PERMISO PARA CONSTRUIR

Tema 25: PERMISO PARA CONSTRUIR
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra (Génesis 1.28).

“La bendición de Dios es el permiso para recibir su promesa incluyendo el dominio que requerimos para construir”

PRINCIPIOS
1- Cuando Dios bendice a Adán y Eva, les otorga el permiso legal para que la promesa sea cumplida. Cuando les dice que fueran a dar fruto, multiplicarse, llenar la tierra, sojuzgarla y señorear en ella, en realidad estaba diciendo que les daba permiso para que esas cinco leyes se cumplieran en ellos. Si Adán y Eva permanecían en la legalidad, esas cinco virtudes les permitirían gobernar en este mundo. La desobediencia les retiró estas virtudes y los sometió a ser esclavos en lugar de ser gobernadores.

2- Cinco leyes, cinco virtudes para manifestar el poder del reino y edificar con excelencia. Hablemos de cada una de ellas. Empecemos por definir “les bendijo Dios”: Bendición viene de la palabra hebrea beraká se traduce como prosperidad, don, generosidad, presente (regalo). Dios le dice a Abraham: Y haré de ti una nación grande y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición (beraká) (Génesis 12.2).

3- Dios establece las columnas por las cuales estaría levantando el gran edificio espiritual y físico llamada Tierra.

  • Fructificar. Viene de la palabra pará que se traduce como “llevar fruto”, aumentar, crecer, fértil ser una persona fructífera, producir según la esencia o la naturaleza con la cuál hemos sido diseñados. ¡La naturaleza del Creador esta en nosotros!
  • Multiplicar. De la palabra hebrea rabá que se traduce como aumentar, generar abundancia, tener amplitud, engrandecer, ensanchar, ser amplio en todas las cosas. Este poder rabá esta en los hijos de Dios, somos llamados a dar mucho fruto como lo dijo nuestro Señor Jesucristo.
  • Llenar. Del hebreo malá que se traduce como desbordar, abastecer hasta que abunde, generar opulencia, saciar en todos sentidos. La Biblia habla decenas de veces la palabra abundancia como la implicación que somos llamados a generar mucho (Efesios 3.20).
  • Sojuzgar. Viene de la raíz hebrea kabásh que implica el derecho legal de someter, dominar, sujetar con autoridad para tener gobierno.
  • Señorear. Del hebreo radá que se traduce como estar a cargo, mandar. Ser señor o amo. José le dice a su padre: Dios me ha puesto por señor de todo Egipto (Génesis 45.8). Esto quiere decir que le había la legalidad para mandar y poseer en la tierra de Egipto.

APLICACIÓN
Estas cinco leyes o virtudes están disponibles para aquellos que creen y están dispuestos a caminar tomados de la mano de Dios para poseer lo que el Padre nos ha dado por herencia. Pablo explica este rescate en Romanos 5.17: Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Ahora tenemos la gracia de Dios para sojuzgar, poseer, dominar, gobernar, en este mundo. Nosotros estamos recuperando, en Cristo, la primacía, la cabeza, el orden, de acuerdo a los planes maestros del Creador desde la fundación del mundo. Ahora nos toca a nosotros creer y llevarlo a la práctica. ¡Tenemos el permiso, la legalidad, para construir!

DECLARACIÓN DE FE
Hoy tomo la bendición de Abraham, soy bendecido con toda mi descendencia, poseeré mi heredad, seré grande en esta tierra, mis hijos, nietos, bisnietos, poseerán la heredad que el Padre nos ha otorgado.

ORACIÓN
Al Dios sobrenatural, poderoso, glorioso, mi Creador y Salvador, sea toda la gloria, alabanza, magnificencia por siempre. Gracias por tu bondad, por darme la oportunidad de ser un hijo verdadero en tu reino, quiero poner mi vida delante de tu trono, que me uses para tu gloria como a ti te plazca, estoy listo para engrandecer tu nombre en esta Tierra. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 06: POTENCIAL DE REYES
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo (1Corintios 2.16).

“Nosotros somos el reino de Dios, la Tierra el territorio que dominamos”

PRINCIPIOS
1- No importa quiénes seamos, dónde estemos o lo que hagamos, Dios quiere desarrollar el liderazgo de dominio en nosotros. Donde sea que trabajemos, cualquiera sea nuestra carrera, deberíamos pensar de nuestro empleo no solamente como un trabajo, sino más bien como una oportunidad que Dios nos ha dado para liberar nuestras habilidades de liderazgo. No deberíamos quejarnos sobre nada que estemos pasando, nuestro salario, familia, empresa, porque de hecho ya valemos más de lo que cualquiera pudiéramos anhelar. Se trata de ser entrenados para ocupar nuestro legítimo puesto de “liderazgo de dominio” en el mundo. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo (1 Corintios 2.16).

2- Como creyentes, todos somos hijos del Rey. El primer paso para navegar exitosamente es aprender a pensar y actuar como un hijo del Rey. En la realidad espiritual, todos somos príncipes y princesas; pero hablando en términos prácticos, la mayoría de nosotros no estamos todavía allí por causa del pensamiento negativo que ha impedido el desarrollo de los procesos mentales. Desafortunadamente mucho siguen como el hijo pródigo buscando la ración de siervo en lugar de sentarse en la mesa del Rey.

3- La Tierra es el territorio que se nos ha asignado. Como colaboradores con Dios en este mundo, somos el Reino de Dios sobre la tierra. Este planeta no es el Reino de Dios. El Reino de Dios es nosotros llevando su dominio sobre este planeta. El Reino de Dios es manifestado en su gente en vez de en un lugar en particular. Los cielos son los cielos de Jehová; Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres (Salmos 115.16).

Todo rey o gobernante debe tener un territorio sobre el cual regir. El cielo es el territorio de Dios; la Tierra es el nuestro. Nacimos para dominar la Tierra, no el cielo. Esa es la razón por la cual el cielo siempre resulta una excursión temporaria para nosotros; no es nuestro territorio.

4- Jesús hablaba constantemente sobre el Reino. A veces se refería a él como “el Reino de Dios” y otras veces como “el Reino de los cielos”. Uno trata sobre la persona mientras que el otro trata sobre el lugar. En esencia, ambas frases son lo mismo, con una distinción. Cuando Jesús menciona el “Reino de Dios”, se está refiriendo al reinado verdadero de Dios en el plano espiritual. Cuando dice “el Reino de los cielos”, está hablando sobre sus “cuarteles centrales” en la invasión celestial a la Tierra o la transferencia de poder desde el plano espiritual al físico.

APLICACIÓN
El Padre nuestro ilustra una verdad del reino muy impresionante, cuando Jesús ora que la voluntad de Dios sea hecha en la Tierra como es hecha en los cielos, primero habla del gobierno real de Dios, enseguida hace referencia a la fuente de ese poderoso Reino invasivo y su impacto en las regiones terrenales.
El Reino de Dios aquí es la autoridad de Dios dentro del corazón y el espíritu del hombre, y el Reino de los cielos es cuándo esa autoridad impacta el ambiente terrenal humano a través de sus representantes designados.

Los que somos “el Reino de Dios en la Tierra” podemos, a través del Espíritu Santo, llevar a nuestro Rey con nosotros dondequiera que vayamos e impactar nuestro medio, ayudando a traer “el Reino de los cielos” a ese lugar. Por eso, Jesús dijo: “Arrepiéntanse, porque el Reino de los cielos está cerca” (Mateo 4:17). Él había llegado, trayendo el Reino con él y en él. ¡Con su Espíritu en nosotros, también llevamos su Reino dondequiera que vamos!

DECLARACIÓN DE FE
Tengo el potencial de rey dentro de mí, el reino me acompaña a donde quiera que yo voy, soy portador de la gloria de Dios de una manera gloriosa y poderosa. Estoy caminando en un ambiente sobrenatural y glorioso, se que tengo un destino poderoso en esta Tierra y lo voy a cumplir. Amén!

ORACIÓN
Maravilloso Espíritu Santo, llena mi vida de tu gloria, anhelo ser un verdadero representante del Padre en este mundo, con tu ayuda daré frutos en abundancia, caminaré en lo sobrenatural para extender el reino de mi Padre hasta el último rincón de la Tierra. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

LA MENTALIDAD DEL REINO

Tema 24: LA MENTALIDAD DEL REINO
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino (Lucas 12:32).

“No tengo una mente de esclavo, tengo una mente de rey”

PRINCIPIOS
1- Dios creó a la humanidad para que tuviera dominio sobre la Tierra, pero la caída del hombre interrumpió y saboteó ese programa. Cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios, no cayeron del cielo sino del dominio. Satanás engañó a Eva prometiéndole que si ella comía del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal (el árbol que Dios había puesto fuera de los límites), sus ojos serían abiertos, y sería como Dios. El problema radica en que ella YA era como Dios. Ella y Adán fueron creados a la imagen de Dios, y su poder y autoridad en el campo terrenal reflejaba los de Dios en el plano celestial.

2- La mayor arma que alguien puede usar en contra de nosotros es la duda personal. Satanás usó esta arma en contra de Eva, haciéndola dudar de sí misma, la puerta se abrió para que dudara de Dios. La duda personal involucra sentimientos como baja autoestima, un concepto negativo de uno mismo y un escaso sentido de dignidad, valor y grandeza. ¡El Creador nos hizo con un diseño perfecto, somos como Dios! Esto incluye la forma en que pensamos, de donde provienen todas nuestras acciones, podemos convertirnos en triunfadores o perdedores en la vida, líderes o esclavos, todo depende de como cultivamos nuestra manera de pensar.

3- Hemos sido tan condicionados por nuestro pasado, cultura y entorno, que hemos perdido de vista quiénes somos realmente. En vez de tomar nuestro asiento en la mesa del Rey, nos contentamos con comer como esclavos. Nuestra actitud debería ser que, sin importar dónde nos encontremos ahora mismo o cuáles sean nuestras circunstancias actuales, Dios nos dará la capacidad de estar totalmente en control. ¡Necesitamos es una mentalidad completamente nueva!

4- Todo se limita a una mentalidad de Reino. Si queremos ser seguidores en lugar de líderes, siempre habrá una persona dispuesta a liderarnos para que nosotros sigamos con la mentalidad de seguidores. Pero si podemos descubrir esa semilla de liderazgo (gobierno, dominio) en nosotros, nada podrá detenernos de lograr una posición de dominio en nuestro entorno. ¡Este deseo de mandato está dentro de cada uno de nosotros, porque Dios lo puso allí!

APLICACIÓN
Como hijos de Dios no tenemos razón para sentirnos avergonzados de ser quienes somos o para subestimarnos. Deberíamos abrazar nuestra identidad como seres creados a la imagen de Dios. Somos corno nuestro Padre y deberíamos vivir de acuerdo a ello, reclamando nuestros derechos con valentía como ciudadanos del Reino celestial. No hay motivo para que andemos con nuestra cabeza inclinada al piso y nuestros hombros caídos. ¡Su Reino nos pertenece a nosotros!

Jesús dijo: No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino (Lucas 12:32). Dios nos otorgó el dominio sobre la Tierra, una responsabilidad asombrosa así́ como también un maravilloso privilegio. No nos conduzcamos como vagabundos, sirvientes o empleados que no tienen un interés personal o alguna participación en la Tierra, sino más bien como hijos sabios que brindan una administración cuidadosa y confiable a un Reino que heredaremos como hijos de Dios.

DECLARACIÓN DE FE
Soy un hijo de Dios con la mentalidad del reino de mi Padre, estoy dispuesto a convertirme en un líder mas que un seguidor, no seré esclavo porque mi Señor me ha dado la capacidad de ser un Rey. Voy a crecer para ser un buen administrador del reino que el Padre me ha dado. Amén!!

ORACIÓN
Dios maravilloso, tengo la convicción de ser útil en tus manos, voy a caminar tomado de tu mano para ver cosas maravillosas. Voy a tener dominio en mi entorno, dominio propio para hace solo que es justo delante de mi Padre y cumplir con los principios y valores que el reino me impulsa. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 21: ADMINISTRADORES
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios  (1 Corintios 4.1).

“Somos administradores en el reino, no dueños”

PRINCIPIOS

1- Dios nos dio gobierno sobre la Tierra, no su título de propiedad. ¡No somos dueños, solo administradores! Dios estableció una restricción en esta administración desde el principio. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Génesis 2:16-17). Dios le otorga la administración a Adán quedando él como dueño absoluto de todo: De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan (Salmos 24.1). ¡Dios es el dueño, nosotros los administradores!


2- Bajo un “mandato de dominio”, Dios establece las reglas de este asignamiento, una rendición de cuentas sobre lo que hacemos y los frutos que damos en esta labor administrativa. Él nos juzgará según lo bien que hayamos manejado sus activos. ¡Recuerda la parábola de los talentos!

Jesús enseñó este principio en su parábola sobre el amo que le confió una suma de dinero a cada uno de sus tres siervos y luego se fue a un largo viaje. Mientras él no estaba, dos de los siervos invirtieron el dinero sabiamente y recibieron el doble. El tercero, no hizo nada excepto esconder su asignación. Cuando el amo regresó, alabó a los siervos que habían ejercido una administración sabia. Sin embargo, expulsó al siervo que había rehuido a la responsabilidad de su mayordomía (Mateo 25:14-30). 


3- Cuando no nos convertimos a los caminos del Señor, empezamos un proceso de recuperar todo el diseño para el que fuimos creados. En este proceso luchamos para vivir en libertad. Permitir ser dominados por nuestro entorno físico o por otras personas puede dar como resultado, presión alta u otros problemas físicos o enfermedades. Incluso puede abrir una puerta a trastornos mentales y emocionales. Cuando en este proceso alcanzamos el gobierno en nosotros mismos y en nuestro entorno, en ese momento, ganamos la confianza del Señor para convertirnos en sus administradores. Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2Tesalonisenses 1.5).

4- He escuchado la frase: “me quiero ir al cielo”. La realidad es que estaremos temporalmente en el cielo, enseguida vendremos a administrar la Tierra por una eternidad. Si Dios dice que Él nos creó para ejercer dominio sobre la Tierra, entonces no podemos permanecer en el cielo. El propósito de Dios para nosotros siempre ha sido que dominemos la Tierra. Debemos enfocar nuestras fuerzas a lograr nuestro propósito en esta vida, en la posición que el Señor nos ha puesto. 

APLICACIÓN

Nuestra tendencia como hijos de Dios es enfocarnos demasiado en el cielo. El Rey del universo nos ha dado un mandato terrenal. La realidad es que tenemos dominio sobre la Tierra. Eso significa que somos los administradores, supervisores, regentes, gobernantes, líderes y mayordomos de este planeta. Lo que sea que suceda es nuestra responsabilidad. Tenemos que rendir cuentas de nuestra administración. 

Dios creó a la humanidad para que tuviera dominio sobre la Tierra, pero la caída del hombre interrumpió y saboteó ese programa. Cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios, ellos no cayeron del cielo sino del dominio que se les había otorgado. Satanás engañó a Eva prometiéndole que si ella comía del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, sus ojos serían abiertos, y sería como Dios. El problema radica en que ella YA era como Dios. Ella y Adán fueron creados a la imagen de Dios, y su poder y autoridad en el campo terrenal reflejaba los de Dios en el plano celestial. ¡Somos como Dios! Ahora que recuperamos nuestro diseño original, Dios también nos regresa el derecho legal para ser administradores de su reino en esta Tierra.

DECLARACIÓN DE FE

Estoy listo para ejercer el dominio en esta Tierra de acuerdo a mi diseño, voy a ser un buen administrador en todas las áreas donde Dios me establezca, haré de acuerdo a lo que el Señor me indique, glorificaré su nombre por mis acciones justas. Amén!

ORACIÓN

Dios eterno y maravilloso Padre celestial, que motivante es saber que hoy puedo recuperar el tiempo perdido, a partir de ahora me convierto en una vasija útil en tus manos para administrar tu reino en este mundo. Úsame en tus manos, permíteme vivir experiencias gloriosas en tu nombre, me cuidaré de darte gloria en todo. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

LIBERADOS PARA EJERCER DOMINIO

Tema 20: LIBERADOS PARA EJERCER DOMINIO
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común (Hechos 4.32).

“Un dominio otorgado por Dios para tener influencia en las esferas sociales”

PRINCIPIOS
1- El propósito de Dios nunca cambia, sigue comprometido con su plan de que el hombre domine este planeta de parte él. Dentro de cada uno de nosotros, yace un espíritu de dominio clamando por ser liberado y un mandato de dominio esperando ser ejercido. Es este espíritu de dominio innato lo que nos lleva a rebelarnos contra todo intento por parte de los demás de dominar o controlar nuestras vidas o destino. ¡Somos una raza de reyes no de esclavos!

2- ¡Es realmente asombroso ver cómo permitimos que muchas cosas nos dominen! Se supone que nosotros debemos tener dominio sobre las plantas, ¡Y mire cómo dejamos que algunas plantas arruinen nuestras vidas! Las hojas de coca, las de tabaco, el jugo de la uva y las cepas usadas para hacer vino y licor. Café, cigarrillos, licores; estamos sujetos a toda clase de vicios que gobiernan nuestros apetitos. ¡Es necesario liberarnos de ése espíritu de esclavitud que trata de mantener dominio en nosotros y tenernos atados a las tinieblas!

3- Se supone que somos nosotros los que debernos gobernar nuestras pasiones y deseos -sexo, codicia, drogas, poder, dinero y posesiones-, pero en cambio son ellas las que nos gobiernan. Mucha gente vive y trabaja para el dinero, pensando que les brindará libertad, cuando en realidad, lenta y seductoramente, se convierten en esclavos de las mismas cosas por las que han trabajado.

La gente que entiende correctamente las finanzas, entiende que ellos no trabajan por el dinero. El dinero trabaja para ellos. Los que son esclavos del dinero nunca avanzarán verdaderamente. Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores (1Timoteo 6.10).

4- La iglesia primitiva estaba directamente relacionada con todo el tema del dominio. Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común (Hechos 4.32). Ellos traían sus ganancias y las ponían a los pies de los apóstoles. Esto estableció el principio de que el amo del dinero, que una vez los dominó a ellos, ahora tenía que inclinarse y volverse esclavo del Reino de Dios.

5- Por el mismo acto de compartir sus posesiones unos con otros y vender sus casas y tierras, y entregar el dinero de las ventas para que sea distribuido entre los necesitados, esos primeros creyentes estaban ejerciendo dominio sobre lo que previamente los había dominado a ellos. En Cristo, ellos encontraron la libertad para gobernar como habían sido creados para hacerlo, en vez de ser gobernados por sus deseos incontrolados. Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna (1 Corintios 6.12).

APLICACIÓN
Necesitamos ser liberados de ese espíritu de esclavitud que nos empuja a ser dominados en lugar de tener dominio. Personas son atadas para ser esclavas en esta vida en lugar de tomar el lugar de dominio que el Padre nos ha dado como reyes en esta Tierra. En el momento de la creación, Dios le dio dominio al hombre sobre todo el reino físico, convirtiéndolo en rey de facto sobre la Tierra. Dominar significa “gobernar, regir, controlar, administrar, liderar o tener autoridad sobre algo”. Mientras que no somos liberados de ese espíritu de esclavitud, el corazón siempre se inclinará a ser dependientes de otras personas o de “cosas” que nos “roban” la libertad.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy dispuesto a dominar en este mundo, voy a tomar la autoridad en mi mismo, tendré dominio propio, templanza, para que nada me esclavice, soy libre para tomar las decisiones correctas bajo los principios del reino de mi Padre. Amén!

ORACIÓN
Hermoso Espíritu Santo, necesito ser coronado como rey, necesito me ayudes, entréname para ejercer el dominio que el Padre me ha dado, equípame con poder y gloria para hacer las cosas agradables a Dios y presentarme como un obrero digno de su reino. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 19: EL DOMINIO DEL REY
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho (Juan 1:3).

“Dios comparte su dominio con el hombre para que lo ejerza en la Tierra”

PRINCIPIOS
1- Se llama esfera de dominio a todo sobre lo que un rey gobierna. Sin un dominio, el título de “rey” tendría poco significado o poco peso, cada gobernante debe tener un ámbito sobre el cual ejercer su gobierno. A diferencia de los gobernantes humanos que obtienen su dominio por elección o conquista, Dios creó su propia esfera de dominio y nunca será destronado. ¡Cuán grandes son sus señales, y cuán potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno, y su señorío de generación en generación (Daniel 4.3).

2- Un reino es el “dominio del rey”, la dimensión sobre la cual el rey gobierna con completa soberanía. La Biblia dice que todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho (Juan 1:3). Todo lo que Dios creó es su propiedad por derecho de creación. Como creó todo, todo le pertenece. Por lo tanto, su esfera de dominio se extiende infinitamente en toda dirección: Los cielos son los cielos de Jehová; Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres (Salmos 115.16). Este dominio que Dios tiene sobre toda la creación lo comparte con la raza humana para que lo ejerza en esta esfera llamada Tierra.

3- Cómo podemos ver, Dios es Rey sobre todo lo que existe, ya sea visible o invisible. Desde su trono en el cielo, reina en gloria y majestad sobre el plano espiritual invisible. Sin embargo, su reinado sobre el dominio físico adopta una forma diferente. En vez de reinar directamente, Dios escogió desde el comienzo ejercer su autoridad real en la Tierra a través de los enviados humanos creados a su imagen para gobernar en su nombre, como sus representantes.

4- Si podemos entender este concepto, seguramente nuestra vida podrá tener mucho más sentido en todo lo que hacemos. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra (Génesis 1.26). Dios nos coloca, nos posiciona en alguna esfera social en este mundo para ejercer este dominio por medio de la influencia de los principios y valores del reino que forjamos al practicar su justicia.

5- Dios creó al hombre porque deseó que alguien reine sobre el plano físico que había creado. En esta versión de La Biblia, se utiliza la palabra dominio, la cual está relacionada con el verbo dominar (gobernar, reinar, tener control, regir). Los seres humanos fueron creados para ejercer dominio sobre la Tierra y todas sus criaturas. La Tierra es la esfera de dominio para el gobierno de la humanidad. Ya que Jehová tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas naciones, mas tú no tomarás prestado; tendrás dominio sobre muchas naciones, pero sobre ti no tendrán dominio (Deuteronomio 15.6).

APLICACIÓN
Dios nos entrega el dominio sobre todas las cosas en este mundo, pero nunca el gobierno de los humanos sobre otros seres humanos. No fue el diseño original de Dios que ningún hombre reinara sobre otros hombres. Él nos creó a todos para gobernar, no para ser gobernados. De acuerdo con su plan, Dios precisaba a alguien para dominar una propiedad llamada Tierra, por eso creó al hombre. Dios nos hizo para que estemos a cargo de este territorio especial, para reinar sobre la esfera de dominio del planeta. Muchos de nosotros hemos perdido de vista esta verdad o, en primer lugar nunca, la hemos aprendido. Entender que fuimos creados para dominar lleva implicancias capaces de cambiar nuestras vidas.

La Biblia dice que David reinó sobre todo Israel; y David administraba justicia y equidad a todo su pueblo (2 Samuel 8.15). Notemos que la palabra administrar es cuidar algo que esta en sus manos bajo protocolos, reglas, principios, David se apegó a la justicia de Dios para “administrar el reino” que el Creador le había puesto en sus manos.

DECLARACIÓN DE FE
Ahora entiendo, y estoy listo para administrar el reino de mi Padre en la posición que me ha dado en este mundo. Estoy seguro que nada me podrá detener en dar frutos de justicia en todo lo que emprenda. Amén!

ORACIÓN
Bendito eres Señor creador de todas las cosas, bienaventurado aquel que puede descansar en tu presencia por tu buena bondad. Estoy listo para ser posicionado en el área donde tu deseas que tenga dominio, usaré todos los recursos que pones en mis manos para actuar con equidad y justicia. Por favor, ayúdame a ser la persona recta, honesta y justa que estas esperando de mi. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 18: GOBERNAR ES EL PLAN
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él (Colosenses 1.16).

“Gobernamos sobre lo invisible para hacer visible los planes de Dios en este mundo”

PRINCIPIOS
1- La estrategia es simple, se trata de gobernar el mundo visible desde el mundo invisible del espíritu. El plan determinaba que el hombre sería su representante visible, creado específicamente para vivir en la dimensión visible para representarlo. Gobernar lo que se ve (el mundo visible) a través de los que no se ve (el mundo invisible). Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa (Romanos 1.20).

2- ¿Cómo llevaría a cabo este maravilloso plan? Dios, que es invisible, pondría su Espíritu dentro del espíritu invisible del hombre. Un espíritu habitando en un cuerpo visible que vive en una Tierra visible. A través del espíritu del hombre, se abre una ventana del alma para que el hombre pueda comunicarse con el mundo invisible de Dios, y también a través de otra ventana el hombre es capaz de comunicarse mediante su cuerpo con el mundo visible de la humanidad. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él (Colosenses 1.16).

3- El hombre es creado en una manera tan poderosa y exclusiva, que es exaltado sobre toda la creación de Dios. Por este medio, Dios podría comunicarse desde la dimensión invisible a través del espíritu invisible del hombre al plano de lo visible, de modo que el mundo visible del hombre pudiera entender su voluntad. Cualquier cosa que Dios deseara que fuera transmitida a lo invisible, entonces se manifestaría en lo visible, de modo que la Tierra pudiera mostrar lo que el cielo estaba pensando. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía (Hebreos 11.3).

4- Dios es el Rey tanto de la dimensión invisible como de la visible, del mundo espiritual y del universo físico. Él es El Shaddai, Dios todopoderoso, el Soberano que establece las normas en el cielo y en la Tierra. Vive y gobierna sobre el plano de lo invisible y es el Creador y dueño de lo visible, en donde también creó a los seres humanos para gobernar bajo su autoridad como co-rregentes de la Tierra.

APLICACIÓN
Como Rey de todo, Dios es quién fija las normas, el que establece las reglas, y el juez de todas las cosas. Eso es lo que significa ser Rey. Un rey no puede ser rey a menos que tenga algo sobre lo que reinar. Es imposible ser rey sobre la nada. Antes que todo fuera, él era. En el sentido estricto de la palabra, Dios no fue un rey hasta que creó un mundo sobre el cual reinar. Luego de completar su creación, el Creador se convirtió en el Rey de esa obra, porque ahora tenía una dimensión sobre la cual gobernar, y sobre esa nueva “esfera” puso al hombre por medio de cual extendería su gobierno universal en la Tierra. Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas (Apocalipsis 4.11).

DECLARACIÓN DE FE
Fui diseñado para gobernar, mi naturaleza es tener dominio sobre este mundo visible por medio de la autoridad que el Padre me ha delegado sobre lo invisible. Tomaré esta autoridad para ejercerla en todo el ámbito donde me desarrollo, estoy seguro que el Padre me respaldará con su sabiduría para hacerlo correctamente. Amén!

ORACIÓN
Precioso y maravilloso Padre celestial, gracias por recuperar el reino para que pueda ejercer la autoridad que me has dado, gracias por permitirme ser tu embajador en esta Tierra, sé que me tengo que aplicar cada día más y mejor para dar los resultado que tu esperas de mí. Por favor ayúdame con la impartición de poder y la activación de los dones espirituales para hacer un trabajo de excelencia que glorifique tu maravilloso nombre. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!

Leave a reply

LÍMITES EN EL DOMINIO

Tema 11: LÍMITES EN EL DOMINIO
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra (Apocalipsis 5.10).

“Somos una raza de reyes para gobernar colectivamente este planeta llamado Tierra”

PRINCIPIOS
1- Sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, la Tierra y todo lo que se ARRASTRA sobre el suelo. Esta declaración es crucial en tanto que define la naturaleza y los límites del gobierno de la humanidad. Es interesante observar que la entidad humana no está incluida en el contexto del dominio del hombre. Eso implica que Dios el Creador nunca tuvo la intención de que el hombre reinara sobre o dominara a los de su propia clase, sino en cambio, que lo hiciera sobre la creación y los recursos de la Tierra.

2- La primera declaración del Creador respecto del propósito del hombre en la creación está escondida en esta palabra: DOMINIO. Las palabras dominio o gobierno son sinónimos y toman su significado de la misma raíz. Los términos hebreos de donde proviene el concepto de reino son mashal, mamlahah y malhut, y el derivado griego es la palabra basileia. Las definiciones de estas palabras incluyen “regir”, “soberanía”, “reinar”, “reino”, “dominar”, “ser rey”, “gobierno real” y “regio”.

El término mamlahah también abarca el área y el pueblo que constituyen un “reino”. Es importante notar que el concepto de “rey” consideraba al regente (gobernador) como la encarnación del reino. El rey era visto como el “símbolo” del reino propiamente dicho, y personificaba la gloria del reino.

3- Recibir dominio significa ser establecido como soberano, gobernante real, amo, gobernador, responsable de reinar sobre un territorio designado, con la autoridad inherente para representar y personificar como un símbolo, el territorio, los recursos y todo lo que constituye ese reino. Con ese entendimiento, podremos apreciar la gravedad de la primera proclamación del Dios creador con respecto a la humanidad.

4- El hombre fue creado con un mandato de dominio sobre la Tierra, y la responsabilidad de representar el gobierno del Reino de Dios sobre la Tierra. El ser humano es el agente terrenal del cielo para ejercer un liderazgo e influencia. Se supone que la humanidad debe encarnar la naturaleza de Dios en la Tierra y servir como su representante en el mundo físico.

5- La proclamación del Creador en Génesis 1:26, de que el hombre tuviera dominio sobre toda la Tierra, fue dada a todo ser humano, tanto hombres como mujeres. El Señor considera a toda la humanidad como “gobernantes” o reyes en la Tierra. De hecho, este mandato además establece la intención que no gobiernen unos sobre otros, sino que ejerzan su soberanía real como un “reinado colectivo”, responsable de dominar, gobernar, regir, controlar y administrar el planeta y sus recursos.

APLICACIÓN
Toda la humanidad es creada como gobernadores y reyes, somos un reino de reyes (Apocalipsis 5.10). Jesús es llamado “Rey de reyes” en la culminación de su obra redentora, dando entendido que sus seguidores son reyes y no esclavos, él es el Rey de todos los reyes que están teniendo dominio en todo su reino en esta Tierra.

Este concepto también se repite en La Palabra de Dios a toda la nación de Israel a través de Moisés, cuando fueron liberados de la opresión del reino de Egipto bajo el mandato de Faraón. Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel (Éxodo 19.5–6).

DECLARACIÓN DE FE
Soy un rey en esta tierra, tengo dominio en mí mismo, mi gobierno inicia en mi propio ser y enseguida de todo lo que me rodea. Mi Creador me ha puesto por encima de todas las cosas, soy cabeza y no cola, presto y no pido prestado, Dios me ha dado la capacidad de producir abundancia y sobreabundancia, cumpliré con mi comisión en esta Tierra. Amén!

ORACIÓN
Dios eterno y maravilloso, tu poder esta sobre mí, tengo autoridad para gobernar sobre todas las cosas, el reino es tuyo y me has enviado a tener dominio sobre todas las cosas, iré de gloria en gloria y de victoria en victoria, nada de lo que enfrente podrá derrotarme, estoy y seguiré de pie operando en tu poder, mis debilidades son convertidas en virtudes para dar frutos en abundancia. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 10: PARA TENER DOMINIO
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra (Génesis 1.26).

“El plan perfecto de Dios es que el ser humano domine en la Tierra”

PRINCIPIOS
1- El Creador dijo que “ellos” tengan DOMINIO sobre la Tierra. Esta declaración contiene el secreto de la transferencia de poder y autoridad de Dios al hombre, del cielo a la Tierra, y del mundo invisible al visible. Este es el fundamento de la delegación divina al hombre de la responsabilidad de administrar y gobernar la Tierra. Dios pone el poder creativo en el ser humano para ejercer dominio sobre todos los seres vivientes y la naturaleza creada.

2- La NATURALEZA de santidad e integridad de Dios no le permite violar sus propias palabras. Por lo tanto, cuando Dios le dio instrucciones a Adán y Eva, estableció las condiciones de su relación con la Tierra a través de la humanidad. Dios gobierna la Tierra a través del ser humano creado y hecho, de tal manera que todo lo que quiera hacer en este mundo lo hará por medio de nosotros. ¡Qué responsabilidad! Dios nos entrega las virtudes para tener dominio esperando que seamos responsables de cumplir con esta misión.

3- Él no dijo que “nosotros” tengamos DOMINIO sobre la Tierra por nuestra propia cuenta. Esto le hubiera otorgado al ser humano el acceso legítimo a ella sin referencia alguna de parte del Creador, sino que estableció a la humanidad como la única autoridad legal sobre la Tierra, delegada condicionalmente, con el poder “de abogados” ó legisladores para actuar en representación de Él.
El ser humano todo lo hace guiado por el Creador, quien espera que nosotros rindamos cuentas de lo que hacemos, bajo su supervisión y aprobación.

4-Tal vez esta sea la razón por la que Dios nunca ha hecho nada sobre la Tierra sin la cooperación de una entidad humana y sea también la razón de su necesidad de entrar en la raza humana como hombre. Como consecuencia, hizo a Jesús -el hombre-, Cristo -el Dios-, el legítimo gobernante sobre la Tierra. ¡Este es el poder que la humanidad tiene sobre el planeta! Usar este poder es nuestra responsabilidad.

5-Que ellos TENGAN dominio. Este es el principio más fundamental para entender la naturaleza y los deseos de Dios para el hombre. Aquí el Creador expresa clara y enfáticamente por qué creó al ser humano. No deja sombra de dudas respecto de lo que lo motivó a crearlo y de sus expectativas sobre el comportamiento de la raza. También establece la misión del hombre y la norma del éxito para su existencia. La palabra dominio echa los cimientos del concepto del REINO, al relacionarse con el propósito y plan de Dios para la especie humana.

APLICACIÓN
¡Qué responsabilidad! Dios nos entrega el dominio y las virtudes para llevar a cabo la tarea, pero también nos hace responsables de operar correctamente este poder y dar los frutos para el cual fuimos creados y puestos en un lugar estratégico en este mundo. De esta manera, todo lo que hacemos estará dirigido hacia este esfuerzo. Los frutos que demos siempre estarán conectados con la responsabilidad y la disciplina de operar en las virtudes del poder que actúa poderosamente en cada uno de los hijos de Dios. Para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí (Colosenses 1.29).

DECLARACIÓN DE FE
Desde la eternidad fui escogido para operar este gran poder que el Padre me ha delegado, necesito ser disciplinado para dar los frutos que el Padre espera de mí, por lo que, a partir de este momento, seré más responsable de cumplir con las funciones que me ha otorgado y rendir buenas cuentas de todo lo que haga. Amén!

ORACIÓN
Precioso y maravilloso Dios, hoy mismo estoy delante de tu presencia para agradecerte de esta gloriosa oportunidad de tener dominio en esta tierra. Sé que me has dado todo lo necesario para ejecutar este poder y ser productivo en todo lo que haga, quiero rendir buenas cuentas de la función que me has delegado en este mundo. Ayúdame a operar correctamente estas virtudes y ser fiel en cada momento. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply