CONTENTOS SIEMPRE

Tema 10: CONTENTOS SIEMPRE
Capítulo 6: SALUD INTEGRAL
Serie: SABIDURÍA PARA VIVIR

Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (1Timoteo 6.6-8).

PRINCIPIOS
1- Pablo le dijo a Timoteo que aprendiera a contentarse con tener para comer y abrigarse: Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (1 Timoteo 6:8). En estos días este no es un concepto muy popular. Una razón es que nuestra cultura realmente desalienta la idea de estar contento. La gente está recibiendo un bombardeo continuo de mensajes que le dicen: “Lo que tienes no es suficiente. Necesitas más: Una casa más grande, un carro más moderno, un mejor salario, los dientes más blancos, un aliento más dulce, ropa más fina…”. ¡La lista es interminable! Pero la verdad es que tener un contentamiento saludable es esencial para poder confrontar el fracaso y tener salud.

2- Hay una serie de conceptos falsos sobre el contentamiento. Vamos a ver lo que no es.
* El contentamiento no tiene nada que ver con nuestras emociones. Las emociones no determinan si estoy contento o satisfecho en la vida.
* Estar contento no significa estar satisfecho con el estado en que se vive. Sencillamente quiere decir que hay que tener una buena actitud mientras se trata de salir de algún problema.
* Demasiadas personas creen que el contentamiento viene por lograr posesiones materiales o posiciones de poder. Pero tales cosas no son la clave para el contentamiento.

3- El contentamiento viene de tener una actitud positiva. Ver el futuro con una mente positiva y creyendo que Dios puede traernos la mejor calidad de vida.
* Esperar lo mejor en todo, no lo peor.
* Mantener una actitud de triunfo, aun cuando se sienta abatido.
* Buscar soluciones ante cada problema, no problemas en cada solución.
* Creer en nosotros, aun cuando otros crean que hemos fracasado.
* No perder la esperanza, aun cuando otros digan que es una situación perdida.
No importa lo que ocurra, una actitud positiva procede de nuestro interior. Las circunstancias no determinan nuestro índice de felicidad o alegría.

4- El apóstol Pablo declara: He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación (Filipenses 4:11). Esto nos dice que estar contento no depende de las circunstancias en que vivimos. Como seres humanos tratamos de fabricar el contentamiento, alguien se toma una copa de alcohol y a los minutos es la persona “más contenta” de la fiesta. Otro puede comprar la joya más hermosa y lucirla con “alegría”. Alguien más pone su “trofeo” delante de todos demostrando que eso le hace sentirse “bien”.
La realidad es que el contentamiento nada tiene que ver con un sentimiento, una emoción, o la forma en que vivimos el momento. Estar contento es un estado espiritual que depende de nuestra fe, la forma cómo enfrentamos los desafíos de todos los días. Hay personas que viven enfermos porque no “están contentos”, su vida depende en gran manera de lo que son y lo que tienen.
La falta de contentamiento es la puerta a la frustración, es un sentimiento de desilusión que baja la energía, el estado emocional es pobre y físicamente se siente agotado. Salud mental es tener la fe para saber que Dios, en su bondad, nos acompañará hasta llegar a nuestro destino para hacer el propósito para el cual fuimos creados.

5- Dios nos anima a permanecer en un estado espiritual donde disfrutemos de la vida con lo que tenemos. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (1Timoteo 6:8). Este es el punto central de tener salud emocional, física y espiritual, disfrutando de lo que tenemos, sustento y abrigo. Sino tenemos algo más que deseamos en el momento, de ninguna manera nos quitará el sueño ni turbará nuestro corazón, porque estamos contentos en nuestro estado espiritual.
El contentamiento no es el resultado de la satisfacción de todos nuestros deseos y anhelos, sino más bien de la reducción de nuestros deseos a lo esencial. Alguien dijo que el contentamiento no consiste en el aumento de las posesiones del hombre, sino en la reducción de sus deseos. El tener o no, es solo la condición física en que vivimos, el contentamiento es mucho más intenso y poderoso porque proviene de nuestro interior, la fe que practicamos.

APLICACIÓN
Nuestro crecimiento espiritual nos ayudará a tener contentamiento sin importar las circunstancias en que vivimos. La Escritura dice: Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré (Hebreos 13:5). Esta la clave, estamos seguros que el Padre no desampara a sus hijos, él ha prometido no dejarnos y de ninguna manera lo hará. Es aquí donde el contentamiento se hace más claro, estamos contentos cuando reconocemos que en él lo tenemos todo porque, simplemente, lo tenemos a él.

ORACIÓN
¡Dios maravilloso, precioso Señor mío, al tenerte a ti, lo tengo todo! Estoy contento con mi condición porque lo que tengo o lo que soy no determina si estoy contento o no. Decido estar contento en todo tiempo y en todo momento. Soy feliz porque estoy contigo, porque te tengo de mi lado y tú eres suficiente para todo. Gracias por darme la oportunidad de ser feliz con lo que tengo. Amen!!

Con amor…. Dr. José Félix!!

Leave a reply