LIBERANDO EL RECHAZO

Tema 05: LIBERANDO EL RECHAZO
Capítulo 6: SALUD INTEGRAL
Serie: SABIDURÍA PARA VIVIR

Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá (Salmos 27.10).

PRINCIPIOS
1- Todo ser humano necesita de estos tres elementos básicos para satisfacer sus necesidades internas. Los padres son los primeros responsables de inyectar estos tres satisfactores en sus hijos, incluso, desde el momento de la concepción. El rechazo es una terrible puerta a la amargura. El siguiente paso es el aislamiento y la anarquía (auto-dependencia). La rebeldía es un grito interno y silencioso, pidiendo a sus padres calidad de vida.
Una de las heridas más comunes que vemos en las personas es el rechazo. Esto proviene de:
* La falta de amor
* Aceptación
* Aprobación

2- Podemos considerar el rechazo como un abuso emocional debido a los tres satisfactores principales del ser humano (amor, aceptación y aprobación). El maltrato viene desde los tres ángulos:
* La falta de amor y de sus múltiples manifestaciones.
* La falta de aceptación como persona
* La no aprobación de sus roles

El rechazo es la ausencia de amor y/o aceptación. Esto da como resultado el sentirse que no tiene valor para los demás y una baja autoestima e inferioridad. Regularmente una persona rechazada practica el rechazo con otras personas. En Psicología se define el rechazo como la serie de trastornos emocionales y/o mentales que se van manifestando a lo largo de la vida como consecuencia de no haber tenido o experimentado el amor necesario, desencadenando una conducta neurótica.

3- Ya que el rechazo desencadena diferentes trastornos emocionales, se abren puertas para que la amargura tome un lugar de preeminencia en la vida de las personas. Una lucha interminable por obtener aceptación es un claro síntoma de rechazo. Algunas personas hacen una infinidad de intentos por sentirse aceptados, se unen a grupos étnicos (pandillas, bandas, sectas), toman hábitos de otras personas, se enfrascan en una lucha por parecer lo que no son a fin de caer bien a otros y sentirse aceptados.
La Biblia dice que Jesús: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron (Juan 1.11). El Señor mismo vivió la experiencia del rechazo cuando los suyos (pueblo hebreo) no lo recibió. Una segunda referencia la tenemos con su propia familia. Ni siquiera sus hermanos, los hijos de José y María, que habían vivido con él durante muchos años creyeron en él. De hecho, en su propio pueblo, donde él se había criado no fueron sensibles a su destino divino (Mateo 13.57-58).

¿De dónde procede el rechazo?
* Se forma desde el momento de la concepción. Muchos nacimientos provienen de niños no deseados, por causa de la concupiscencia o no planificar su concepción.
* La educación es una fuente constante de rechazo por medio de los gritos y ofensas.
* Las actitudes son una puerta enorme para que las personas se sientan rechazadas. Estar mucho tiempo aislado, egoísmo, abuso físico, sexual, emocional, así como las divisiones y críticas, provocan un espíritu de rechazo.
* Durante la niñez. Es el momento más crítico y vulnerable para sentirse rechazado. El abandono o intento de aborto son heridas tan profundas que marcan el corazón con ataduras de rechazo.
* Durante el desarrollo de la vida. Las heridas causadas en el matrimonio, la baja autoestima, la inferioridad, la derrota en el plano laboral, los fracasos, las relaciones difíciles y abusos verbales abren puertas al rechazo.

4- El rechazo está acompañado de una baja autoestima, el sentimiento de inferioridad trae una desmotivación constante aunque se pueda tener todas las más grandes bendiciones que podamos esperar. Sentirnos menos de lo que somos no está en los propósitos divinos, Dios nos formó desde el vientre de nuestra madre con un destino maravilloso. Nuestra historia está escrita en el cielo como un gran “best seller” en la tierra. Sin embargo la baja autoestima crea una ceguera constante para no ver todo lo bello que nos rodea.

La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Entendemos qué ni el rechazo, ni la baja autoestima es un paquete que nace con nosotros, la realidad es que se forma en el desarrollo de nuestra historia. Aunque hay una etapa donde como seres humanos somos formados por otras personas, la mayor parte de la vida somos arquitectos de nuestro destino. Nosotros decidimos si permitimos que lo que se ha mal formado crezca o sea desarraigado.

CONCLUSIÓN
El rechazo trae una terrible enfermedad emocional, la salud mental se deteriora cuando nos sentimos menos que otros o porque no nos aceptamos a nosotros mismos. Tenemos que convertir lo negativo en positivo, incluyendo nuestros pensamientos; además, debemos aceptarnos a nosotros mismos con nuestras debilidades y virtudes; sanar nuestras heridas del pasado y hacer planes hermosos para el futuro; vivir una vida sobrenatural como forma normal de vivir.

ORACIÓN
Dios maravilloso y Padre hermoso, estoy tan agradecido de la oportunidad de tener salud emocional y mental dejando el rechazo a un lado de mi vida. Hoy decido empezar a vivir sintiéndome aceptado por los demás y por mi mismo. Señor mío, por favor ayúdame a triunfar sobre el rechazo y sentirme libre para servirte y servir a los que me rodean. Gracias por tu amor y por acompañarme en la senda de la vida. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply