Tema 07: VISIÓN BENDECIDA
Capítulo 01: VISIÓN COMPLETA
Serie: 2020 AÑO DE LA PLENITUD

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra (Génesis 1.28).

PRINCIPIOS
1- La primera vez que leemos “bendición” en la Biblia es en Génesis 1.28, Dios mismo bendice a Adán y Eva con cinco virtudes, dar frutos, multiplicarse, llenar, sojuzgar y señorear, en la tierra. El escritor Myles Munroe dice que cuando la Biblia dice: “Y los bendijo Dios”, estaba otorgando el permiso para que esas cinco virtudes se cumplieran en la vida de nuestros primeros padres.

En la bendición sacerdotal (Números 6.22–27), Dios ordena a Aarón que bendijera al pueblo iniciando con esta frase: Jehová te bendiga, enseguida describe el escenario de la bendición, y termina la orden diciendo: Y yo los bendeciré. En esta frase vemos con claridad que la fuente de la bendición es nuestro Creador, dando por sentado que todo lo que viene de parte de él será para nuestro propio bien.
Cuando la visión es bendecida por el Creador, quiere decir que nos acompañará en todo el camino para asegurar que sus diseños se cumplirán plenamente. Esto por esto que Jesús dijo: …y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo (Mateo 28.20).

2- También, sabemos hay un potencial en cada uno de nosotros que tenemos que promover que emerja y seamos altamente productivos. Este es un poderoso recurso, hay “algo” en nosotros que aún no hemos provocado que salga de nuestro interior para producir poderosamente. ¡Se llama potencial! Es la energía que no hemos sacado de nuestro interior. Cuando Dios bendice nuestra visión, él nos ayudará a que el potencial emerja de nuestro interior para que esa energía produzca y la visión se construya.

Definimos potencial cómo aquello que esta en nosotros pero aún no le hemos permitido emerger (salir). Hemos sido diseñados por Dios para recibir y dar, nuestro diseño tiene un propósito en este mundo, el potencial que esta en nosotros se encuentra determinado por ese propósito por el cual estamos aquí (propósito).
Lo importante es reconocer que tenemos el potencial para cumplir con ese propósito al que fuimos creados, cuando no ponemos atención en esto, permitimos que ese potencial muera y nuestro destino sea abortado. ¡Entonces la visión se estanca o muere! Es nuestra responsabilidad impulsar ese potencial para que la visión se cumpla fielmente.

3- Es nuestro desafío promover que el potencial que esta en nosotros fluya y produzca de acuerdo al diseño con el cual fuimos creados. Cuando caminamos “viendo” el diseño siempre tendremos grandes oportunidades para aterrizar la visión adecuadamente. Sino usamos ese potencial se muere, al no promover que emerja de nosotros nos hace ineficaces para concretar la visión que el Padre ha depositado en nuestro espíritu.

El principio de recibir y liberar determina si permitimos que nuestro potencial sea abortado o produzca para cumplir nuestro llamado. Dios es intencional, toda su creación tiene un propósito, en esta vida todo se complementa, los árboles reciben la sabia de la tierra y liberan el oxígeno para nosotros. Las vacas reciben la hierba del campo y liberan la leche que alimentan nuestros niños. Cuando nosotros no liberamos el potencial, este mismo se auto destruye, somos responsables de usar todo el bien que el Padre nos ha dado para ser liberado sobre lo que nos rodea.

4- Toda la creación, desde la perspectiva que la veas, tiene la capacidad de liberar el potencial que le ha sido otorgado para lograr cumplir con el propósito eterno. Así inicia la historia de Adán y Eva: Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra (Génesis 1.28). La visión de Dios estaba clara, el dominio de toda la tierra bajo sus manos, Dios le dice: ¡Adán, da los frutos del potencial que hay en ti!

Las habilidades y capacidades de Adán fueron liberadas poderosamente: Puso nombre a todos los árboles, plantas, dió nombre a sus frutos, llamó a cada animal por su nombre, hizo lo mismo con las aves, su potencial fue liberado para dar orden a la creación. Si estamos dispuestos a liberar ese potencial que esta en nosotros, podremos ser más eficaces en todo lo que hacemos y recoger grandes logros en el camino de nuestra ruta de la fe.

APLICACIÓN
Tenemos La habilidad y capacidad de lograr las demandas de la visión que el Padre ha depositado en nuestro ser, es para lo cual fuimos creados. Liberar este potencial no depende de Dios sino de nosotros. Alguien dijo que la muerte de una semilla es el funeral de un bosque. Cada uno de nosotros es una semilla en este mundo, estamos diseñados para dar un fruto especial, Dios le dijo a Abraham. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición (Génesis 12.2). ¿Qué hubiera pasado si esa semilla llamada Abraham hubiera muerto sin dar fruto?

DECLARACIÓN DE FE
Por el poder que ha sido delegado en cada uno de nosotros, confieso que el Señor Dios todopoderoso esta sobre mi para liberar el poder que ha sido depositado en este recipiente, ahora mismo decido permitir que todo el potencial que hay en mi emerja y produzca poderosamente, veré la gracias de Dios manifestada en mi vida. Amen!!

ORACIÓN
Dios y Padre maravilloso y bueno, estoy comprometido para permitir que todo el potencial que hay en míi me exige que yo muera a mí mismo para que la vida de Cristo sea manifestada en todo su poder y gloria. Decido liberar todo mi potencial para cumplir la visión que el Padre me ha entregado, maravilloso Espíritu Santo, ayúdame a cumplir mi propósito eterno en esta tierra. Prometo esforzarme para dar lo mejor de mí. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply