CONQUISTA TU MONTAÑA

Tema 26: CONQUISTA TU MONTAÑA
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho (Marcos 11.22-23).

“La fe siempre es acompañada de acciones audaces que terminan en la conquista de grandes montañas”

PRINCIPIOS
1- Estamos ahora creando patrones de conducta, hábitos inteligentes para lograr construir un futuro glorioso. La fe va tomada de la mano de lo que pensamos y hacemos, Jesús dijo en Marcos 11:22-23: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Esto es fe, pero la fe va seguida de acciones, podemos conquistar las montañas mas altas cuando somos audaces

2- El buen hábito de conquistar tiene que ver con la osadía, que se atreve a afrontar situaciones difíciles o peligrosas con valentía y entereza. Jesús nos da el ejemplo con sus propias acciones, la fe va siempre acompañada de la osadía, el espíritu de conquista que te impulsa hacer lo que otros no podrían. Tres veces Dios le dice a Josué: ¡Esfuérzate y sé valiente! Una cosa tiene que ver con determinación física y el otro con el carácter para lograrlo.

3- Las montañas representan los grandes éxitos, pero también los problemas de la vida, los obstáculos, tenemos que aprender hablarle a la montaña y moverla de su lugar, tomar las acciones que nos lleven a la conquista. David vio a su montaña llamada Goliat y tuvo la osadía de enfrentarlo. No solo habló, sino accionó, con la propia espada del gigante le cortó la cabeza. Al final, David se convirtió en un gran conquistador de montañas hasta llegar a ser el gran Rey.

4- Jesús motivó muchas veces a ejercitar la fe, a una persona ciega lo mandó que se lavara en el estanque del Siloé, primero tenía que ver su montaña, enseguida había que enfrentarla y por último ejecutar la fe para accionar y tener el resultado en sus manos (Juan 9.6–7). Así tenemos decenas de historias en la Biblia: ¡Fe, osadía, acción, montaña conquistada!

CONCLUSIÓN
El gigante Goliat estuvo retando al pueblo de Israel por cuarenta días, tanto el rey Saúl como su ejército tenían gran miedo. La montaña parecía inconquistable, pero no para alguien que ya había experimentado una y otra vez la fe y la osadía para derribar osos y leones. Siempre la montaña estará frente a nosotros, los desafíos, los problemas, obstáculos, esa energía llamada potencial esta por salir de nuestro interior, nosotros tenemos que atrevernos a conquistar, la fe y la osadía traerá una gran victoria.

DECLARACIÓN DE FE
Soy parte de esta generación osada y valiente que no se detiene hasta ver la gloria que el Padre me ha entregado. No me detendré hasta ver mis montañas conquistadas. ¡Amén!

ORACIÓN
Señor de gloria, poderoso Padre celestial, seré valiente y osado para ejercer la fe que me lleve a conquistar grandes montañas. Ya no me detendré por los pequeños obstáculos, los venceré y avanzaré para dar frutos gloriosos en tu reino. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!!

Leave a reply

HÁBITOS QUE HONRAN

Tema 08: HÁBITOS QUE HONRAN
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor (Romanos 12.10-11).

“Los hábitos que honran desatan grandeza y dignidad a nuestras vidas”

PRINCIPIOS
1- Definimos honra de la palabra hebrea kabód, que se traduce como esplendor o copiosidad, gloria, honorable, majestad, noble, poder. Hablamos de hábitos que honran, conductas que nos van a convertir en personas honorables, con brillo, dignas, el asunto es, hasta donde estamos dispuestos a desarrollar los hábitos que honren a Dios, nos honren a nosotros mismos, y por supuesto a las personas que nos rodean.

2- Los hábitos son patrones de conducta, formas de vida, acciones que tomamos de manera recurrente. Esos hábitos pueden ser buenos o malos, acciones que ofenden o dignifican a las personas. Muchos de esos hábitos están lejos de dar el lugar correcto a Dios como nuestro Señor, de esa manera, los hábitos bendicen o maldicen las vidas, traen avance o retroceso, prosperan o empobrecen, la clave esta en la justicia divina que se asocian con nuestros hábitos.

3- Somos un pueblo santo, escogido por Dios para anunciar sus virtudes, las capacidades de Dios para hacer el bien, el amor para sus hijos, su bondad y la capacidad de arropar aquellos que están en problemas y atrapados en las tinieblas. Dar honra es hacer brillar esas virtudes, tener la capacidad de hacer, producir, tener acciones nobles que ayuden a otros a cumplir su destino. Desarrollamos disciplinas para crear hábitos que hagan brillar a Dios en nosotros. Estos hábitos mostrarán el Kabód de Dios (poder, sustancia) que muestran su majestad de manera visible al mundo.

4- Desarrollamos hábitos oír por medio de:

  • La cultura que practicamos genera hábitos. Regularmente duplicamos lo que otros hacen, para bien o para mal. La cultura se establece por las acciones que una familia o comunidad practica. ¡Para bien o para mal!
  • Las relaciones humanas generan hábitos. La cercanía con las personas nos generan patrones de conducta que se generan sin planearlos, solo por el hecho de convivir somos impartidos de la conducta de otro.
  • Los deseos internos, los anhelos del corazón, las motivaciones, nos generan acciones, patrones, hábitos que nos impulsan a lograr lo que deseamos.
  • La educación, capacitación, entrenamiento, nos generan patrones de conducta que inducen los bueno o malos hábitos que practicamos todos los días.
  • La experiencia de la vida, el crecimiento, los estándares de carácter, nos generan los patrones de conducta que practicamos todos los días.
  • Heredamos el ADN, la genética de nuestros ancestros.

CONCLUSIÓN
Es un tiempo propicio para generar nuevos hábitos que honren a Dios, a nosotros mismos y a las personas que nos rodean. Estas disciplinas que se transmiten en forma de acciones todos los días y cada momento, deben ser revisadas y pasadas por el cedazo de la justicia de Dios. Debemos asegurarnos que cada uno de nuestros hábitos están agradando a Dios y que están dando brillo a la majestad de nuestro Padre. Generar buenos hábitos es todo un desafío, siempre que estemos dispuestos, el Espíritu Santo nos ayudará a generar los patrones de conducta que nos enriquecen, prosperan y nos dan calidad de vida.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy avanzando hacia mi destino profético, voy camino a mi mejor tiempo de prosperidad, trabajaré en nuevos hábitos que honren a Dios y me traigan grandeza. ¡Amén!

ORACIÓN
Eterno y maravilloso Dios, tu favor sobre mi vida es inmenso y estoy dispuesto a caminar tomado de tu mano para ver tu gloria manifestada en todo lo que hago. Gracias por ayudarme a desarrollar los hábitos que están asociados a tu verdad y justicia. Me voy a esforzar a ir más allá de la vida común, lograré entrar en el mejor ciclo de mi vida para mostrar la virtudes de tu gloria al mundo. ¡Amén!

Con amor…. Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 08: CONOCIENDO LA SABIDURÍA
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Mas ¿dónde se hallará la sabiduría? ¿Dónde está el lugar de la inteligencia? (Job 28.12).

“La sabiduría no tiene precio, tiene valor y nos da grandeza”

PRINCIPIOS
1- LA SABIDURÍA VIENE DEL CIELO. El gran siervo Job, diserta sobre la sabiduría en el capítulo 28, de tal manera que el mismo se pregunta: Más ¿dónde se hallará la sabiduría? ¿Dónde está el lugar de la inteligencia? (Ver 12). La sabiduría que presenta la Biblia va más allá de los conocimientos humanos y se relaciona con los principios eternos que controlan la vida desde un principio divino. Corresponde a la totalidad de la vida, incluyendo lo intelectual, lo estético y lo religioso. El hombre puede explorar el universo con su capacidad tecnológica; sin embargo, la sabiduría divina se le escapa. ¡Sólo Dios tiene la llave que abre la puerta de la sabiduría! Humanamente no se puede hallar la sabiduría.

2- ACCESO A LA SABIDURÍA. Muchos intentan lograr la sabiduría a través del conocimiento que imparte la cultura y el hombre con sus dichos, pero al final la sabiduría de Dios es inalcanzable para la mente humanista, filosófica y materialista. En esa lucha incesante, Job anhela encontrar la fuente de la sabiduría y declara: La sabiduría es mejor que las piedras preciosas (Job 28.18 ). La sabiduría humana es una cualidad de la mente que capacita a una persona para que viva bien, de acuerdo con sus dones. No se mide el bien, o el éxito, en términos materiales; más bien, lo espiritual gobierna lo material. Desgraciadamente, la mente materialista invierte el orden divino y lo material viene a ser un dios donde muchos se envuelven y apartan de la verdadera sabiduría.

3- ALTO VALOR. La sabiduría tiene un valor o un precio, a pesar de que no es un artículo que se compra en el supermercado en kilos o metros. No se puede cambiar por ninguna de las riquezas terrenales halladas por la tecnología. Es un tesoro de valor incomparable, como el mismo sabio lo declara: Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella (Proverbios 8.11). ¿Dónde se hallará la sabiduría? Es cierto que Dios nos ha dotado de una porción de sabiduría humana, la cual usamos sin conocerle y por supuesto que deja grandes logros, sin embargo estamos tratando con la excelencia de la mente de Dios otorgada a los que conocen a Jesucristo como Señor y Salvador. Job escucha hablar a la sabiduría y lo deja plasmado en la Palabra.

4- PIDE SABIDURÍA. Conociendo nuestras imperfecciones humanas, Dios conoce nuestra necesidad de dirección, conocimiento y ser guiados, así que nos motiva a que pidamos sabiduría, y nos asegura que tendremos respuesta (Santiago 1.5). La sabiduría es un asunto complejo en las Escrituras.

Se distinguen algunos niveles.

  • Sabiduría general. Disponible para todos los creyentes a fin de llevar una vida normal, santa y equilibrada.
  • Sabiduría para el liderazgo. Disponible para los que enseñan, gobiernan y ministran. Así como el mundo ofrece tres tipos de sabidurías, también el cielo nos entrega la sabiduría celestial (Santiago 3.15).
    Terrenal. Esta es la sabiduría de la mercadotecnia.
    Animal. Esta es la sabiduría del ser humano.
    Diabólica. Es la sabiduría que Satanás entrega.
  • El don de palabra de sabiduría. Este es el don del Espíritu Santo y se muestra como una manifestación espiritual a disposición de cualquier creyente cuando tiene una necesidad especial y concreta.

APLICACIÓN
Cuando hablamos de la sabiduría que proviene de Dios, se trata de la orientación sobrenatural que el Espíritu Santo expresa a una persona para una determinada situación donde sabemos que se necesita la gracia divina. Esto no se encuentra en la educación humana, aunque nos puede ayudar, lo que viene del cielo es impartido por el Espíritu para que propósitos de Dios sean cumplidos.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy bajo el poder del Espíritu Santo, soy lleno de sabiduría del cielo, el Señor me ha llenado de su gracia para testificar que me ha llamado de las tinieblas para ser luz en esta tierra, seré sabio en cada acción que desarrolle y daré fruto en abundancia. Amén!

ORACIÓN
Amado Dios, maravilloso Jesús, muchas gracias por tu amor infinito para salvarme y darme la oportunidad de vivir en plenitud en este mundo. Ahora estoy seguro que mis acciones serán cada día de un mayor impacto porque tú eres mi Señor que me llevas de gloria en gloria y de victoria en victoria. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply