Tema 12: UN REINO DE REYES
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra (Mateo 6.10).

“El reino del cielo extendido en la tierra”

PRINCIPIOS
1- La intención del establecimiento del reino original de Dios, un reino de reyes, fue extender su gobierno, voluntad y naturaleza del cielo a la Tierra. Su deseo fue manifestar su glorioso carácter, sabiduría, juicio justo y propósitos a la dimensión terrenal mediante el liderazgo administrativo de la humanidad sobre el planeta. Todo lo que el Creador quisiera hacer en este planeta sería por medio del ser humano, por eso le dio las virtudes necesarias y la designación de la tarea.

2- El hombre fue creado con los dones y la naturaleza divina para ejecutar la voluntad de Dios en la Tierra. El objetivo final de Dios, el Creador, fue llenar la Tierra con el cielo y establecerlo como un territorio visible de un mundo invisible. Su propósito fue lograr que su voluntad fuera hecha y el reino celestial viniera a la Tierra así como es en el cielo. El poder, la gloria, invisible para el ser humano, sería visible en este planeta por medio de las acciones del ser humano.

3- Cuando Dios creó al hombre, la primera cosa que le dio fue su imagen y semejanza, y el primer mandato y tarea que le asignó fue el de ejercer “dominio”. Consideremos cuidadosamente la naturaleza del mandato de dominio, tal como está registrado en Génesis 1:26-28, y sus implicancias en cuanto a lo que ese gobierno original abarcaba y excluía.

  • Dios le dio al hombre dominio sobre la Tierra.
  • Dios le dio al hombre dominio sobre la creación y la Tierra, no sobre otros hombres.
  • Dios nunca le dio dominio sobre los cielos.
  • Dios nunca le dio al hombre una religión, sino una relación.
  • Dios nunca le prometió al hombre el cielo, sino la Tierra.

4- El ser humano tendría la función y la responsabilidad bien enmarcadas, delineadas perfectamente para que no se equivocara en desarrollar su tarea bajo las instrucción del Creador y Rey soberano de toda la creación. Esto es muy importante entenderlo, porque en todo tiempo y momento veremos en las Escrituras que la restauración del ser humano trata con regresarle esas capacidades para que continue con su función.

5- Creo que la pregunta de Dios al ser humano sigue siendo: ¿Estás listo? ¿Deseas ser restaurado a esa plenitud? Dios esta consciente de nuestras debilidades, pero cuando lo reconocemos, nos hacemos fuertes en él. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte (2 Corintios 12.10).

APLICACIÓN
Dios no ha abandonado su MARAVILLOSA IDEA, ha hecho un espacio en la eternidad llamada tiempo para la restauración del ser humano. Si contesto a Dios que anhelo esa restauración total, seguramente me regresará la función, las capacidades y la responsabilidad de tener dominio en este mundo. El plan maestro se cumplirá totalmente, no habrá nada que pueda detener la intención de Dios para que nosotros funcionemos como reyes y cumplamos con nuestro destino en el lugar donde hemos sido colocados.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy emocionado por restaurar todas mis capacidades y tomar dominio en este mundo, voy actuar como rey y daré cuentas a mi Señor de todo lo que haga, seré fructífero, cumpliré con mi llamado, seré responsable, haré la tarea como el Señor mi Dios me ha ordenado. Amén!

ORACIÓN
Dios eterno, precioso Señor y Padre eterno, estoy dispuesto a ser santificado para tu gloria, quiero ser una vasija de honra en tus manos donde manifiestes tu poder. Quiero cumplir mi propósito en este mundo para que tu reino sea extendido hasta el último rincón de esta Tierra. Gracias por esta gloriosa oportunidad que aprovecharé cada segundo de mi vida. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 07: ENTREGA DEL PODER
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra (Mateo 6.10).

“Dios entrega el mismo dominio del cielo para que lo ejerzamos en la tierra”

PRINCIPIOS
1- ¿Cómo entender la motivación creativa de Dios? Su intención fue compartir su autoridad para gobernar con sus hijos, extendiendo su reino celestial invisible a una dimensión terrenal visible con el propósito de establecer ese dominio, como en ele cielo, así también en la tierra (Mateo 6.10). Génesis 1:1 dice: Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra (el universo visible e invisible). Dios gobernó como Rey sobre un reino espacioso y espectacular que ya había creado. Un mundo lleno de ángeles que estaban allí solo para servirlo y adorarlo a él.

2- El plan de esa maravillosa idea estaba en camino. Dios toma a su hijos Adán y Eva y los pone sobre toda su creación para tener dominio en su Nombre. Adán y Eva como sus representantes, establecerían el gobierno divino sobre todo este mundo físico, lo invisible se manifiesta en lo visible por medio de preceptos, ideas, que motivan a pensar como el mismo Creador.

Este es el propósito original por el cual Dios creó al hombre. No fue un accidente, no fue casualidad. Sucedió mediante la planificación y preparación del gran Dios del cielo, quien, por su amor y sabiduría elaboró este asombroso plan como el gran arquitecto del universo completo.

3- Desde el principio, el plan de Dios para la humanidad se centró en el hecho de que Dios deseó tener una relación personal con el hombre y viceversa. Establecer una religión jamás fue el deseo de Dios. Tenemos evidencia clara en la Biblia de la relación íntima entre Dios y sus hijos Adán y Eva, se comunicaban de una manera abierta y continua.

La necesidad de una religión es inherente al espíritu humano. Todo ser humano, dejado a su suerte, inevitablemente desarrollará alguna práctica religiosa, tomando la forma de sistemas, filosofías, teorías, ideologías, convicciones humanistas. Cualquiera sea la forma que adopte, el propósito es intentar satisfacer la ansia espiritual que se halla en lo íntimo de su ser.

4- El poder que actúa en nosotros esta presente en nuestro interior y se manifestará de diferentes maneras en nuestra diaria manera de vivir. Todos los días, en cada instante, perseguiremos ese poder porque es nuestra naturaleza, Dios se manifiesta así mismo por medio de nosotros. El punto es que el hombre fue creado para ejercer poder y fue diseñado para manejarlo.

El propósito para la creación del ser humano humano fue dominar la Tierra y todo lo que en ella existe. El resultado de esa grandiosa idea es que el ser humano domine desde el plano sobrenatural hacia el plano físico a través de sus preceptos, instrucciones, mandamientos, que son puestos en las manos del ser humano para asegurar que su naturaleza exprese su esencia de amor.

APLICACIÓN
El plan perfecto del Creador fue puesto en las manos de Adán y Eva, confiando que, cómo hijos, lo llevarían a cabo bajo sus instrucciones. Este es el propósito inicial del Creador para esta humanidad, sigue vigente como un propósito eterno, el mismo potencial, pasión, diseño, identidad, esta dentro de nosotros para cumplir con esta maravillosa idea de tener dominio en este mundo en su Nombre. Hay una cantidad de principios vitales incluidos en esta primera declaración de misión de Dios, respecto a la creación del hombre, que deben ser examinados cuidadosamente para continuar con esta maravillosa idea donde nosotros, como sus hijos, continuamos en este tiempo.

DECLARACIÓN DE FE
Cada día, en cada instante, nuestro Creador se manifiesta así mismo por medio de nuestra humanidad. Su naturaleza divina se hace visible en este mundo por medio de mí. Estoy dispuesto a que la esencia sobrenatural se exprese en todo tiempo por medio de este cuerpo mortal. Amén!

ORACIÓN
Avanzar en esta maravillosa idea no es opción, estoy determinado a pelear para cumplir mi propósito de vida en este mundo. Me voy a esforzar a caminar tomado de la mano del glorioso Espíritu Santo para ser guiado a toda verdad y toda justicia. Nada me detendrá en ser una vasija de honra en sus benditas manos. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply