UN ASUNTO DE CARÁCTER

Tema 12: UN ASUNTO DE CARÁCTER
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú (Marcos 14.36).

“Carácter es hacer lo correcto aún cuando las circunstancias son adversas”

PRINCIPIOS
1- Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra (Lucas 22.44). El esfuerzo en la oración era tan intenso que los vasos capilares de su frente se rompieron y la sangre se mezcló con el sudor de su frente clamando a Dios. ¡Era un asunto de carácter! Se llama obediencia al llamado. Jesús sabía que tenía que pasar por ese terrible camino del sacrificio como el Cordero inmolado.

2- Jesús conocía muy bien las Escrituras, sabía que sería sacrificado en el madero por el pecado de la humanidad. Durante el tiempo de su formación tuvo que desarrollar el carácter suficiente para poder decir: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú (Marcos 14.36). ¡Qué momentos tan difíciles! Jesús es proyectado por su carácter maduro a construir el sueño que el Padre había puesto en su interior.

3- Carácter es hacer lo correcto a pensar de las circunstancias difíciles o contrarias, aún cuando la resistencia es tan fuerte que nos impulse a renunciar al sueño que el reino tiene para nosotros. Jesús tenía que estar en el momento correcto haciendo la tarea que el Padre le había ordenado: ¡Ir a la cruz! Una y otra vez estaremos frente a nuestro desafío más grande para construir nuestro sueño, el carácter nos impulsará hacia el éxito o hacia el fracaso. El diablo le dijo a Jesús que no era necesario pasar por ese sacrificio, si tan solo postrado le adoraba le entregaría todos los reinos. Ese era el camino fácil, pero el carácter maduro de Jesús le permitió construir su sueño.

4- ¡El reino esta en nuestro interior! Esa energía que el Padre ha depositado en cada uno de nosotros quiere emerger para producir sobrenaturalmente, el carácter nos ayuda a que ese potencial salga con tal potencia que cualquier cosa puede suceder. El viento obedeció a Jesús, las olas del mar no fueron obstáculo para que caminara sobre ellas, la tumba no fue impedimento para ver salir a Lázaro venciendo la muerte, una y otra vez veremos esa misma potencia emergiendo de nuestro interior cuando somos capaces de lograr un carácter maduro.

APLICACIÓN
El poder del reino esta en nosotros, eso lo dejó muy claro el apóstol Pablo cuando habla de la potencia, el poder que actúa en nosotros (Efesios 3.20). La pregunta que esta en el cielo para nosotros es: ¿Cuándo creceremos en carácter para ver el reino manifestado en nosotros de manera poderosa? Este es un asunto personal, no corresponde a Dios estirarnos en nuestro carácter, eso lo tratamos nosotros, haciendo lo correcto, teniendo el valor de enfrentar las dificultades y los desafíos de cada día para entregar excelentes resultados en el reino de mi Padre.

DECLARACIÓN DE FE
Nada me vencerá para ver el reino emerger de mi interior, la potencia de Dios será manifestada de manera poderosa por medio de mis acciones. Glorificaré a mi Padre y haré visible sus virtudes a través de mi vida. Amén!

ORACIÓN
Dios eterno, te prometo pelear la buena batalla de fe, haré cumplir mi tarea a pesar de la resistencia, caminaré tomado de tu mano para ver la gloria de Dios de una manera clara y efectiva, tangible y visible, por la potencia que actúa en mí poderosamente. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 21: DON DE PROFECÍA OPERACIÓN
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe (Romanos 12.6).

“Conectados con la fuente para escuchar correctamente y hablar lo que Dios quiere decir”

PRINCIPIOS
1- PARA BENDICIÓN. Este es un don “delicado” porque puede ser de mucha bendición pero si no se tiene cuidado puede ser de mucha maldición. Su operación aunque es sencilla requiere de preparación y formación especial. Por eso en el Antiguo Testamento encontramos que había escuelas de profetas. La profecía viene en momentos donde estamos “conectados” con Dios. Es un momento donde el Espíritu Santo toma nuestra mente para usar nuestros sentidos como canales de transmisión para que escuchemos la voz de Dios.

2- Tenemos una palabra profética cuando la voz de Dios se hace evidente en nuestro interior. Es un impulso de fe, tenemos la certeza que lo que viene es la voz de Dios mismo. Esa voz que escuchamos la “sintonizamos” por el Espíritu Santo y es verificada a través de nuestra fe. Sentimos la paz interior que la voz viene de Él, la información que escuchamos sabemos que es divina y que no viene de nuestro intelecto, así que no nos cabe la menor duda que es Dios. ¡La experiencia del profeta Ezequiel la podemos vivir nosotros! La voz se deja escuchar en nuestro interior, sabemos que es Dios mismo hablándonos.

3- En la medida que crecemos en CARÁCTER, como ministros proféticos, ganaremos la confianza de Dios para fluir en el don de una manera poderosa. Dios nos entrega una palabra de acuerdo al carácter que hemos conquistado. La profundidad, lo extenso y la importancia de la profecía depende del carácter logrado. Dios NO nos va a dar una palabra para una persona en eminencia sino tenemos el carácter suficiente para soportar el peso de importancia de la misma. No podemos recibir lo que no podemos dar. Si la palabra profética trae un nivel de importancia que no podemos dar, Dios usará a la vasija adecuada.

4- PARADOS EN LOS FUNDAMENTOS. ¿Para qué?

  • El don de profecía revela el corazón de Dios a sus hijos de una manera personal o generalizada.
  • Nos revela cosas específicas en momentos claves.
  • Es el medio para consolar, animar, exhortar, edificar, hacernos crecer, llevarnos a niveles superiores en conocimiento, madurez, entrenamiento.
  • Nos anuncia eventos futuros de acuerdo a sus propósitos, comisiones de trabajo, o para apercibirnos de situaciones difíciles.
  • Direcciona, marca pautas, estrategias, de acuerdo a los propósitos de Dios.
  • Nos canaliza, abre caminos, muestra, empuja, anima.
  • Enriquece la información que tenemos en nuestro corazón.

5- NIVELES. Alcanzar niveles altos en la operación del don, es encontrar la confianza de Dios para recibir información de calidad, profundidad e importancia. Es recomendable no querer correr o pensar que tenemos la madurez necesaria para estar en el nivel que debemos estar.

  • Básico. Dios entrega información básica, sin mucha profundidad.
  • Medio. Dios entrega información más abundante y de mayor calidad.
  • Maduro. Este es el nivel donde la profecía es abundante y rica en información.

APLICACIÓN
Lograremos la confianza de Dios para hacer tareas de mayor importancia y envergadura cuando nosotros operamos en el don con responsabilidad dando los resultados que Dios espera. Nuestro desafío es crecer como personas en carácter, espiritualmente, en la intimidad con el Espíritu Santo y en el conocimiento de la Palabra de Dios. Cada día creceremos en la operación del don en la medida que estamos activos. La práctica nos dará madurez y crecimiento. Debemos perder el temor de fracasar y de cometer errores. Recordemos que Dios premia la humildad, cuando nos equivocamos en algo, corremos a Dios para pedirle que nos ayude a hacer las cosas de la mejor manera posible.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para operar en el don de profecía, estoy creciendo y madurando cada día, me esforzaré para aprender más de las Escrituras, voy entrenarme para agudizar mis sentidos espirituales y dar frutos de calidad en la operación del don. Amén!

ORACIÓN
Padre hermoso, gracias por esta hermosa palabra donde me he dado cuenta la importancia de este maravilloso don. Me he dado cuenta que mi boca es un instrumento poderoso en tus manos, por eso en humildad, me rindo a tu precioso Espíritu Santo para que puedas usar mis cuerdas bucales y hablar a este mundo. Ayúdame a ser fiel a tu llamado. Amen!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 20: EL DON DE PRESIDIR
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan (1 Tesalonisenses 5.12).

“El liderazgo debe ser ejercido con diligencia mostrando el carácter de Cristo”

PRINCIPIOS
1- Presidir (gr. Ho prohistamenos). Es el que está dotado con dones de administración, capacidades y habilidades que permiten, dirigir y supervisar diversas actividades de la Iglesia para el beneficio espiritual de todos. Alude a alguien que se pone al frente en alguna actividad o proyecto haciendo las veces de un líder que dirige a un grupo de personas a una meta definida. El liderazgo debe ser ejercido con diligencia mostrando el carácter de Cristo al tratar con las personas que le dependen. Tiene una gran responsabilidad de dar cuentas a Dios como buenos administradores.

2- Presidir significa también ser cabeza de una junta, congregación o tribunal. En 1 Corintios 12.28 al don se le llama administración, el cual es sinónimo de autoridad y gobierno por administrar un liderazgo con prestancia a favor de objetivos claros.Por tanto, el don de administración se imparte a ciertos miembros del cuerpo de Cristo con el propósito de presidir (dirigir) el cuerpo, ejercer autoridad sobre él, y gobernarlo. Aquellos que tienen a su cargo funciones administrativas, o posiblemente aun a los diáconos.

3- Los apóstoles solicitaron seleccionar algunas personas para el cargo de servicio como líderes para atender las necesidades del pueblo. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. (Hechos 6.3). ¡En sentido amplio, equivale a suplicar, consolar o instruir! Describe a aquellas personas cuyos dones innatos los califican para aplicar las verdades de Dios a situaciones particulares alentando a otros.

4- ¿Cómo opera el don de presidir? Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan (1 Tesalonicenses 5.12). Podemos presidir cuando estamos al frente de alguna comisión que Dios nos ha entregado.
* Presidir es tener autoridad sobre algo o algún proyecto, cuidar, ayudar, ocuparse en, practicar, dirigir, ser el primero en estar al frente de un grupo de personas. Podemos decir al presidir estamos liderando.
* Ser líder es una gran responsabilidad en el reino de Dios porque estamos representando al Rey de reyes. ¡Somos embajadores del reino de Dios en la tierra! En ese sentido cada decisión que tomemos, cada una de nuestras acciones tendrá un efecto directo en los asuntos del reino.
* El liderazgo tiene que ver con la administración de algo que recibimos. Cuando Dios nos entrega el don de presidir, nos entrega una encomienda, comisión, la autoridad y los recursos para lograr dar buenos resultados.
* Como administradores de una comisión debemos ser fieles, firmes y constantes en todo lo que desarrollamos.

5- Presidir es estar al frente, no solo hablamos de un proyecto, sino la gente que participa con nosotros. Esto conlleva una responsabilidad doble, dar buenos resultados del proyecto y ser ejemplo para las personas involucradas. Esto es lo que el apóstol Pablo habla a los corintios en los siguientes versículos. Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo (1 Corintios 4.3). Como una persona que preside, el apóstol está hablando de su vida irreprensible como quien es ejemplo para los que le rodean. Nadie podía juzgarle, no había fallas en su proceder, sus decisiones y acciones eran acertadas, su conducta digna de imitarse como un digno administrador de los asuntos del reino de Dios.

APLICACIÓN
Creo que todo esto se asocia con las palabras de Cristo: Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre (Mateo 13.43). Aquellos que en el don de presidir glorifican a Cristo, ellos también serán glorificados con el Señor. El don de presidir hará brillar a Dios, pero también el mismo don nos hará brillar con Cristo. Por esto debemos de actuar de una manera irreprensible, para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo (2 Tesalonicenses 1.12).

DECLARACIÓN DE FE
Hoy mismo recibo el poder impartido por el Espíritu Santo para ser activado en este don de liderazgo, me comprometo delante de mi Señor a estar al frente de sus proyectos como un buen administrador en esta tierra. Amén!

ORACIÓN
Amado Padre celestial, muchas gracias por darme la oportunidad de ver tu gloria manifestada de una manera gloriosa y poderosa, estoy listo para avanzar a un nivel de gloria mayor, donde pueda ser testimonio al mundo están al frente de grandes proyectos de tu reino. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!   

Leave a reply

Tema 07: RESPONSABILIDAD
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel (1 Corintios 4.1-2).

“Con la fe subimos la montaña, con el carácter nos sostenemos en la cima”

PRINCIPIOS
1- Debemos tomar en cuenta la actitud que tenemos cuando el Padre nos activa en sus dones. ¿Cómo respondemos a la comisión que nos es entregada? Nos apresuramos a obedecer o somos lentos para llevar a cabo los planes del Padre que pone en nuestras manos. La actitud es la forma como respondemos al llamado. La actitud nos lleva a la sumisión y a la entrega total al servicio del Padre. Nos sometemos a la voluntad absoluta de Dios para obedecer lo que Él quiere que hagamos. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará (Juan 12.26).

2- El sometimiento total a su voluntad depende de nuestro crecimiento y madurez espiritual. En el momento que caminamos de la mano del Padre, podremos obedecer ciegamente sus órdenes para cumplir los diseños celestiales para esta tierra.
¿Hasta dónde deseamos ser parte de una generación que escribirá los mejores capítulos de la historia moderna de la Iglesia?
¿Estamos dispuestos a pagar el precio necesario para operar en los dones del Padre?
¿Hay un anhelo real en nuestro corazón por ser parte de los planes del Padre en la tierra?

Al tomar la actitud correcta, el Padre activará los dones en nosotros e iniciaremos una nueva etapa donde la gloria de Dios será visible en nosotros.

3- ¿Qué enseñanza está dejando en tu corazón este capítulo de los dones del Padre? ¿Podemos como hijos de Dios ser de bendición a otros a través de estos dones? En la medida que crecemos espiritualmente, Dios nos estará entrenando y capacitando para ser de bendición a su pueblo. Debemos conocer y anhelar todos los dones del Padre, a fin de servir con mayor eficiencia a sus propósitos. ¡Qué desafío tan grande es servir a Dios con integridad!

4- Tenemos ejemplos terribles de personas que teniendo grandes dones para servir a los demás los desperdiciaron atrayendo hacia sí destrucción.
Un Balam vendiendo la gracia recibida al mejor postor convirtiéndose en un mercenario de los dones que había recibido del Padre. Un Sansón cediendo a la seducción sin importarle el cuidar y aplicar los dones de una manera correcta. La lista se hace grande y ahora sigue creciendo personas que no han sabido apreciar la oportunidad de servir a Dios con integridad.

Que nuestra vida sea consagrada a los propósitos de Dios en esta tierra. Que Dios nos tenga por dignos del reino para operar los dones y el reino de nuestro Padre se siga extendiendo en la tierra. Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2Tesalonisenses 1.5). ¡Aprendamos de la Biblia!

Dios es soberano e imparte los dones que quiere – 1Corintios 12.11
Los dones son impartidos en el kairos y la sazón – Hechos 1.7
Se requiere carácter para recibir los dones – Hechos 16.10
Los dones requieren de disciplina y responsabilidad – 1Corintios 9.17
La actitud es vital para recibir los dones del Padre – Hechos 21.13-14

APLICACIÓN
En cada etapa de nuestra vida estamos expuestos a hacer las cosas con dedicación, responsabilidad, disciplina, eso nos convierte en personas dignas del reino. El Padre nos asigna tareas conforme a nuestras posibilidades y habilidades que desarrollamos cada día. Es muy importante que tengamos confianza en que Dios estará con nosotros en cada momento y nos llevará a grandes niveles de gloria en el momento que ganamos credibilidad con él.

DECLARACIÓN DE FE
Su gracia es manifiesta en mi vida, tengo confianza plena que él me lleva de gloria en gloria y de victoria en victoria, no cederé terreno al enemigo, voy a caminar tomado de la mano de mi Dios para dejar fruto en abundancia en su reino. Amen!!

ORACIÓN
Precioso Señor y Dios, estoy listo para ir a mi siguiente nivel en el servicio de tu reino, estoy seguro que ganaré tu confianza para que me asignes grandes tareas en esta tierra. Por favor ayúdame con la impartición de tu sabiduría, quiero avanzar con inteligencia y bajo el poder de tu Espíritu Santo. Muchas gracias por tu amor incondicional. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 06: CARÁCTER PARA OPERAR
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel (1 Corintios 4.1-2).

“Con la fe subimos la montaña, con el carácter nos sostenemos en la cima”

PRINCIPIOS
1- Podemos ver en muchas escrituras que Dios exige ciertas características o cualidades en aquellos que van a resplandecer en su reino. Creo que la primera en la lista es la humildad. Hemos visto muchas veces que personas muy dotadas de talentos naturales impresionantes tienden al orgullo por esas habilidades. Cuando Dios activa un don está esperando que seamos lo suficientemente humildes para darle la gloria de todo lo que hagamos.

Lucifer que ahora es Satanás, nuestro adversario, cayó de la gracia de Dios debido al orgullo por las habilidades que tenía. Dios escoge a los que no se hacen grandes en su propio parecer para que cumplan con los propósitos del Padre y le den la gloria solo a Él.

2- Moisés fue uno de los grandes hombres de Dios y por supuesto, más usado en la historia bíblica, a quién la Biblia lo identifica como el hombre más manso de la tierra. El Padre considera el carácter de la persona para otorgar los dones. El carácter es lo que somos como personas, es el temperamento educado. Dios dará los dones que concuerden o puedan encajar más fácilmente tanto en el carácter como en el temperamento. Es muy importante convertirnos en personas confiables para Dios conquistando un mejor carácter cada día. Los dones que nos serán impartidos seguramente se ajustarán a nuestro crecimiento y madurez.

3- Debemos entender que Dios espera en nosotros disciplina y responsabilidad. Por supuesto que Dios nos ungirá de acuerdo a los resultados que tenemos en lo que nos es comisionado. Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada (1 Corintios 9.16-17). El apóstol Pablo decidió ser responsable en la comisión de la predicación del evangelio, de hecho, la actitud de Pablo era la correcta sabiendo que de cualquier manera tenía que obedecer.

4- La responsabilidad determina los motivos del corazón para operar en los dones del Padre. No basta con el anhelo intenso de operar los dones, sino que los motivos deben ser puros. Simón el mago deseaba tener los dones que eran manifestados en los apóstoles, pero sus motivos no eran los correctos. Cualquier persona que busca los dones con un motivo diferente al bendecir a otros y tener amor hacia las personas que no conocen a Dios, serán culpables del mismo pecado de Simón.

Esta responsabilidad nos llevará además a una consagración constante. La pureza de corazón y la santidad son escalones para ganar la confianza de Dios. Recuerda que cuando somos fieles en lo poco, Dios nos pondrá en lo mucho.

APLICACIÓN
Alguien dijo que con la fe escalamos grandes montañas, pero con carácter nos sostenemos en la cima. Operar en los dones espirituales nos exige que seamos disciplinados, crecer a la estatura del varón perfecto, que es Cristo, nuestro Señor. Crecer no es una opción, es una gran responsabilidad, avanzar es el fruto de nuestro desarrollo de carácter.

DECLARACIÓN DE FE
He sido diseñado para escalar grandes montañas, creceré cada día en carácter, avanzaré con poder sin escatimar esfuerzos para sostenerme en la cima. No hay resistencia que me pueda detener, estoy lleno del poder de Dios y listo para destruir todo poder del infierno en mi contra. Amen!!

ORACIÓN
Maravilloso Espíritu Santo, muchísimas gracias por ser mi maestro, mi amigo, compañero de milicia, anhelo caminar tomado de tu mano y avanzar con poder a otro nivel de gloria donde de fruto en abundancia al operar en los dones del Padre. Gracias por darme la oportunidad de manifestar el poder de Dios en mi vida. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply