EL PODER DE UN SUEÑO

Tema 01: EL PODER DE UN SUEÑO
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Entonces Jehová dijo a Abram: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años. Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza (Génesis 15.13-14).

“Es posible que el lugar donde nos encontramos no es el destino que Dios nos ha preparado”

PRINCIPIOS
1- Aunque los israelitas habían pasado cuatrocientos años en Egipto y se habían acomodado a un una manera de vivir, la esclavitud no era su destino. Dios había profetizado que estarían en esa tierra como parte de su formación, pero ese no sería el lugar donde ellos establecería su reino. Aunque Dios cumplió su promesa de sacarlos con riqueza de aquella tierra, a causa de la dureza de corazón y desobediencia, tuvieron que vagar por el desierto por cuarenta años antes de tomar la “tierra prometida” para establecerse como un reino completo.

2- La idea de Dios era que tendrían que salir de ese lugar para ser una nación completa. Llegado el tiempo, todo se alinea para el cumplimiento de esa palabra que cumpliría el destino de la nación hebrea. A la idea de Dios sería necesario incluir la necesidad de SOÑAR. A esto le llamo el poder de un sueño, cuando alineamos el corazón y la mente a la idea de Dios, que seguramente será lo mejor que podamos experimentar en esta vida. Además de sacarlos de la esclavitud, ellos saldrían con “gran riqueza”. La promesa de Dios (Éxodo 3.21-22) se cumplió a plenitud: Y Jehová dio gracia al pueblo delante de los egipcios, y les dieron cuanto pedían; así despojaron a los egipcios (Éxodo 12.36).

3- SOÑAR no es suficiente, es ponerlo por obra, tenemos que alinearnos a la voluntad de Dios quien tiene nuestro destino en el reino. Hemos sido diseñados para un propósito, el hacer “algo” especial, cumplir un “plan” divino; en el gran ajedrez de Dios tenemos una posición que jugar. Cuando nos damos cuenta que realmente tenemos algo por hacer en este mundo, debemos encausar toda nuestra energía para lograr atrapar la “idea” del Creador para nosotros. E hicieron los hijos de Israel conforme al mandamiento de Moisés (Éxodo 12.35).

4- Soñar es ver el futuro en el presente, es elevador nuestra mente para captar donde estaremos en el mañana de acuerdo al plan divino. El soñar es un arte que tenemos que desarrollar, el reino nos impulsa a desarrollar la capacidad de ver nuestro futuro en el presente, para generar la energía suficiente que nos impulse a construir ese sueño glorioso que YA esta en nuestro espíritu. Dios le dice al gran rey David: Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra (Salmos 2.8).
¿Podría David comprender lo que Dios estaba hablando? El Señor del pasado, presente y futuro estaba diciendo a David: “observa el futuro y decide lo que vas a tomar de él”; “David, no hay límites para lo que pidas”; “David, observa tu mañana, ve tu futuro, el mundo completo es tuyo”; “David, te conviene soñar para que construyas tu futuro glorioso”.

APLICACIÓN
Es muy probable que David no pudo entender la plenitud de las palabras de Dios para desarrollar la capacidad de SOÑAR. Nosotros nos encontramos en la misma condición, Dios nos pone frente a nuestro glorioso futuro y nos dice: ¡SUEÑA! Lo que nuestro Creador desea es que desarrollemos la capacidad de ver nuestro futuro en el presente para darnos la habilidad de conquistarlo. ¡Esto es reino! Por supuesto que dentro de toda la dimensión que podemos ver en el reino de nuestro Padre hay un espacio donde nosotros tenemos que tener dominio, aquí esta el plan divino, Dios dice: Ustedes me han acompañado en los tiempos más difíciles. Por eso, yo los haré reyes, así como mi Padre me hizo rey a mí (Lucas 22.28-29; TLA).

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para tomar la posición estratégica que el Padre me asignado para gobernar en su reino, soy un rey en su reino y a partir de hoy desarrollaré la capacidad de soñar para construir lo que el Padre ha puesto en mis manos. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso y buen Padre eterno, por favor no me sueltes de mi mano en este tiempo donde tengo que aprender a soñar para construir el espacio que tu me has dado para gobernar en tu reino. Se que el reino ya esta en mí y tengo que prepararme para ser un buen rey que de frutos abundantes. Gracias por trasladarme de la potestad de las tinieblas al reino de mi amado Salvador Jesús. Amén!!

Con amor…Dr. José Félix!!



Leave a reply