QUE NO SE APAGUE EL FUEGO

Tema 19: QUE NO SE APAGUE EL FUEGO
Capítulo 6: SALUD INTEGRAL
Serie: SABIDURÍA PARA VIVIR

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos (2 Timoteo 1.6).

PRINCIPIOS
1- El Espíritu Santo, es el regalo más glorioso que el Padre pone en nuestro interior como decidimos entregar nuestras vidas en las manos de Jesús. Es ese fuego que nos quema por dentro, nos purifica y permite que permanezcamos unidos al Padre cada día. Cuando dejamos de tener ese contacto con nuestro Dios ese fuego interior se convierte solamente en cenizas, como un leño humeante, el fuego se extingue y solo queda el olor a lo que un día fue un fuego ardiente.
El gran secreto en la vida cristiana es mantener el fuego encendido. Esto viene por medio de la llenura del Espíritu en nosotros cuando tenemos una relación íntima con nuestro amado Salvador. Es una gran responsabilidad de mantener esa llama encendida cuando cuidamos que el templo de Dios sea irreprensible. ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es (1 Corintios 3:16–17).

2- Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos (2 Timoteo 1:6). Con esto, es como si el apóstol Pablo dijera: “¡Oye, Timoteo, ¡tu responsabilidad es la de avivar el fuego!”. Para eso, lo primero que tienes que hacer, no es ponerle más fuego, sino sacar las cenizas y luego ir a buscar esos leños que te hagan vivir lleno del poder de lo alto y dar frutos en abundancia.
Pablo le decía a Timoteo que avivara el fuego. Avivar denota mantener encendida una llama a plenitud y en griego es la palabra anazopureo (de ana, que significa «arriba» o «de nuevo», zoos que quiere decir «vivo» y pur que es expresión para «fuego»). Es decir, debemos mantener «allá arriba» el fuego. Esto nos muestra cómo podemos quedar extinguidos por nuestro propio descuido.

3- La pregunta es: ¿Cómo está ese fuego en tu vida? ¿Sabes que la frialdad espiritual puede provocar una caída irreversible en tu vida? ¡Desde luego que deberíamos de hacer algo al respecto! Cuando uno tiene hambre de Dios, no hay obstáculos, sino posibilidades. A veces corremos por la vida llevados por los vientos de las circunstancias, en vez de cuidar el don de Dios, de avivarlo, de ponerle leña. Nos pasamos la vida buscando cosas supremas en circunstancias y situaciones terrenales, pero el andar por el Espíritu nos dará no solo una vida abundante, sino también tener más cosas que nos sirvan para nuestro diario vivir.

4- En Gálatas 5:16–23 tenemos una disertación muy poderosa para mantener la llama encendida. Tomemos en cuenta estas frases:

  • Andad en el Espíritu. Esto habla de tener una relación íntima con Dios de manera permanente.
  • No satisfagáis los deseos de la carne. Los deseos de la carne son las cosas que uno vive en lo terrenal.
  • El deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne.
  • Y manifiestas son las obras de la carne. Es claro que las obras de la carne son visibles y tangibles.
  • Acerca de las cuales os amonesto. Al señalar las obras de la carne, el apóstol Pablo nos alienta, nos exhorta, a un esfuerzo más digno.
  • Como ya os lo he dicho antes. Pablo repite una vez más lo mismo, dando por sentado la importancia de mantener la llama encendida.
  • Mas el fruto del Espíritu. La llama producirá acciones claras y precisas que honran a Dios en la forma de vivir.

5- Algunos pasan por Gálatas 5 leyendo acerca del fruto del Espíritu y pensando que va a venir Dios y los va a atiborrar con este fruto. Otros pasan sabiendo que no es así y que es una utopía, que jamás llegarán a tener amor, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.
Sin embargo, sabemos que esto es posible, pero que hay que elegir sacar las cenizas y avivar el fuego. Tal vez fuera un fuego poderoso ayer, sí, pero hoy son cenizas y esas cenizas van a matar el fuego, el don que Dios puso en tu vida. ¡Avivar el fuego es la respuesta!

APLICACIÓN
Elegir encender esa llama es lo mejor que podemos hacer. Tomar el desafío de ir a otro nivel de gloria no producirá una vida poderosa que impactará a muchas personas a tu alrededor. La invitación viene directamente del cielo. Busca con pasión la presencia del Espíritu Santo en tu vida, se lleno, mueve tu vida a tener un contacto poderoso con tu Creador. ¡Él te sorprenderá!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, este mensaje me ha desafiado profundamente, se que ha venido del cielo para empujarme a buscar ir a otro nivel de gloria. Estoy listo para obedecer tus instrucciones y ocuparme con temor y temblor de tu presencia, buscaré la santidad en todo momento y que cada día camine tomado de tu mano para dar testimonio de tu incondicional amor. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply