FRENTE A LA OPOSICIÓN

Tema 14: FRENTE A LA OPOSICIÓN
Capítulo 05: LIDERAZGO DE REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús (Filipenses 3.13-14).

“La resistencia siempre es parte del equipaje en el camino, los líderes fuertes saben usar la resistencia como un impulso para ir más lejos”

PRINCIPIOS
1- ¿Cómo medimos la resistencia? Nuestra humanidad es el primer problema al cual debemos vencer con autoridad. La carne, la naturaleza humana siempre se va estar oponiendo a los designios de Dios. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis (Gálatas 5.17). Es aquí donde el líder potencial aplica el carácter maduro, resistir nuestra naturaleza humana es el primer paso.

2- Frecuentemente el pasado quiere aparecer en el camino para marcar el futuro, esto es un error muy fuerte que nos estorba para llegar lejos. Por más negativo que haya sido el pasado, debemos vencer el impulso de estar viendo los errores, las heridas, inconvenientes, tribulaciones, porque estas marcas suelen ser difíciles de borrar y forman un carácter rudo, frustrado, temeroso, que seguramente será una oposición terrible.

3- Nunca debemos mirar hacia atrás y si algún día lo hacemos, será para testificar la grandeza de nuestro Dios para ayudarnos a salir de ahí. El enemigo es astuto para resistir nuestro crecimiento y avance. No hay día que descanse para dejar libre nuestro crecimiento. Por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó (1Tesalonisenses 2.18). Como podemos ver, el enemigo estorbó a Pablo para detener sus planes. Así trabaja en nosotros para estar deteniendo el avance hacia nuestra prosperidad.

4- Las circunstancias de la vida, son, sin duda, una gran resistencia para avanzar, pero como hijos de Dios sabemos que Dios nos ha dado promesas gloriosas para seguir avanzando en el cumplimiento de nuestro destino. La declaración del profeta todavía esta vigente: No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad (Isaías 43.18-19). Tomemos esta promesa en nuestras manos, porque no hay resistencia que no podamos vencer, si Dios esta con nosotros, nadie puede estar contra nosotros.

APLICACIÓN
El líder potencial es como las águilas, cuándo viene la tormenta vuela encima de ella, cuando vienen vientos contrarios, los usa para volar más alto, cuando tiene que luchar contra los depredadores lo hace en las alturas. El líder sabrá vencer la resistencia y la aprovecha para ir más alto y tener mayores logros, se convierte en un campeón de la vida viendo la mano poderosa de Dios a su favor. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2Timoteo 1.7).

DECLARACIÓN DE FE
Soy un líder que mira al pasado, estoy parado en la ruta de la fe, estoy creyendo que Dios esta conmigo para avanzar poderosamente hacia un futuro glorioso. ¡Amén!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, gracias por tomarme como tu alumno para enseñarme a caminar en lo sobrenatural de mi Padre, no hay resistencia que no pueda vencer, Dios no me ha dado un espíritu de cobardía sino de poder, amor, dominio propio, avanzaré sin importar las tribulaciones, sabré vencer al enemigo y tendré una gran victoria. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

LIDERAZGO EFECTIVO

Tema 02: LIDERAZGO EFECTIVO
Capítulo 05: LIDERAZGO DE REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron. Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó. Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron (Mateo 4.20–22).

“Un liderazgo efectivo refleja la calidad de éxito en cada una de sus acciones, sus seguidores no solo siguen las acciones, sino los principios y valores que practica”

PRINCIPIOS
1- ¿Dónde esta la efectividad de un buen liderazgo? ¡En ser una persona ganadora de acuerdo a su definición de éxito! Jesús fue efectivo en su liderazgo, atrajo a multitudes para seguirle, sus acciones marcaron una nueva cultura, a través de cada paso, Jesús estaba marcando algo nuevo que la gente estaba dispuesta a seguir. El Señor no estaba en competencia contra nada ni contra nadie, simplemente estaba haciendo lo que el Padre le había ordenado, construir el reino invisible y hacerlo visible.

2- Para muchos, que Jesús muriera tan dramáticamente en la cruz del Monte del Calvario, fue un rotundo fracaso a su liderazgo. A la visión de gente que mide el éxito de acuerdo a este mundo, Jesús no fue exitoso. Cuando fue llevado a la cruz, los que le seguían salieron corriendo, uno de sus principales seguidores le negó y maldijo, otro se ahorcó, su final fue una terrible catástrofe. De acuerdo a la visión de muchas personas, Jesús no llevó su éxito hasta el final.

2- Para muchos, que Jesús muriera tan dramáticamente en la cruz del Monte del Calvario, fue un rotundo fracaso a su liderazgo. A la visión de gente que mide el éxito de acuerdo a este mundo, Jesús no fue exitoso. Cuando fue llevado a la cruz, los que le seguían salieron corriendo, uno de sus principales seguidores le negó y maldijo, otro se ahorcó, su final fue una terrible catástrofe. De acuerdo a la visión de muchas personas, Jesús no llevó su éxito hasta el final.

3- Muchas personas seguían a Jesús por sus acciones, otros porque recibían algo especial, comida, sanidad, liberación, otros le seguían por su sabiduría, y sus detractores le seguían para confrontarle y hacer de su éxito un fracaso. La realidad es que muchos se asombraban por la sabiduría en que caminaba, nadie podía hacer frente al establecimiento de una nueva cultura de éxito. Porque, ¿Cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve (Lucas 22.27). ¿Cómo aquellas personas “exitosas” podían con esta nueva cultura de éxito?

4- El liderazgo efectivo no se mide por la cantidad de logros, tampoco por cuántas personas nos siguen, o tal vez, por la imagen que hemos construido. Entonces, ¿Cómo lo medimos? La medición viene cuando hemos definido nuestro destino en esta tierra y ponemos un cimiento de valores para alcanzarlo. Construimos nuestro ser con principios y valores, caminamos en la justicia divina, enseguida nos dedicamos a construir, primero somos líderes para nosotros mismos, enseguida lo seremos para otras personas.

APLICACIÓN
Trazar un futuro sin saber a dónde vamos es una locura, nunca llegaremos cuando no hemos definimos a donde queremos llegar. Para muchos Jesús no fue exitoso en este mundo porque terminó muerto en una cruenta cruz. Sin embargo, su éxito continua hasta hoy porque su cultura se sigue replicando en millones de personas hasta el último rincón de esta Tierra. Jesús estableció principios, valores, hizo un plan estratégico para cumplir su destino. ¡Consumado es! Fueron sus últimas palabras dejando claro que se había convertido en el líder más efectivo sobre la faz del mundo.

DECLARACIÓN DE FE
Seré un líder efectivo porque se ha dando deseo llegar, mi efectividad esta en mismo, primero me lidereo a mi mismo para que otros me puedan seguir. ¡Amén!

ORACIÓN
Precioso Dios, maravilloso Padre celestial, ahora entiendo que el éxito de Jesús estuvo en la efectividad de marcar su destino y correr hacia él, no podría haberlo logrado sino había principios tan sólidos y valores que le permitieran terminar su tarea. Por favor ayúdame a ser un buen imitador de Jesús, quiero lograr terminar mi tarea con efectividad. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!

Leave a reply

Tema 24: LIDERAZGO DE REINO
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto (Juan 14.6-7).

“Jesús nos enseñó el liderazgo del Padre para mostrarnos la forma de operar el poder del reino a su plenitud“

PRINCIPIOS
1- Jesús se ocupó en re-entrenar a la humanidad para el liderazgo del reino. Él vino a enseñamos cómo pensar y actuar como Dios una vez más, el mensaje que proclamó fue la enseñanza del cielo, que por el poder del Espíritu nosotros también somos “investidos” para ser modelos y predicar el mensaje del reino. Jesús estableció la norma por medio del ejemplo con su propia vida. En cada palabra, acción y momento de su vida en la Tierra, nos mostró cómo es el Padre y cómo deberíamos ser nosotros como hijos suyos.

2- Al igual que Jesús, sus discípulos no siempre entendían todo esto tan fácilmente: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto (Juan 14.6-7). Entrenamos para pensar y actuar como hijos del Rey fue quizás la parte más difícil de la misión de Jesús, ya que tendemos a ser obstinados y lentos para aprender. Esto se debe, en parte, a nuestra ceguera y sordera espiritual por causa del pecado y que hemos estado separados del entorno real y santo de Dios por mucho tiempo.

3- Aunque Dios nos creó a su imagen como sus hijos reales y nos diseñó para gobernar en el plano terrenal, así como Él gobernaba en el celestial, el pecado corrompió ese sentido, perdimos el liderazgo como lo había entregado a Adán, la buena nueva es que Jesús viene a recuperar el reino y a re-entrenarnos a liderear al estilo del Padre. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? (Juan 14.8-9).

4- Nuestro pecado nos desalojó del lugar para el que fuimos diseñados para ocupar, y por cuatro milenios fuimos como el hijo pródigo de la parábola de Lucas 15:11-32, viviendo en el chiquero y comiendo de las mismas algarrobas que los cerdos comían. Hemos estado sin contacto con nuestra “casa” por tanto tiempo que hemos perdido de vista, no solo nuestra identidad, sino también nuestro destino. Jesús vino a llevamos a redescubrir ambos y a entrenamos nuevamente para reclamarlos y disfrutarlos.

APLICACIÓN
Jesús logró instruir a sus discípulos en un liderazgo de reino mostrando al Padre en cada una de sus acciones, y dejar un legado a las generaciones futuras al brindamos el modelo perfecto del Padre. Si queremos conocer cómo es el liderazgo del Padre, todo lo que debemos hacer es mirar a Jesús. Si queremos saber cómo deberíamos ser nosotros como hijos del Rey del universo, todo lo que debemos hacer es mirar a Jesús, quien es el Hijo unigénito del Padre. El Espíritu Santo en nosotros nos capacita para entender lo que vemos en Jesús y lo que oímos en sus enseñanzas, y nos da el poder para llevarlas a cabo en nuestras vidas. Estuvimos bajo el dominio de Satanás, aprendimos de su cultura, aprendimos un liderazgo muy pobre y lejano al verdadero liderazgo del reino. Alimentamos la negatividad en nuestra mente, la terquedad, el orgullo, hacer las cosas de manera distorsionada, por eso el primer mensaje de Jesús fue: ¡Arrepiéntanse! Es decir, cambien su pensamiento.

Fuimos esclavos por tanto tiempo que no sabemos cómo manejar la libertad. Esa mentalidad de pobreza no nos deja pensar como reyes y señores, pensamos que no merecemos la abundancia y sobre abundancia del reino para sus ciudadanos. Para eso vino Jesús, para trasladarnos a su reino de prosperidad, somos sus hijos, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8.17).

DECLARACIÓN DE FE
Estoy parado en lo más grande de mi historia, voy a descubrir cómo puedo ser un señor en esta Tierra, voy a ocupar el lugar de dominio que el Padre me ha asignado como un gobernador en su reino. Amén!

ORACIÓN
Amado Dios y Padre glorioso, estoy más emocionado que nunca, estoy avanzando con poder en este tiempo al conocer el liderazgo del reino que nos has impartido por medio de tu Hijo. Por ayúdame a entrar en esa dimensión y atrapar mi destino en esta Tierra. Te prometo que me voy a ocupar de crecer y avanzar de manera poderosa en ejercer el liderazgo del reino. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 20: EL DON DE PRESIDIR
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan (1 Tesalonisenses 5.12).

“El liderazgo debe ser ejercido con diligencia mostrando el carácter de Cristo”

PRINCIPIOS
1- Presidir (gr. Ho prohistamenos). Es el que está dotado con dones de administración, capacidades y habilidades que permiten, dirigir y supervisar diversas actividades de la Iglesia para el beneficio espiritual de todos. Alude a alguien que se pone al frente en alguna actividad o proyecto haciendo las veces de un líder que dirige a un grupo de personas a una meta definida. El liderazgo debe ser ejercido con diligencia mostrando el carácter de Cristo al tratar con las personas que le dependen. Tiene una gran responsabilidad de dar cuentas a Dios como buenos administradores.

2- Presidir significa también ser cabeza de una junta, congregación o tribunal. En 1 Corintios 12.28 al don se le llama administración, el cual es sinónimo de autoridad y gobierno por administrar un liderazgo con prestancia a favor de objetivos claros.Por tanto, el don de administración se imparte a ciertos miembros del cuerpo de Cristo con el propósito de presidir (dirigir) el cuerpo, ejercer autoridad sobre él, y gobernarlo. Aquellos que tienen a su cargo funciones administrativas, o posiblemente aun a los diáconos.

3- Los apóstoles solicitaron seleccionar algunas personas para el cargo de servicio como líderes para atender las necesidades del pueblo. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. (Hechos 6.3). ¡En sentido amplio, equivale a suplicar, consolar o instruir! Describe a aquellas personas cuyos dones innatos los califican para aplicar las verdades de Dios a situaciones particulares alentando a otros.

4- ¿Cómo opera el don de presidir? Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan (1 Tesalonicenses 5.12). Podemos presidir cuando estamos al frente de alguna comisión que Dios nos ha entregado.
* Presidir es tener autoridad sobre algo o algún proyecto, cuidar, ayudar, ocuparse en, practicar, dirigir, ser el primero en estar al frente de un grupo de personas. Podemos decir al presidir estamos liderando.
* Ser líder es una gran responsabilidad en el reino de Dios porque estamos representando al Rey de reyes. ¡Somos embajadores del reino de Dios en la tierra! En ese sentido cada decisión que tomemos, cada una de nuestras acciones tendrá un efecto directo en los asuntos del reino.
* El liderazgo tiene que ver con la administración de algo que recibimos. Cuando Dios nos entrega el don de presidir, nos entrega una encomienda, comisión, la autoridad y los recursos para lograr dar buenos resultados.
* Como administradores de una comisión debemos ser fieles, firmes y constantes en todo lo que desarrollamos.

5- Presidir es estar al frente, no solo hablamos de un proyecto, sino la gente que participa con nosotros. Esto conlleva una responsabilidad doble, dar buenos resultados del proyecto y ser ejemplo para las personas involucradas. Esto es lo que el apóstol Pablo habla a los corintios en los siguientes versículos. Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo (1 Corintios 4.3). Como una persona que preside, el apóstol está hablando de su vida irreprensible como quien es ejemplo para los que le rodean. Nadie podía juzgarle, no había fallas en su proceder, sus decisiones y acciones eran acertadas, su conducta digna de imitarse como un digno administrador de los asuntos del reino de Dios.

APLICACIÓN
Creo que todo esto se asocia con las palabras de Cristo: Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre (Mateo 13.43). Aquellos que en el don de presidir glorifican a Cristo, ellos también serán glorificados con el Señor. El don de presidir hará brillar a Dios, pero también el mismo don nos hará brillar con Cristo. Por esto debemos de actuar de una manera irreprensible, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo (2 Tesalonicenses 1.12).

DECLARACIÓN DE FE
Hoy mismo recibo el poder impartido por el Espíritu Santo para ser activado en este don de liderazgo, me comprometo delante de mi Señor a estar al frente de sus proyectos como un buen administrador en esta tierra. Amén!

ORACIÓN
Amado Padre celestial, muchas gracias por darme la oportunidad de ver tu gloria manifestada de una manera gloriosa y poderosa, estoy listo para avanzar a un nivel de gloria mayor, donde pueda ser testimonio al mundo están al frente de grandes proyectos de tu reino. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!   

Leave a reply