor y Dios, muchas gracias por tanto amor, por darme la oportunidad de caminar tomado de tu mano, estoy seguro que me llevarás a niveles gloriosos por los hábitos que estoy aprendiendo. Me comprometo a cumplir con disciplina para aprender el lenguaje del reino. ¡Amén!

Con amor…. Dr. José Félix!!

Leave a reply

EL PODER DE LA PALABRA

Tema 19: EL PODER DE LA PALABRA
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Mateo 4.3-4).

“Hablar con la palabra de Dios es un buen hábito que establece una atmósfera espiritual poderosa”

PRINCIPIOS
1- La Escritura dice: Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo (Mateo 4.1). En el monte de la tentación Jesús fue probado en espíritu, alma y cuerpo:

  • Cuerpo. Cuando pasaron 40 días sin comer ni beber, Jesús tuvo hambre. En ese momento viene la primer tentación a su naturaleza física: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan (Ver. 3).
  • Alma. Jesús estaba solo en el aquel monte, el desierto, frío en la noche, terrible sol en el día, la soledad, para probar el alma del Señor: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra (Ver. 6).
  • Espíritu. Satanás sabía la comisión que el Padre había entregado al Hijo, rescatar el reino que Adán había perdido en el Huerto del Edén, así que, aquí viene la tercera tentación: Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares (Ver. 8-9).

¿Cómo Jesús venció a Satanás? ¡Con el poder de la palabra! Tres tentaciones, tres declaraciones de la Palabra escrita: ¡Escrito está! Aprender la Biblia es un hábito que nos permite conocer en la intimidad a nuestro Creador y nos habilita para pelear cualquier batalla contra el enemigo.

2- Aprender versículos bíblicos de memoria es un hábito que podemos desarrollar cuando tomamos la disciplina de leer diariamente las Santas Escrituras. Cuando aprendemos versículos bíblicos, tendremos la Palabra en la mente, corazón, que se traslada a nuestra boca según la necesidad. El profeta dice de parte de Dios: Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié (Isaías 55.11).

3- El apóstol Juan dice que el Verbo se hizo carne, Jesús es la Palabra encarnada en un ser humano, cuando nosotros memorizamos la palabra, estamos permitiendo que Cristo sea formado en nosotros. De hecho, este era el deseo del apóstol Pablo para sus discípulos: Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros (Gálatas 4.19).

CONCLUSIÓN
Desarrollar la disciplina de memorizar la Palabra de Dios es un hábito inteligente. Las neuronas son activadas cuando traemos un conocimiento que nos revoluciona a pensar diferente. Jesús dijo que era necesario que la gente se arrepintiera, esto habla de un cambio de pensamiento, si queremos entrar y operar en el reino de Dios, debemos tener la mente de Cristo y memorizar la Biblia es el hábito más poderoso para lograrlo.

DECLARACIÓN DE FE
Decido hoy mismo conquistar el buen hábito de leer la Biblia, a partir de hoy, memorizaré la Palabra de Dios para tener la mente de Cristo. ¡Amén!

ORACIÓN
Eterno y maravilloso Dios, precioso Espíritu Santo, anhelo que Cristo sea formado en mí, que el Verbo se haga carne en mi vida, que la palabra se cumpla cuando dice el apóstol: Cristo en vosotros esperanza de gloria (Colosenses 1.27). Quiero experimentar una vida sobrenatural cada segundo de mi vida, por favor, ayúdame a memorizar la Palabra de Dios y generar una mente inteligente. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

TEMOR O DETERMINACIÓN

Tema 07: TEMOR O DETERMINACIÓN
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1.7).

“El temor paraliza, pero el Espíritu nos impulsa para ser determinados”

PRINCIPIOS
1- Regularmente nuestro sueños serán probados al igual que el sueño de Gedeón. Este hombre que Dios ve como esforzado y valiente es posible que nunca se vio como el Señor lo veía. En un mundo lleno de temor por los madianitas, estaba incluido el propio temor por la incertidumbre del futuro. Todos somos atrapados por ese miedo humano que trae el enfrentarnos a algo nuevo. Es por eso que el apóstol le escribe a su hijo Timoteo: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1.7).

2- Pareciera ser que los sueños son expuestos con mayor claridad en medio de las circunstancias difíciles. El sabio escribe: Si quieres sembrar, no te quedes mirando al viento; si quieres cosechar, no te quedes mirando al cielo (Eclesiastés 11.4). En otras palabras esta diciendo que si esperamos que las cosas se “pongan a modo” es posible que nunca podamos lograr nada. ¡Tenemos que entender que el temor paraliza, la determinación nos empuja!

3- En su tiempo, Gedeón era considerado un perdedor, un “don nadie”, de hecho, admitió que así era su espíritu: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre (Jueces 6.15). ¡Esta era la visión de sí mismo! ¿Acaso no padecemos del mismo síndrome nosotros? Es cuando podemos ver la bondad de Dios que no ve nuestra debilidad sino que las potencializa para hacernos fuertes y enfrentar los desafíos que jamás nos imaginamos que podríamos enfrentar.

4- Aunque Gedeón no tenía nada digno que comentarle a Dios, el ángel le habló de su destino y del sueño que tenía para él y su pueblo. Eso fue suficiente para empujar con determinación a construir un futuro mejor para él mismo, su familia y el pueblo al que pertenecía. Al Señor no le importó que Gedeón no tenía construida una gran historia, tampoco era el más adecuado, según lo que él mismo creía de él. Lo mismo sucedió con Saúl, quién dijo: ¿No soy yo hijo de Benjamín, de la más pequeña de las tribus de Israel? Y mi familia ¿no es la más pequeña de todas las familias de la tribu de Benjamín? ¿Por qué, pues, me has dicho cosa semejante? (1 Samuel 9.21).

5- Todo se veía en contra de Gedeón y Saúl, incluso, para ellos mismos, no estaban calificados para una gran obra en el reino, Dios tuvo que trabajar en sus corazones para que fuesen determinados en verse en un futuro más grande y poderoso. Valentía es una virtud poderosa, viene del hebreo guibbor que significa próspero, grande, vigoroso. Así es como Dios veía a Gedeón, por supuesto que el Señor descubre la energía que ni siquiera él mismo conoce que existe en su interior.

APLICACIÓN
¿Hasta donde podemos avanzar siendo determinados? El Señor le habla al rey David y le dice: Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra (Salmos 2.8). ¡Pídeme! Los límites los ponemos nosotros, Dios nos abre todas las expectativas futuras mucho más allá de donde nos podemos imaginar. A David le dice que hasta los confines de la tierra. Este el punto central de nuestra mente de reino que hemos desarrollado. Si el poder del reino esta dentro de nosotros, y nuestro Padre nos esta autorizando la ejecución de la autoridad y la operación de los dones espirituales, debemos ser determinantes para hacerlo con la confianza que él estará con nosotros para dar grandes frutos en el reino de Dios.

¿Estás pensando que tan lejos podemos llegar cuando operamos el poder del reino de Dios? ¡Sin duda el cielo quiere dar aplausos para nosotros cuando somos productivos en dar frutos para que el reino se siga expresando en este mundo! ¿Temor o determinación? El temor nos paraliza, pero ser determinados nos impulsa, así que todo depende de nuestra actitud para tener grandes logros que glorifiquen al Padre.

DECLARACIÓN DE FE
Voy con determinación para tomar mi destino profético en este mundo, el temor no podrá detenerme, es más grande mi pasión que el miedo que pueda tener o los obstáculos que puedan venir para detenerme. Seguiré avanzando por el poder del reino que actúa poderosamente en mí. Amén!

ORACIÓN
Señor precioso, maravilloso Espíritu Santo, estoy ansioso por operar en tu poder y dar los frutos más abundantes que jamás me haya imaginado, por eso hoy estoy dispuesto a ser formado, equipado y enviado a cumplir con el llamado que el Padre me ha dado. Por favor, Dios, ayúdame a no detenerme por ninguna causa, quiero cumplir con la tarea que me has encomendado. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

EL PODER DE UN SUEÑO

Tema 01: EL PODER DE UN SUEÑO
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Entonces Jehová dijo a Abram: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años. Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza (Génesis 15.13-14).

“Es posible que el lugar donde nos encontramos no es el destino que Dios nos ha preparado”

PRINCIPIOS
1- Aunque los israelitas habían pasado cuatrocientos años en Egipto y se habían acomodado a un una manera de vivir, la esclavitud no era su destino. Dios había profetizado que estarían en esa tierra como parte de su formación, pero ese no sería el lugar donde ellos establecería su reino. Aunque Dios cumplió su promesa de sacarlos con riqueza de aquella tierra, a causa de la dureza de corazón y desobediencia, tuvieron que vagar por el desierto por cuarenta años antes de tomar la “tierra prometida” para establecerse como un reino completo.

2- La idea de Dios era que tendrían que salir de ese lugar para ser una nación completa. Llegado el tiempo, todo se alinea para el cumplimiento de esa palabra que cumpliría el destino de la nación hebrea. A la idea de Dios sería necesario incluir la necesidad de SOÑAR. A esto le llamo el poder de un sueño, cuando alineamos el corazón y la mente a la idea de Dios, que seguramente será lo mejor que podamos experimentar en esta vida. Además de sacarlos de la esclavitud, ellos saldrían con “gran riqueza”. La promesa de Dios (Éxodo 3.21-22) se cumplió a plenitud: Y Jehová dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios (Éxodo 12.36).

3- SOÑAR no es suficiente, es ponerlo por obra, tenemos que alinearnos a la voluntad de Dios quien tiene nuestro destino en el reino. Hemos sido diseñados para un propósito, el hacer “algo” especial, cumplir un “plan” divino; en el gran ajedrez de Dios tenemos una posición que jugar. Cuando nos damos cuenta que realmente tenemos algo por hacer en este mundo, debemos encausar toda nuestra energía para lograr atrapar la “idea” del Creador para nosotros. E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisés (Éxodo 12.35).

4- Soñar es ver el futuro en el presente, es elevador nuestra mente para captar donde estaremos en el mañana de acuerdo al plan divino. El soñar es un arte que tenemos que desarrollar, el reino nos impulsa a desarrollar la capacidad de ver nuestro futuro en el presente, para generar la energía suficiente que nos impulse a construir ese sueño glorioso que YA esta en nuestro espíritu. Dios le dice al gran rey David: Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra (Salmos 2.8).
¿Podría David comprender lo que Dios estaba hablando? El Señor del pasado, presente y futuro estaba diciendo a David: “observa el futuro y decide lo que vas a tomar de él”; “David, no hay límites para lo que pidas”; “David, observa tu mañana, ve tu futuro, el mundo completo es tuyo”; “David, te conviene soñar para que construyas tu futuro glorioso”.

APLICACIÓN
Es muy probable que David no pudo entender la plenitud de las palabras de Dios para desarrollar la capacidad de SOÑAR. Nosotros nos encontramos en la misma condición, Dios nos pone frente a nuestro glorioso futuro y nos dice: ¡SUEÑA! Lo que nuestro Creador desea es que desarrollemos la capacidad de ver nuestro futuro en el presente para darnos la habilidad de conquistarlo. ¡Esto es reino! Por supuesto que dentro de toda la dimensión que podemos ver en el reino de nuestro Padre hay un espacio donde nosotros tenemos que tener dominio, aquí esta el plan divino, Dios dice: Ustedes me han acompañado en los tiempos más difíciles. Por eso, yo los haré reyes, así como mi Padre me hizo rey a mí (Lucas 22.28-29; TLA).

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para tomar la posición estratégica que el Padre me asignado para gobernar en su reino, soy un rey en su reino y a partir de hoy desarrollaré la capacidad de soñar para construir lo que el Padre ha puesto en mis manos. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso y buen Padre eterno, por favor no me sueltes de mi mano en este tiempo donde tengo que aprender a soñar para construir el espacio que tu me has dado para gobernar en tu reino. Se que el reino ya esta en mí y tengo que prepararme para ser un buen rey que de frutos abundantes. Gracias por trasladarme de la potestad de las tinieblas al reino de mi amado Salvador Jesús. Amén!!

Con amor…Dr. José Félix!!



Leave a reply

Tema 24: LIDERAZGO DE REINO
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto (Juan 14.6-7).

“Jesús nos enseñó el liderazgo del Padre para mostrarnos la forma de operar el poder del reino a su plenitud“

PRINCIPIOS
1- Jesús se ocupó en re-entrenar a la humanidad para el liderazgo del reino. Él vino a enseñamos cómo pensar y actuar como Dios una vez más, el mensaje que proclamó fue la enseñanza del cielo, que por el poder del Espíritu nosotros también somos “investidos” para ser modelos y predicar el mensaje del reino. Jesús estableció la norma por medio del ejemplo con su propia vida. En cada palabra, acción y momento de su vida en la Tierra, nos mostró cómo es el Padre y cómo deberíamos ser nosotros como hijos suyos.

2- Al igual que Jesús, sus discípulos no siempre entendían todo esto tan fácilmente: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto (Juan 14.6-7). Entrenamos para pensar y actuar como hijos del Rey fue quizás la parte más difícil de la misión de Jesús, ya que tendemos a ser obstinados y lentos para aprender. Esto se debe, en parte, a nuestra ceguera y sordera espiritual por causa del pecado y que hemos estado separados del entorno real y santo de Dios por mucho tiempo.

3- Aunque Dios nos creó a su imagen como sus hijos reales y nos diseñó para gobernar en el plano terrenal, así como Él gobernaba en el celestial, el pecado corrompió ese sentido, perdimos el liderazgo como lo había entregado a Adán, la buena nueva es que Jesús viene a recuperar el reino y a re-entrenarnos a liderear al estilo del Padre. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? (Juan 14.8-9).

4- Nuestro pecado nos desalojó del lugar para el que fuimos diseñados para ocupar, y por cuatro milenios fuimos como el hijo pródigo de la parábola de Lucas 15:11-32, viviendo en el chiquero y comiendo de las mismas algarrobas que los cerdos comían. Hemos estado sin contacto con nuestra “casa” por tanto tiempo que hemos perdido de vista, no solo nuestra identidad, sino también nuestro destino. Jesús vino a llevamos a redescubrir ambos y a entrenamos nuevamente para reclamarlos y disfrutarlos.

APLICACIÓN
Jesús logró instruir a sus discípulos en un liderazgo de reino mostrando al Padre en cada una de sus acciones, y dejar un legado a las generaciones futuras al brindamos el modelo perfecto del Padre. Si queremos conocer cómo es el liderazgo del Padre, todo lo que debemos hacer es mirar a Jesús. Si queremos saber cómo deberíamos ser nosotros como hijos del Rey del universo, todo lo que debemos hacer es mirar a Jesús, quien es el Hijo unigénito del Padre. El Espíritu Santo en nosotros nos capacita para entender lo que vemos en Jesús y lo que oímos en sus enseñanzas, y nos da el poder para llevarlas a cabo en nuestras vidas. Estuvimos bajo el dominio de Satanás, aprendimos de su cultura, aprendimos un liderazgo muy pobre y lejano al verdadero liderazgo del reino. Alimentamos la negatividad en nuestra mente, la terquedad, el orgullo, hacer las cosas de manera distorsionada, por eso el primer mensaje de Jesús fue: ¡Arrepiéntanse! Es decir, cambien su pensamiento.

Fuimos esclavos por tanto tiempo que no sabemos cómo manejar la libertad. Esa mentalidad de pobreza no nos deja pensar como reyes y señores, pensamos que no merecemos la abundancia y sobre abundancia del reino para sus ciudadanos. Para eso vino Jesús, para trasladarnos a su reino de prosperidad, somos sus hijos, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8.17).

DECLARACIÓN DE FE
Estoy parado en lo más grande de mi historia, voy a descubrir cómo puedo ser un señor en esta Tierra, voy a ocupar el lugar de dominio que el Padre me ha asignado como un gobernador en su reino. Amén!

ORACIÓN
Amado Dios y Padre glorioso, estoy más emocionado que nunca, estoy avanzando con poder en este tiempo al conocer el liderazgo del reino que nos has impartido por medio de tu Hijo. Por ayúdame a entrar en esa dimensión y atrapar mi destino en esta Tierra. Te prometo que me voy a ocupar de crecer y avanzar de manera poderosa en ejercer el liderazgo del reino. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 19: POSICIÓN DE REY
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad (Efesios 1.11).

“Nuestra herencia es tangible, visible, el Rey nos ha provisto desde la fundación del mundo”

PRINCIPIOS
1- Jesús es el Rey, y nuestra herencia es el reino, preparado para nosotros desde la creación del mundo. El regalo que el Rey nos da es un reino. Nosotros heredamos el reino, pero Jesús rige sobre él. Este reino ha sido nuestro desde la creación del mundo. Adán y Eva conocieron y disfrutaron de ese reino en el jardín del Edén. Satanás, sin embargo, los engañó para hacerlos pecar y les robó su (y nuestra) herencia.

2- Como nuestra herencia, el reino nos pertenece por derecho legal. Adán y Eva perdieron “sus papeles” en el jardín y perdieron los beneficios del reino, para ellos y sus futuras generaciones. Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3.23). Jesús vino a remover a Satanás de su usurpación ilegal y hacer posible para nosotros reclamar nuestra herencia. Él es, en un sentido, el albacea de nuestros bienes. Aunque nuestra herencia ha estado esperándonos desde la creación del mundo, debemos ir a través de Jesús y recibirla. ¡Esa debe ser nuestra posición y mentalidad!

3- En el plano espiritual, Cristo es el mediador entre Dios y el hombre. Él se para entre el reino y nosotros. Media entre nosotros y nuestra herencia. No podemos recibir todos los beneficios de nuestra herencia a menos que vayamos a través de Jesús. Tenemos que ser salvos, nacer de nuevo, de esa manera nos conectamos con Jesús, enseguida somos trasladado del poder de las tinieblas al reino de Jesús, así el reino de Dios es nuestro como esa herencia que nos espera desde la fundación del mundo. Cuando tomo la posición de rey, también tengo la posición de administrador del reino como mi herencia.

4- Jesús nos dice: Hay una gran herencia esperándote, un reino que es tuyo, aunque no sabías nada sobre él. Yo estoy aquí para revelártelo y ayudarte a reclamarlo. Yo soy el Mediador. Yo soy la puerta. Ven y pasa a través de mí. Confía en mí y entra al reino que está preparado para ti. Cuando tomamos en serio las palabras de Jesús, cuando confiamos en él como el único que puede limpiarnos de nuestro pecado, cuando le damos el control y reconocemos que él es Señor de nuestras vidas, cumplimos todos los “requisitos” necesarios para recibir el reino como herencia. Ahora estamos listos para ver cumplidas las promesas del Padre que nos trae a través de Jesús. Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios (2 Corintios 1.20).

APLICACIÓN
Muchos creyentes tienen una fijación absoluta con Jesús como Salvador y con “nacer de nuevo” que, tan pronto como están dentro del reino, acampan en el umbral y no avanzan más. Jesús es la puerta al reino, pero hay más riquezas esperando por delante. Jesús lo dejó en claro cuando dijo: Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Juan 10.7-10). ¡Esto representa vida al máximo! De eso se trata nuestra herencia, y todo comienza con Jesús en nuestro corazón. Pero no todo termina en la puerta. Recuerde que la vida es un peregrinaje y que la vida en el reino requerirá que avancemos de las experiencias originales con Dios hacia una madurez y crecimiento como reyes para posicionarnos en la silla del rey que somos.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para sentarme en mi silla de autoridad, soy un rey disfrutando de mi herencia. Estoy preparado, soy apto para recibir la herencia de mi Padre, como rey, tengo un reino que administrar y disfrutar a plenitud. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, precioso Jesús, muchas gracias por darme esta gloriosa oportunidad de tener mi herencia y sentarme en mi silla de autoridad. Pelearé para lograr este espacio que me de calidad de vida y me permita dar testimonio de tu poder y gloria que has puesto en mi vida. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 17: AUTORIDAD Y RESPONSABILIDAD
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos (Apocalipsis 11.15).
Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo (Efesios 1.22-23).

“La autoridad que el Padre nos imparte conlleva la responsabilidad de un rey”

PRINCIPIOS
1- El reino del cual formamos parte es tan poderoso que no debemos temer a ninguna potencial oposición. Los hombres y mujeres del reino dicen: Que vengan esos problemas, y avanzaremos por encima de ellos. Nuestro reino no huye y no se retira; nuestro reino permanece firme, avanza y arrolla. Jesús conquistó en la cruz del Calvario esa autoridad que nos delega como reyes del reino. Jesús dice: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id… (Mateo 28.18-29). Jesús reconoce que toda la autoridad que ha logrado por la victoria sobre las tinieblas las puede impartir sobre los ciudadanos del reino para ejercerla en el llamado que hemos recibido.

2- La muerte de Jesús en la cruz fue realmente un medio para un fin. El Calvario se convirtió en una fuente de limpieza y restauración. Todo aquel que tomara de esta fuente, sería limpiado de la inmundicia de vivir bajo los sistemas o reinos de este mundo. Esta purificación los prepararía para recibir el poder del Espíritu Santo para tener dominio como Jesús lo hizo en su caminar en este mundo. Luego de que su obra estuvo consumada, Jesús se les apareció a sus discípulos y les dejó su comisión: ¡La paz sea con ustedes! Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes (Juan 20:21). Luego de anunciarles su tarea, sopló sobre ellos y les dijo: Reciban el Espíritu Santo (Ver. 22).

3- Con el proceso de limpieza completado y ahora llenos del poder del Espíritu Santo, los discípulos estaban listos para avanzar como sus embajadores, llevando su reino a todo el mundo. Ser reyes en el reino conlleva una gran responsabilidad. El Padre ha dispuesto un ejército sin igual, no somos esclavos, no tenemos mente de esclavos, tenemos los recursos de un rey para actuar como rey. Ese privilegio es impresionante, Jesús dijo que haríamos las cosas que él hizo en la Tierra, y aún mayores. Estamos para cumplir con las encomiendas de Dios para nuestras vidas y para este planeta. ¡Somos comisionados a establecer!

4- Ser un embajador de Cristo es un privilegio maravilloso, pero también implica tremendas responsabilidades, por ejemplo:

  • Hablar las palabras del Rey
  • Ocuparse solo de los intereses del Rey
  • Hablar solo en nombre de su gobierno
  • Mantener la conexión y comunicación con el Rey
  • Llevar a cabo las políticas establecidas por el Rey

Aunque nuestro llamado a ser embajadores del rey del universo parece ser abrumador, la presión de esa responsabilidad es aliviada de algún modo una vez que nos damos cuenta de que solamente tenemos que preocupamos por hablar las palabras de nuestro Rey. Jesús siguió esa dirección sin excepciones, lo cual es la razón por la que fue tan exitoso en su ministerio terrenal. Él afirmó: Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, sabrán ustedes que yo soy, y que no hago nada por mi propia cuenta, sino que hablo conforme a lo que el Padre me ha enseñado (Juan 8:28); “Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo. Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo (Juan 5:17,19).

APLICACIÓN
Como embajadores de Cristo, deberíamos preocupamos tan solo por los intereses de nuestro Rey. Todo lo que decimos o hacemos debe reflejar su deseo y propósito. Nuestra opinión personal no cuenta. En el mundo de la diplomacia, un embajador nunca expresa su opinión. Es absolutamente impropio que exprese su opinión personal, mientras actúa en su investidura oficial como representante y vocero de su gobierno. Un embajador que traspasa la línea y entra al territorio de lo personal, pone en peligro la reputación de su nación y posiblemente su seguridad, y se expone a una posible censura y retirada.

Un embajador que entiende su rol tan solo comunicará la posición de su gobierno, independientemente de su punto de vista. No es distinto en el reino de Dios. Como embajadores de nuestro Rey, nuestra opinión no es importante. La única opinión que importa es la del Rey. A menudo los creyentes nos metemos en problemas porque estamos demasiado acostumbrados a dar nuestra opinión personal en lugar de ver lo que el Rey dice y acabamos presentando nuestros pensamientos e ideas como si fueran sus opiniones, y por lo tanto, creamos confusión en la Iglesia y en el mundo.

DECLARACIÓN DE FE
Hoy decido convertirme en el rey que mi Padre esta pensando que debo de ser. A partir de hoy estaré atento en escuchar su voz y hacer lo que él me esta demandando. Voy a convertirme en un rey con la autoridad y la responsabilidad que conlleva. Sé que Dios esta conmigo para lograrlo. Amén!

ORACIÓN
Dios eterno, Padre maravilloso, estoy listo para obedecer tus instrucciones, quiero cumplir el llamado que me has hecho para gobernar en este mundo. Nada me puede detener en mi destino porque sé que estás conmigo para lograrlo, ayúdame con sabiduría para lograr todo lo que me has dicho que haga. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!

Leave a reply