Tema 01: DONES-HOMBRE
Capítulo 04: DONES DEL HIJO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia (1 Corintios 14.12).

“Anhelar implica buscar con determinación aquello que deseas tener en tus manos”

PRINCIPIOS
1- ANHELO, DESEO. Pueden ser las palabras que describen el corazón de un padre al ver a sus hijos crecer, el padre trabaja para ellos, todo lo que hace lo realiza con el fin de que lleguen a ser hombres de bien y puedan cumplir el propósito por el cual Dios les hizo venir al mundo. En Abraham vemos un claro ejemplo de lo que es el Padre Celestial, trabajo durante muchos años produciendo todo tipo de riquezas para cuando fuera el tiempo y el momento eso llegara a formar parte de la herencia de su hijo quien era el cumplimiento de la promesa.

La revelación más importante y extensa con respecto a la paternidad de Dios se relaciona con la vinculación de la Primera Persona a la Segunda Persona. La Primera Persona se describe como «el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo». La revelación teológica más comprensiva del Nuevo Testamento es que Dios el Padre, la primera persona, es el Padre del Señor Jesucristo, la segunda persona.

2- CUMPLIMIENTO DEL TIEMPO. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley (Gálatas 4.4). El apóstol define aquí como «cumplimiento del tiempo» a lo que antes había llamado el «tiempo señalado por el Padre». Dios había señalado de antemano el tiempo en que la bendición prometida a Abraham se cumpliría en Cristo, su descendiente. No que en la continuidad los patriarcas no hayan obtenido la bendición aquella, sino que en Cristo, la bendición debía ser revelada a través del mundo, y él debía ser manifestado como Aquel en quien tanto los padres como nosotros somos benditos. Y a esto lo llama Pablo el «cumplimiento del tiempo»: es que se había cumplido el tiempo señalado.

3- Los DONES del Padre, sus operaciones, es todo aquello por medio de lo cual él se manifestó, que las diferentes versiones de la Biblia lo traducen como: Operaciones (LBLA), manifestaciones de poder (DHH), funciones (NVI), actividades (RV77/95), potestades (Aramea) estas versiones por sí mismas amplían el concepto de lo que son. Las operaciones del Padre corresponden a las manifestaciones gloriosas de su presencia y de su poder, fundamentadas en la facultad que tiene el Padre en sí mismo, en razón de su soberanía, de obrar o hacer lo que desea y de manifestarse sobrenaturalmente, en virtud de su amor y santidad.

4- El Padre entrego al Hijo todas las riquezas de su gloria como herencia para preparar a su Iglesia con el poder y la unción de su Espíritu Santo dando hombres idóneos para llevarlos a la plenitud y la manifestación de los santos en esta dispensación. En la calidad de Hijo recibió toda autoridad en el cielo y en la tierra, llegando a ser el fundamento verdadero de nuestra fe, Jesús es la piedra del ángulo sobre el cual se levantan columnas que mantienen firme a la iglesia, esas columnas son los dones que el hijo entrego para embellecer y preparar a su novia.

5- Los dones del Hijo son los ministerios primarios que él mismo ha constituido para que su Cuerpo sea enriquecido hasta alcanzar la estatura del varón perfecto. ¿Cuántos y cuáles son estos ministerios primarios? Son cinco, Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros. (Efesios 4.11) Algunos creen que es uno, porque hacen énfasis en y sólo conocen el ministerio pastoral.

APLICACIÓN
El ministerio del apóstol es como el perito maestro constructor que sabe leer los planos para dirigir la construcción de una casa. El apóstol llena de ímpetu, de audacia y de compromiso a la Iglesia. El apóstol ve mapas, planos, proyectos de expansión misionera e iglesias establecidas confirmadas. El apóstol es responsable por el diseño y la visión. El apóstol pastorea ministerios. Es padre de ministros.

El ministerio del profeta señala el camino recto del Señor en el presente, pero al mismo tiempo proyecta una palabra de fe de lo que no se ve en la edificación, pero que definitivamente vendrá. El profeta afirma y declara los propósitos de Dios del futuro al presente con respecto a la visión (diseño) apostólica. Llena de convicción, fe, de santidad y esperanza a la Iglesia.

El ministerio del evangelista tiene la pasión por los perdidos. Su corazón es amplio para ir donde están los no alcanzados. El evangelista mira a los extraviados, trae gente al reino de Dios. Inicia nuevas Iglesia o añade gente a ella. Es responsable de entregar las buenas noticias de salvación. Pastorea y promueve gente con vocación evangelística.

El ministerio del maestro traza la Palabra de Dios, administra la sana doctrina (Fundamentos teológicos y éticos). Este analiza, fundamenta todo el quehacer ministerial con la Escritura. El maestro vigila que todo esté en concordancia con el mensaje de la revelación escrita.

El ministerio del Pastor básicamente es para cuidar, alimentar y resguardar el rebaño. Siempre trabajará con grupos medianos. El pastor visualiza ovejas, rebaño y cuidadores del rebaño. Es responsable por el redil y por pastorear a los cuidadores del rebaño.

Los cinco ministerios no son jerarquía sino funciones ministeriales específicas dadas al cuerpo de Cristo. Cada función tiene su propio rango, dimensión, medida, peso y alcance.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para ser parte del sueño de Dios, quiero recibir mi llamado, si esta en sus planes que sea un ministro para operar estos dones-hombre, estoy dispuesto avanzar desde mi silla de autoridad donde el Señor tenga diseñado para mi vida. Amén!

ORACIÓN
Padre amado, muchas gracias por darme esta gloriosa oportunidad de involucrarme en los cinco ministerios. Estoy dispuesto a ser instruido para servirte y ser útil en tu reino. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply