Estudiosjulio 02, 2020

DIOS ORDENA MIS PASOS

Si estás atravesando un revés o una decepción, recuerda que los propósitos de Dios para ti son buenos, agradables y perfectos (Romanos 12:2). Nada sucede sin el permiso de Dios, Él tiene el control y dispone todas las cosas para el bien (Romanos 8:28). La preocupación es un tema complejo en el corazón del ser humano, nunca dejamos de tener cierta ansiedad por el futuro, hasta que aprendemos el valor del descanso en nuestro Padre celestial.

Jesús habló de eso y nos recomienda que no nos preocupemos por las cosas básicas de la vida, si buscamos el reino de Dios y su justicia, todas nuestras necesidades primordiales serán milagrosamente suplidas.

Creer es un arte, hay que aprender a caminar confiados en nuestro Señor. Tirarte al vacío creyendo que todo saldrá bien no es nada sencillo, experimentar la caída es toda una vivencia donde sientes adrenalina y emociones encontradas. Cuando tus pies tocan tierra te das cuenta que todo salió bien! Atreverse es un asunto personal, correr riesgos con sabiduría te mantiene conectado con la fe, dependiente de la gracia de nuestro Dios!

¡Te comparto algunos secretos muy importantes!

Proverbios 16:8-17
Dios ordena tus pasos a través de los planes humanos
Está bien planificar, ser prudentes y visualizar un glorioso futuro, sin embargo, necesitamos hacerlo con la humildad necesaria, reconociendo que nuestros planes solo tendrán éxito «si el Señor quiere» (Santiago 4:13-15). El escritor de Proverbios afirma: «Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos» (Proverbios 16:9, NTV).
A veces alineamos nuestros planes con los propósitos de Dios. En otras ocasiones Dios los anula o simplemente los cambia porque sabe que es lo mejor para nosotros. Debemos tener en cuenta siempre que estamos propensos a equivocarnos y que, por su bondad, es el Señor quien determina nuestros pasos en última instancia.

Dios a menudo lleva a cabo sus propósitos a través de un buen liderazgo. Los buenos líderes motivan a otros (v.10); no basan sus decisiones simplemente en lo que es popular, el buen liderazgo tiene un fundamento moral». Cultivan un ambiente de transparencia: «El rey se complace en los labios honestos; aprecia a quien habla con la verdad» (v.13). «El rostro radiante del rey es signo de vida; su favor es como lluvia en primavera» (v.15).

Deberías siempre dar gracias a Dios, porque aunque hago planes en mi corazón; en última instancia, eres él quien determina mis pasos.

Hechos 22:22-23:11
Dios ordena tus pasos a pesar de la oposición humana
¿Estás preocupado por tu futuro? ¿Estás enfrentando dificultades y oposición o pasando por tiempos de crisis? ¿Los planes están en tu contra?
Hay una serie de planes contrapuestos en esta historia que se relacionan con los propósitos de Dios de una manera plena.
Observa estos “incidentes” y te darás cuenta que hay “algo” en lo invisible que tiene control de todo.

  • La multitud
    La multitud planea borrar a Pablo de la tierra (22:22). Aunque esto le genera dificultades a Pablo, fracasan finalmente porque sus planes están en contra del propósito de Dios. ¿Parece algo terrible? ¡Ciertamente! He aprendido que la mayoría de las veces las tormentas de la vida nos empuja a nuestro destino profético.
  • El comandante
    El «comandante» era un hombre con poder militar, planeaba hacer azotar a Pablo (v.24). Pablo es llevado a la sala de tortura, pero el plan fracasó porque era ilegal azotar a un ciudadano romano antes de ser condenado y el comandante no se había dado cuenta de que Pablo era un ciudadano romano. ¡Wow! La mesa estaba puesta, el gozo del diablo iba estar completo con la paliza que le darían al hombre de Dios, pero se quedó con las ganas de hacerlo.
  • El Consejo
    Las autoridades religiosas —el Sanedrín— planean matar a Pablo (23:12). Pablo es llevado a juicio y puesto en el banquillo (22:30) donde señala su inocencia: «Ananías ordenó a los que estaban cerca de Pablo que lo golpearan en la boca» (23:2). La respuesta de Pablo es: «¡Hipócrita, a usted también lo va a golpear Dios!» (v.3).
    Después, Pablo logra dividir a la asamblea (vv.7-8), la cual se componía de fariseos (quienes creían en la resurrección de los muertos) y saduceos (quienes no creían en ella). Pablo decide «aprovechar la oposición» (v.6, MSG); en efecto, afirma: «Yo soy fariseo de pura cepa. Me están juzgando porque he puesto mi esperanza en la resurrección de los muertos» (v.6).
    Siempre viviremos “vientos contrarios”, “tormentas innecesarias”, pero recordemos que dentro de aquello que está lleno de veneno en nuestra contra resultará para provecho.
  • Las crisis
    En medio de todo esto, Pablo busca alinear sus planes con los planes de Dios. Fue guiado por Dios y en el Espíritu resolvió ir a Jerusalén y luego a Roma (19:21). Sin embargo, a pesar de esto encontró una crisis tras otra.
    Pablo tuvo que haberse preguntado si había pasado por alto los propósitos de Dios. Pero en medio de esta «crisis», el Señor se le apareció y lo alentó: «¡Ánimo! Así como has dado testimonio de mí en Jerusalén, es necesario que lo des también en Roma» (23:11).

Dios ordenará estratégicamente tus pasos al igual que lo hizo con Pablo. La soberanía de Dios significa que no tenemos que preocuparnos por el resultado final, Él tiene el control completo aunque no siempre sea fácil verlo en el momento.

El propósito de Dios es que tú, al igual que Pablo, testifiques; donde quiera que vayas, testifica; cuando sea apropiado, da tu testimonio. Tu vida es un testimonio incluso cuando no estás hablando. No esperes hasta que todo vaya bien; en realidad, a veces tu testimonio es más poderoso en tiempos difíciles.

Debemos pedir a Dios el mismo coraje que le dio al apóstol Pablo para que dar testimonio acerca del nuestro Señor dondequiera que vayamos.

¿Crisis? ¿Oposición? ¿Injusticia? Recuerda que Dios aprovechará cualquier cosa para alinearte a tus destino en esta tierra!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply