LIBRE DE LA VERGÜENZA

Tema 03: LIBRE DE LA VERGÜENZA
Capítulo 6: SALUD INTEGRAL
Serie: SABIDURÍA PARA VIVIR

Cada día mi vergüenza está delante de mí, y la confusión de mi rostro me cubre (Salmos 44.15). He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre (Salmos 51.5).

PRINCIPIOS
1- En el libro de Génesis cuando Dios creó al hombre y a la mujer (Génesis 2.25). En el jardín del Edén, Adán y Eva estaban desnudos y no se avergonzaban, no sólo está hablando de su estado físico sino a que eran totalmente honestos y abiertos el uno con el otro sin esconderse detrás de ninguna máscara. Eran completamente libres para ser ellos mismos porque no tenían vergüenza.
Su naturaleza era la transparencia, caminar sin dañar y sin ser dañado, sonreír en todo tiempo y vivir para cumplir su destino en la tierra de acuerdo a los diseños de Dios para sus vidas. En Génesis vemos que Dios quiere bendecirnos (Génesis 12.3). De acuerdo a Deuteronomio nosotros podemos caminar por la vida bendecidos o maldecidos (Deuteronomio 30. 19).

2- Desde la creación, la tarea principal del enemigo es engañarnos para que no tengamos la identidad y el destino que Dios nos ha dado. Adán y Eva creyeron en estas mentiras y pecaron, el pecado más grande del ser humano fue dejar lo que Dios como padre les había dado: Su imagen, y enseguida tomaron un plan nada seguro para ellos. La mala decisión de la primer pareja en la tierra distorsionó su imagen (Génesis 3.9-11).
El enemigo continua trabajando arduamente para que cada persona no tome la imagen que el Padre celestial nos ha dado, es por esto que cuando los hijos han sido heridos y lastimados por los padres, al comunicar el mensaje equivocado acerca de su identidad y destino, se vive apegado a la tristeza y el dolor de la herida.

3- Cuando esta experiencia viene a la superficie, la persona está en contacto con el dolor emocional, y como resultado oímos respuestas como: “yo ya he tratado con esto”, “ya perdoné a mi papá hace muchos años”, “eso ya no me duele”. Y los que han conocido a Cristo como su Salvador dicen: Esto lo he puesto bajo la Sangre de Cristo. Soy una nueva criatura (2 Corintios 5.17), pero este dolor no se ha entregado al Señor, sino está cubierto y enterrado profundamente en el corazón. ¡Esta es la sanidad superficial de que habla el profeta! (Isaías 1.6)
El mensaje de Satanás establece en nosotros imágenes falsas de nosotros, de Dios y de otros, esto traerá estancamiento en nuestra vida y como consecuencia viviremos percibiendo o interpretando nuestras experiencias conforme a las imágenes falsas establecidas en nuestros corazones, no conforme a la Palabra de Dios. El mensaje de Dios en cuanto a nuestra identidad y destino va a ser recuperado cuando perdonemos a nuestros padres, tutores y otras personas por enseñarnos el mensaje falso de Satanás.

4- Existe una vergüenza que es normal y saludable. Si pierdo o rompo algo que le pertenece a otra persona, me siento avergonzado de mi error. Esto es una señal para que no sea negligente ni descuidado. La vergüenza que es saludable nos recuerda que somos humanos con debilidades y limitaciones. Pero también existe una vergüenza nociva o tóxica, que puede afectar drástica mente la calidad de vida. Esta puede ser definida como un sentido de falta de dignidad, invalidez de ser, ser inaceptable e ilegítimo(a).
La vergüenza es una herida muy profunda del ser, es el resultado de la maldición de la identidad. Cada día mi vergüenza está delante de mí, y la confusión de mi rostro me cubre (Salmos 44.15). La vergüenza es un sentido malo o de equivocación de ser (identidad correcta). Un ejemplo claro lo vemos en el síndrome de Moisés: Soy tartamudo; En el síndrome de Gedeón: Soy de la familia más pobre.
La vergüenza es un sentimiento profundo de contaminación, suciedad, impureza, y de ser únicamente tachado y defectuoso. Le causa sentirse diferente, inepto (no idóneo), aislado y separado de otros. Hasta el gran rey David pudo sentir ese espíritu de vergüenza: He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre (Salmos 51.5).

5- ¿Cómo se manifiesta la vergüenza? En primer lugar, cuando la persona se siente inútil o que no vale nada. Se enoja cuando cuando las cosas se salen de control; Hay temor, emociones alteradas; Depresión, angustia, desorden en todas las áreas; Tiene una necesidad grande de sentirse aceptado por los que le rodean.
En segundo lugar, cuando la persona es independiente, se aísla, evita tener relaciones; Puede dar, pero le cuesta recibir; Imposible ser parte de un grupo sin ser la cabeza o el líder; Cuando recibe algo, siente que debe recompensar por lo recibido.
En tercer lugar, la vergüenza empuja a la persona a sentirse acongojado por las debilidades que siente que afloran, parece que todos le observan y juzgan, prefiere estar solo que sentirse vigilado, pensando que alguien le puede llamar la atención.

CONCLUSIÓN
Vencer la vergüenza no es nada difícil cuando dispones tu corazón para hacerlo. Aunque lo podemos ver como un proceso, cambio de mentalidad y de visión, la vergüenza se confronta de una manera determinante. Analiza las siguientes escrituras y que se hagan firmes en tu espíritu, esto destruirá la vergüenza y traerá libertad total a tu vida:
* Soy hijo de Dios (Juan 1.12)
* Soy amigo de Cristo (Juan 15.5)
* He sido justificado (Romanos 5.1)
* Estoy unido con el Señor y soy un espíritu con Él (1Corintios 6.17)
* He sido comprado por precio, pertenezco a Dios (1Corintios 6.19-20)
* Soy miembro del cuerpo de Cristo (1Corintios 12.27)
* He sido santificado, soy santo en Cristo (Efesios 1.1)
* He sido adoptado como hijo de Dios (Efesios 1.5)
* Tengo acceso directo a Dios por medio del Espíritu Santo (Efesios 2.18)
* He sido redimido y perdonado de todos mis pecados (Colosenses 1.14)
* Estoy completo en Cristo (Colosenses 2.10)

ORACIÓN
Precioso Padre celestial, muchas gracias por tu amor incondicional, hoy decido ser libre de la vergüenza y aparto mi vida solo para ti, seré productivo en tu reino, daré testimonio de tu amor, y caminaré firme hacia mi destino profético porque tú estás conmigo. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply