Tema 04: ¡ERES UN REY!
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra (Apocalipsis 5.10).

“Como Jesús es Rey, nosotros hemos sido constituidos reyes”

PRINCIPIOS
1- Cuando Jesús estuvo ante Poncio Pilato horas antes de su crucifixión, el gobernador romano estaba sorprendido de su silencio en vista de las acusaciones que habían levantado en su contra. En un momento, preguntó: Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene (Juan 19.10-11).

2- Como gobernador romano en Judea, Pilato representaba todo el poder y la autoridad del emperador mismo. Toda la fuerza del imperio más poderoso de la historia respaldaba las palabras de Poncio Pilato, pero aun así Jesús dijo que todo el poder había venido desde arriba, queriendo significar que provenía de su Padre. iEsta sí que era una conversación de reino a Reinol. Jesús estaba diciendo que su Reino era mayor que el Imperio Romano, porque era de su Reino de donde Roma recibía su poder.

3- Pilato pregunta a Jesús:¿Eres tú el Rey de los judíos? Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí? Jesús sin rodeos le abre el panorama: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Pilato estaba totalmente confundido con las palabras de Jesús, por eso le vuelve a preguntar: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido… (Juan 18.33-37). ¿Quedaría duda al respecto? Jesús establece con determinación: ¡Yo soy Rey!

4- Como creyentes, vivimos en la Tierra, pero nuestra ciudadanía está en el Reino de los cielos, y todos los recursos, la autoridad y el poder de ese Reino están disponibles para nosotros si buscamos vivir como embajadores fieles y responsables de nuestro Rey. Cuando alguien nos pregunta: “¿De dónde eres?”, deberíamos considerar cuidadosamente nuestra respuesta.
¡Cuánto más aprendamos a pensar como ciudadanos del reino, más actuaremos como tales! Es importante que aprendamos a vivir alineados al reino, para que otros puedan ver la diferencia entre los reinos de este mundo y el reino de Dios.

APLICACIÓN
Creo que todo aquel que ha probado el reino de alguna manera debería estar emocionado de vivir apasionadamente al punto de no “encajar” en los sistemas de este mundo. Estamos frustrados porque no estamos cumpliendo nuestro propósito a plenitud. No funcionamos adecuadamente porque no estamos viviendo en el medio en el que fuimos creados para vivir. La clave para una vida plena y de realización está en descubrir cómo recuperar nuestro lugar de dominio o retornar nuestra posición de liderazgo en el dominio terrenal que Dios planeó originalmente. Para lograrlo, debemos entender los contrastes entre los sistemas que envuelven nuestras vidas, así como también saber cómo debemos integrarnos correctamente en estos mundos tan diferentes.

Cuando elegimos el reino de Dios como la atmósfera donde nos desarrollamos, seguramente el choque con los sistemas de este mundo será de todos los días. Para esto Jesús nos dijo: Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo (Juan 16.33). Como Jesús es Rey, nosotros cómo hijos de Dios hemos sido constituidos una raza de reyes (Apocalipsis 5.10).

DECLARACIÓN DE FE
Recibo en este día la unción y la esencia de rey. A partir de hoy cambiaré mi mentalidad “normal” para convertirla en una mente de rey, serviré a mi Señor con una nueva entrega y dedicación para dar frutos en sobreabundancia. Amén!

ORACIÓN
Hermoso Jesús, muchísimas gracias por darme la oportunidad de entender estos principios tan poderosos con respecto al reino de Dios. Tu me has hecho rey y debo comportarme como tal. Por favor, Espíritu Santo, ayúdame a renovar mi mente para pensar y actuar como rey. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply