Tema 28: EL REINO NUESTRA PRIORIDAD
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén (Mateo 28.18-20).
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mateo 6.33).

“Descubrir nuestro destino nos empuja a dar prioridad al reino“

PRINCIPIOS
1- ¿Qué tan importante es el reino? Es tan importante que nuestras vidas dependen de él, todo lo que somos, lo que vemos y oímos, el aire que respiramos, la comida que comemos, el agua que bebemos: este mundo físico es nuestro como resultado del reino de Dios, efectuado por su mano en la creación. ¡El reino de Dios debería ser para nosotros el centro de todo!

2- ¿Qué tan importante para el Cuerpo de Cristo es el mensaje del reino de Dios? Sinceramente, no tenemos otra cosa que enseñar o predicar. El mensaje del reino son buenas nuevas, y la Iglesia existe para proclamarlas. Si estamos haciendo nuestra tarea, todo lo demás estará centrado en el reino. Así Pablo terminó sus días en esta Tierra: Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento (Hechos 28.30–31). ¡Predicando el reino de Dios!

3- El Reino de Dios debe ser nuestra mayor prioridad. ¡El Rey Jesús no nos dio otra comisión! Cuando dijo: Vayan y hagan discípulos de todas las naciones (Mateo 28:19), nos estaba ordenando proclamar el reino de Dios a un mundo que no lo conocía. A pesar de que el hombre está muy familiarizado con el mundo, es esencialmente ignorante acerca del reino de Dios. La gente de cada nación necesita saber que el reino ha venido a la Tierra, y que la fe en Jesucristo como Salvador y Señor es la manera de entrar en él.

4- ¡El mundo espiritual es más real que el natural! Primero que nada, el reino espiritual es mayor que el físico, es el plano desde el cual este se originó todo lo que podemos ver. Todas las cosas fueron creadas a partir de la mente de un poderoso Hacedor. Lo que Él imaginó y planeó en su mente, lo dio a luz por el poder de La Palabra. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él (Colosenses 1.16).

5- Por lo tanto, el mundo físico es un reflejo del mundo espiritual del cual provino. Lo que vemos en el mundo físico tiene una realidad correspondiente mayor en el mundo espiritual. En su segunda carta a la iglesia en Corinto, el apóstol Pablo se refirió a esta dualidad de mundos en su esfuerzo por alentar a sus lectores a ver más allá de sus problemas temporarios actuales, para lograr ver el cuadro completo que hay por delante: Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día (2 Corintios 4.16).

APLICACIÓN
Como es eterno, el mundo espiritual es más real que el visible, el cual es solo temporal. El propósito original de Dios al crear el mundo visible fue el de establecer su Reino invisible en ese mundo visible, para manifestar lo espiritual en lo físico. Su plan para lograrlo requería de hijos que pudieran habitar en cuerpos físicos visibles. Por esta razón, creó al hombre a su imagen y semejanza. Lo creó espíritu, alma y cuerpo, con la capacidad de comunicarse con ambos mundos, el del espíritu y el físico por medio de las capacidades entregadas en nuestra esencia. Dios nos creó como “hombres” espirituales, nos depositó en cuerpos físicos, algunos femeninos y otros masculinos, nos ubicó en el mundo físico y visible que había creado y dijo: “Gobiernen esto por mí”.

De este modo, planeó para nosotros que gobernemos y ejerzamos control sobre la Tierra en su nombre. A través de nosotros, su gobierno del reino celestial sería extendido a la Tierra. El reino debería ser nuestra prioridad en cada segundo de nuestra vida, por eso Jesús dijo: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mateo 6.33). ¡Lo que estaba diciendo es que pongamos el reino en primer lugar SIEMPRE!

DECLARACIÓN DE FE
Hoy pongo el reino en primer lugar en mi vida, cada segundo en que vivo pondré atención en todos los asuntos del reino para cumplir mi destino en esta Tierra. Amén!

ORACIÓN
Padre de gloria, maravilloso Señor mío, infinitas gracias por mantenerme en pie delante de todas las circunstancias adversas de la vida, estoy animado a poner el reino como prioridad en cada una de mis acciones, sé que todo lo que aprenda del reino será expresado de manera firme en todo lo que haga. Ayúdame a renovar mi mente, a pensar con la mente de Cristo y actuar con poder y gloria en todo lo que haga. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 27: MENTE PARA REINAR
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán (Daniel 7.26-27).
El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos (Apocalipsis 11.15).

“El reino nos perteneces y debemos formar la mente para tener dominio y gobernar por Dios en la Tierra“

PRINCIPIOS
1- Fuimos creados del polvo de la tierra para reinar sobre ella. Lo que perdimos en la caída no fue el cielo sino el reino. Jesús murió en la cruz y resucitó de entre los muertos no tanto para llevarnos al cielo, sino más bien para llevarnos nuevamente a la posesión del reino que perdimos. ¡Cuando lo recibimos, lo poseemos para siempre! Satanás pelea para que nos mantengamos en esclavitud y alejados del poder que el Padre nos asigna.

2- Daniel escribe: Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán. Tenemos aquí tres cosas que Adán perdió y Jesús lo recupera para nosotros: Soberanía, poder, grandeza.

3- Soberanía significa absoluta autoridad, donde el rey tiene la palabra como ley. Esta soberanía nos ha sido delegada por medio de Cristo. Dentro del alcance de nuestra autoridad delegada, tenemos absoluta autoridad. Esto significa que no tenemos que sentarnos en desesperanza, mientras que e! enemigo hace estragos en nuestras vidas. ¡Podemos levantarnos en el y destruirle!

4- Cuando Jesús restauró el reino para nosotros nos dio el poder del reino: Poder para vencer, prosperar, vivir en victoria, estar gozosos y alcanzar nuestro potencial. Este poder “creativo” con el que el mundo fue creado nos pertenece, el apóstol lo describe como “dunnamis” que se traduce como lo que tiene poder en si mismo. Este poder que actúa en nosotros (Efesios 3.20), debe ser operado en este proceso de gobernar en este mundo.

5- También, Adán perdió la grandeza, pero Jesús la recupera para nosotros. El hombre fue creado a la imagen de Dios, como corona de su actividad creadora, diseñado para gobernar sobre e! dominio terrenal. Como pecadores perdidos y caídos, todavía llevamos la imagen de Dios, pero solo como una sombra borrosa de la gloria que tuvimos. Cuando somos restaurados al reino, somos restaurados a la grandeza, porque regresamos al lugar y al medio para el que fuimos creados.

6- Para poder ejercer soberanía, poder y grandeza, es necesaria una mente restaurada, donde cada acción sea tomada con la mente apta para pensar como Dios, esto nos posiciona en el lugar correcto para hacer las cosas como Jesús mismo las hizo. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor (2 Corintios 3.18).

APLICACIÓN
¡Jesús dijo que la llave a la verdadera grandeza es la humildad y el servicio! Recuerde que en su visión, Daniel vio a los reyes sirviendo al Rey. Una vez más, Jesús puso el ejemplo cuando el Rey de reyes, tomó una toalla y una cubeta y, como un sirviente, lavó los pies a sus discípulos. En otra ocasión, les dijo: Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos (Marcos 10:45). No fuimos creados para dominarnos unos a otros o para ser dominados, sino para servirnos unos a otros igualmente como reyes y sacerdotes del reino de nuestro Padre.

Es solo cuando entendemos nuestro lugar en el reino que podemos apreciar plenamente el significado de la verdadera grandeza.

DECLARACIÓN DE FE
A partir de hoy entraré en un proceso de restaurar esa mente de reino para gobernar y tener dominio. Me voy a esforzar para conectarme con la mente de Dios y aprender a ejercer soberanía, poder y grandeza. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso por favor ayúdame a vencer las debilidades de mi carne y enséñame a formar mi mente como la mente del reino que debe operar para gobernar en este mundo. Te ruego que tu gracia este sobre mí poderosamente, estoy listo para servirte en otros niveles según el poder que actúa en mí como lo dice la bendita Palabra. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 26: MENTE RESTAURADA
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente (Efesios 4.22-23).

“La mente normal nunca podrá entender la esencia del reino, necesitamos renovarla y conectarla al conocimiento del reino“

PRINCIPIOS
1- El plan de Dios ha sido, desde la caída de nuestro padres Adán y Eva hasta hoy, revertir y destruir las obras de maldad y restaurar completamente su gobierno sobre el dominio terrenal a través de sus representantes humanos. Anteriormente hemos dicho que La Biblia no trata de religión, sino de un Reino. Todo se centra alrededor del Reino de Dios. Todos los santos del Antiguo Testamento reconocieron este hecho. Abraham lo sabía, Moisés lo sabía, Samuel lo sabía. David, el rey de Israel, lo sabía, los profetas lo sabían, Jesús lo sabía. Todos los apóstoles y los otros creyentes del Nuevo Testamento también lo sabían. Todos, parece ser, entendían la prioridad del Reino; todos, excepto nosotros.

2- En los últimos años, el enfoque que prima en el Cuerpo de Cristo se ha desviado desde el reino de Dios hacia otros asuntos. El trágico resultado es que multitudes de creyentes hoy saben muy poco sobre el reino, y aún menos entienden su lugar y sus derechos como sus ciudadanos. A menudo, aun a pesar de toda nuestra sofisticación, educación y tecnología, cuando se trata de asuntos que requieren comprensión del reino de Dios y cómo este se relaciona con nuestro mundo nos quedamos sumamente cortos por la mentalidad modernista en la que la iglesia se ha desarrollado, muchas filosofía y poca acción de reino.

3- El capítulo 7 del libro de Daniel relata un sueño y una visión que vino a Daniel y que revela el carácter y la asombrosa majestad del reino de Dios. Daniel vio una procesión de cuatro bestias aterradoras que se levantaban desde el mar. Estas cuatro bestias representan las fuerzas demoníacas y satánicas que yacen detrás del poder, la maldad y la corrupción de muchos de los reinos del mundo. Daniel ve un “Anciano de días”, en los versículos 9 al 13, se refiere a Dios el Padre, eterno, sin comienzo ni final. Sus vestiduras blancas hablan de su pureza y santidad, mientras que el blanco de su cabello sugiere la sabiduría de los siglos. Las llamas abrasadoras y el río de fuego también simbolizan la pureza y santidad de Dios, así como también su majestad y poder.
¡Necesitamos una mentalidad de reino para entender estas escenas!

4- El Anciano de días tomó asiento en medio de los tronos; había miles de ellos. Los tronos son para los gobernantes, y esos tronos eran los asientos de autoridad de los ciudadanos reales del reino, es decir, la corte real. Daniel vio muchos reyes, hasta que entró el Rey de reyes, y toda la atención estuvo centrada en él. Miles lo servían, algo apropiado para un gran Rey. Esta era una escena diferente a todo lo visto sobre la Tierra: los reyes sirviendo al Rey; gobernantes cuidando del Gobernante. Los reyes terrenales tienen sirvientes y consejeros que los asisten. El Rey de reyes, el Anciano de días, tiene reyes como sus asistentes.

5- Esta es una escena de juicio, no de juicio de los hombres, sino de Satanás. Daniel vio esto en una visión quinientos años antes del nacimiento de Jesús. Satanás era juzgado y su poder destruido, además, su cuerpo “echado al lago de fuego”. El fuego consume y aquí simboliza la pérdida de poder.

APLICACIÓN
¿Cómo entender esta potencia del reino sin una mentalidad de reino? ¿Cómo podríamos entender estas escenas gloriosas de Daniel sino entendemos con claridad este liderazgo de siervos sirviendo al Rey? Necesitamos una mente restaurada y conectada con el reino para poder ligar nuestros pensamientos con los de nuestro Padre y poder liderear en esta sociedad convulsionada. Un tiempo nuevo esta delante de nosotros, no todos podremos hacer frente a estos desafíos, solo aquello que tienen una mente renovada podrán acceder al conocimiento del reino y la aplicación del poder en las esferas donde nos movemos.

DECLARACIÓN DE FE
Este es el tiempo donde tengo que renovar mi mente y conectarme con el reino en plenitud, estoy listo para alinearme al conocimiento pleno del reino y empezar a vivir en plenitud. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, hermoso Jesús, que bendición conocer los principios del reino y trabajar fuertemente en la conquista de mi mente para ser renovada para alinearnos al corazón de nuestro Padre. Por favor ayúdame a posicionarme en mi silla de autoridad para lograr servirte con pasión y dar frutos en abundancia. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 25: MENTE DE LÍDER
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable (1Pedro 2.9).

“El Señor nos ha llamado para ser una raza especial separada para servir en su reino“

PRINCIPIOS
1- La misión de Jesús sobre la Tierra era restaurar el gobierno del reino de Dios sobre la humanidad. Su propia vida fue un ejemplo del reino en acción. Cada vez que sanaba a un enfermo, resucitaba a un muerto, caminaba sobre las aguas, calmaba una tormenta con tan solo una palabra o alimentaba una multitud con unos panes y unos pescados, estaba demostrando la verdad de que el reino de Dios había venido a la Tierra. Cada vez que predicaba las buenas nuevas del reino, o les enseñaba a sus discípulos acerca de la vida en el reino, y cuando la gente le respondía en fe, demostraba el poder del Reino para impactar la vida y el entorno humano.

2- A pesar de la caída de Adán y Eva en el jardín del Edén, el deseo de Dios nunca cambió. El plan seguiría intacto todavía, manifestando su reino a través del Espíritu Santo en las vidas de las personas que están comprometidas con él y entregadas a su liderazgo. Por dos mil años, desde los días de Jesús, hasta hoy, nuestro Dios ha estado promoviendo la mente de reino en sus hijos para tener el poder de dominio en este mundo.
A través de Cristo, somos un “sacerdocio santo”, un “linaje escogido”, un “real sacerdocio” y una “nación santa”. Como tales, hemos sido restaurados a nuestras funciones sacerdotales de representar y reflejar la naturaleza de Dios en todas las esferas que nos encontremos.

3- Cada uno de nosotros que se vuelve a Jesús se convierte en una “piedra” en el magnífico “palacio” espiritual del reino de Dios en la Tierra. Somos llamados y entrenados como reyes y sacerdotes para representar ese reino delante del resto del mundo. El apóstol Pedro lo expresó de esta manera: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable (1 Pedro 2.9).
El mundo esta urgido de líderes con la mentalidad del reino, que tomen decisiones alineadas a la verdad divina y bajo los principios eternos, que caminen en la justicia del Eterno Dios, dando testimonio de su bondad en todas sus acciones.

4- La Biblia entera trata sobre el reino de Dios. Desde Génesis hasta Apocalipsis, las Escrituras revelan a Dios como el grande y poderoso Rey del cielo y la Tierra, determinado a obrar su plan de los siglos.
…ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Comunícales todo esto a los israelitas (Éxodo 19.6).
…porque del SEÑOR es el reino; él gobierna sobre las naciones (Salmos 22.28).
Tu trono, oh Dios, permanece para siempre; el cetro de tu reino es un cetro de justicia (Salmos 45.6).
Que hablen de la gloria de tu reino; que proclamen tus proezas (Salmos 145.11).
En los días de estos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que jamás será destruido ni entregado a otro pueblo, sino que permanecerá para siempre y hará pedazos a todos estos reinos (Daniel 2.44).

APLICACIÓN
Conocer el reino no es nada sencillo, es entrar al conocimiento de nuestro Dios a su plenitud y encontrar los tesoros escondidos que él mismo revela a los que le buscan con pasión. El mundo esta necesitando de líderes con la mente del reino, que puedan vivir para proclamar las verdades eternas por medio de sus acciones de justicia. Este mundo convulsionado esta gobernado por mentes donde las tinieblas operan para traer los planes del maligno, pero es el tiempo en que los hijos del reino resplandecerán como el sol en el reino de nuestro Padre (Mateo 13.43).

DECLARACIÓN DE FE
Hoy estoy de pie, mirando mi futuro glorioso, decido pensar con la mente de Cristo, desecho la mente gobernada por las tinieblas y accedo a la mente llena de luz que proviene de mi Padre. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso y buen Padre eterno, muchas gracias por esta oportunidad de servirte con todo mi corazón y con toda mi mente, caminaré tomado de tu mano sabiendo que tengo un propósito que cumplir en esta vida y me alineo a mi destino que sabré cumplir en plenitud. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 24: LIDERAZGO DE REINO
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto (Juan 14.6-7).

“Jesús nos enseñó el liderazgo del Padre para mostrarnos la forma de operar el poder del reino a su plenitud“

PRINCIPIOS
1- Jesús se ocupó en re-entrenar a la humanidad para el liderazgo del reino. Él vino a enseñamos cómo pensar y actuar como Dios una vez más, el mensaje que proclamó fue la enseñanza del cielo, que por el poder del Espíritu nosotros también somos “investidos” para ser modelos y predicar el mensaje del reino. Jesús estableció la norma por medio del ejemplo con su propia vida. En cada palabra, acción y momento de su vida en la Tierra, nos mostró cómo es el Padre y cómo deberíamos ser nosotros como hijos suyos.

2- Al igual que Jesús, sus discípulos no siempre entendían todo esto tan fácilmente: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto (Juan 14.6-7). Entrenamos para pensar y actuar como hijos del Rey fue quizás la parte más difícil de la misión de Jesús, ya que tendemos a ser obstinados y lentos para aprender. Esto se debe, en parte, a nuestra ceguera y sordera espiritual por causa del pecado y que hemos estado separados del entorno real y santo de Dios por mucho tiempo.

3- Aunque Dios nos creó a su imagen como sus hijos reales y nos diseñó para gobernar en el plano terrenal, así como Él gobernaba en el celestial, el pecado corrompió ese sentido, perdimos el liderazgo como lo había entregado a Adán, la buena nueva es que Jesús viene a recuperar el reino y a re-entrenarnos a liderear al estilo del Padre. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? (Juan 14.8-9).

4- Nuestro pecado nos desalojó del lugar para el que fuimos diseñados para ocupar, y por cuatro milenios fuimos como el hijo pródigo de la parábola de Lucas 15:11-32, viviendo en el chiquero y comiendo de las mismas algarrobas que los cerdos comían. Hemos estado sin contacto con nuestra “casa” por tanto tiempo que hemos perdido de vista, no solo nuestra identidad, sino también nuestro destino. Jesús vino a llevamos a redescubrir ambos y a entrenamos nuevamente para reclamarlos y disfrutarlos.

APLICACIÓN
Jesús logró instruir a sus discípulos en un liderazgo de reino mostrando al Padre en cada una de sus acciones, y dejar un legado a las generaciones futuras al brindamos el modelo perfecto del Padre. Si queremos conocer cómo es el liderazgo del Padre, todo lo que debemos hacer es mirar a Jesús. Si queremos saber cómo deberíamos ser nosotros como hijos del Rey del universo, todo lo que debemos hacer es mirar a Jesús, quien es el Hijo unigénito del Padre. El Espíritu Santo en nosotros nos capacita para entender lo que vemos en Jesús y lo que oímos en sus enseñanzas, y nos da el poder para llevarlas a cabo en nuestras vidas. Estuvimos bajo el dominio de Satanás, aprendimos de su cultura, aprendimos un liderazgo muy pobre y lejano al verdadero liderazgo del reino. Alimentamos la negatividad en nuestra mente, la terquedad, el orgullo, hacer las cosas de manera distorsionada, por eso el primer mensaje de Jesús fue: ¡Arrepiéntanse! Es decir, cambien su pensamiento.

Fuimos esclavos por tanto tiempo que no sabemos cómo manejar la libertad. Esa mentalidad de pobreza no nos deja pensar como reyes y señores, pensamos que no merecemos la abundancia y sobre abundancia del reino para sus ciudadanos. Para eso vino Jesús, para trasladarnos a su reino de prosperidad, somos sus hijos, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8.17).

DECLARACIÓN DE FE
Estoy parado en lo más grande de mi historia, voy a descubrir cómo puedo ser un señor en esta Tierra, voy a ocupar el lugar de dominio que el Padre me ha asignado como un gobernador en su reino. Amén!

ORACIÓN
Amado Dios y Padre glorioso, estoy más emocionado que nunca, estoy avanzando con poder en este tiempo al conocer el liderazgo del reino que nos has impartido por medio de tu Hijo. Por ayúdame a entrar en esa dimensión y atrapar mi destino en esta Tierra. Te prometo que me voy a ocupar de crecer y avanzar de manera poderosa en ejercer el liderazgo del reino. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 23: ENTRENADOS PARA GOBERNAR
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8.15-17).

“El Espíritu Santo nos separa para ser ciudadanos naturales del reino y dar testimonio de él en nuestro entorno“

PRINCIPIOS
1- Es así como el Reino se suponía que debía funcionar. Dios, el Padre y Creador, estaba en el cielo, donde siempre ha estado. Recuerde que Jesús nos enseñó a orar: Padre nuestro que estás en los cielos. El cielo es el ámbito espiritual, el dominio invisible donde el Padre habita, gobierna todo su reino universal. La Tierra es el lugar que dio al hombre para que viva y gobierne, el Padre gobierna desde el cielo todo el universo, incluyendo la Tierra, a través de nosotros lo seres humanos.

2- Como hijos de Dios, somos parte de la familia real del reino de los cielos. El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios (Romanos 8.16). Al igual que cualquier otro miembro de la realeza, no entramos a ejercer el rol sin preparación alguna: ¡Debemos ser entrenados! Un entrenamiento adecuado y cuidadoso es esencial para los gobernantes en proceso de formación.

3- El Espíritu Santo nos separa para el reino, trabaja arduamente en nosotros para entrenarnos y tener dominio. Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo (Gálatas 4.1). Mientras que no hay un crecimiento espiritual, la manifestación del reino no se da de modo completo. Sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre (Ver. 2). El reino espera por nosotros, para lo cual debemos ser entrenados y preparados para operar como reyes.

4- El Señor ha dejado cinco dones-hombre a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo (Efesios 4.11). Estos cinco ministerios trabajando en cada rey para perfeccionarlo y edificarlo para el ministerio que tiene que desarrollar en esta tierra. Es el Espíritu Santo que coordina toda esta formación para los reyes y señores que representan al único Dios todo poderoso. Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré (Juan 16.7).

APLICACIÓN
Nosotros necesitamos un tutor como el Espíritu Santo porque nuestra mente y pensamiento están corrompidos, y nos lleva tiempo captar y creer genuinamente la verdad de quiénes somos en Cristo. Somos hijos reales del reino de Dios, pero hemos pasado nuestras vidas enteras viviendo en los cuarteles de los esclavos. Nuestros pensamientos y la conducta no cambiarán del día a la noche. El Espíritu Santo que vive en nosotros como una presencia continua, con paciencia y amor nos enseñará quiénes somos y cómo debemos pensar, hablar y comportamos. El plan de Dios se cumplirá en nosotros en plenitud mientras que permitimos que el Espíritu traiga esa formación a nuestras vidas dando la identidad correcta, revelando el propósito para el cuál fuimos diseñados y la posición que debemos ocupar en esta Tierra.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy dispuesto a ser entrenado hasta convertirme en el rey que el Padre esta esperando de mi, voy a esforzarme para obedecer las instrucciones del Espíritu Santo que me separa para el reino, también seré humilde para obedecer a mis autoridades, tutores y maestros que el Espíritu me asigne para crecer. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, estoy listo para entrar en una nueva etapa de crecimiento, me voy a esforzar para ir creciendo a la estatura del varón perfecto, quiero ser como Cristo cada día de mi vida, voy a transformar mi mente y mis pensamientos, trabajaré en mi formación para lograr ser el rey y señor que el Padre desea que sea. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 22: UN REINO DE REYES-SIERVOS
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES (Apocalipsis 19.16).
Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios (1Pedro 4.10).

“Jesús es llamado Rey de reyes y Señor de señores, porque nosotros somos reyes y señores en esta Tierra.“

PRINCIPIOS
1- El reino de Dios es el único reino en el que cada ciudadano es nombrado rey. Su reinado no es sobre la gente, sino sobre un área específica relacionada con sus dones. Por esta razón, a Jesús se le llama el Rey de reyes y Señor de los señores. Nosotros somos reyes que servimos al mundo con nuestro don dado por Dios. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios (1 Pedro 4.10). Nuestro servicio nos convierte en líderes. Eso es lo que Jesús quiso expresar al decir: “El mayor de ustedes será el que sirve”. El Reino funciona sobre la base de un liderazgo de servicio.

2- Una vez que hemos pasado por la puerta, no hay nada más vital para nuestro crecimiento espiritual que comprender la naturaleza del reino del cual ahora somos ciudadanos. Nuestros corazones deberían reflejar el corazón de Cristo, y nuestras mentes, su mente. Todo lo que Dios dice y hace se relaciona con su reino. Por eso, es tan importante que entendamos su naturaleza. Si queremos ser fieles hijos del Rey y estar preparados para reinar sobre el dominio que nos ha entregado, debemos conocer su corazón y cómo gobernar en su nombre.

3- Estamos viviendo en un mundo desesperado, guerras, hambre, frustración, divorcio, plagas, enfermedades, temor, inestabilidad económica, este mundo es aterrador y poco confiable. Sabemos que este mundo pasará, por más intentos que el ser humano ha hecho para hacer de esta Tierra un buen lugar para vivir, ha fracasado una y otra vez. ¿Cuáles han sido los intentos del ser humano? Cambios sociales, la religión, aparición de sectas, sin embargo nada podrá dar respuestas sino el verdadero reino al cual hemos sido llamados para establecer en cada rincón del mundo.

4- El reino de Dios vino a la Tierra a través de la persona de su Hijo Jesucristo, que era su heraldo, así como también su puerta de entrada. Cristo no vino a iniciar una religión o una organización religiosa. Jesús predicó sobre el reino, pero la Iglesia predica de muchas otras cosas en vez de predicar sobre el reino. El plan de Dios había sido gobernar la Tierra a través de una familia llamada humanidad. Este plan continua vigente, nosotros somos reyes-siervos que Dios usa para continuar con su plan. Debemos levantar la mano y decirle: ¡Señor, heme aquí, envíame a mí!

APLICACIÓN
La misión de Jesús consistía en cinco objetivos principales:

  • Jesús vino a re-introducir el Reino de Dios en la Tierra a través del hombre.
  • Además vino a restaurar la justicia y santidad de la humanidad.
  • También vino a restaurar al Espíritu Santo en el hombre.
  • Vino a entrenar a la humanidad para el liderazgo del Reino.
  • Vino a restaurar el gobierno del reino de Dios sobre la Tierra a través de la humanidad, a devolver la administración del reino de Dios a los reyes terrenales de Dios.

Dios continua con su plan, nosotros estamos aquí para cumplir con los planes del Padre para este mundo, en ningún momento el Señor ha abortado sus planes para con su creación. Así que si estamos dispuestos a convertirnos en los señores de este mundo, Dios nos equipará para que podamos hacerlo con excelencia.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para convertirme el rey-siervo que Dios desea para gobernar en este mundo. Voy a pagar el precio necesario para tener dominio en esta Tierra en su nombre. Me voy a convertir en el gobernador que Dios desea para dar las buenas noticias del reino a cada momento. Amén!

ORACIÓN
Dios hermoso y maravilloso, muchas gracias por darme la oportunidad de ser un rey-siervo, quiero servirte con todo mi corazón para dar frutos en abundancia. Hermoso Espíritu Santo anhelo tu presencia con pasión, quiero ser útil en tus manos y operar en los dones espirituales para bendecir a muchos en tu bendito nombre. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 21: ADMINISTRADORES DEL REINO
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel (1Corintios 4.1–2).
Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios (Romanos 8.19).

“Administramos el reino que el Padre ha puesto en nuestras manos”

PRINCIPIOS
1- Jesús describió la esencia del reino en las muchas historias que le contó a la gente. Esas historias son ricas en simbolismos y verdades porque magistralmente describía la naturaleza y las características del reino de Dios. En estas historias creativas exhibió el carácter de aquellos que pertenecían a este reino. La naturaleza de la proclamación de Jesús no estaba solamente en las palabras que hablaba. Era demostrada en el poder que emanaba de su vida. El poder del reino era demostrado a través de Jesús en los milagros, señales y prodigios que realizaba. Las multitudes se acercaban al reino por las palabras y acciones de Jesús. Los que “captaban” el mensaje se convertían en sus seguidores y eran introducidos en el conocimiento pleno de quién era Jesús y cómo entrar al reino a través de la fe en él.

2- Cuando predicamos de Cristo sin predicar sobre el reino de Dios, no estamos predicando una verdad completa. Cristo y el reino son uno, así como nosotros y el reino debemos ser uno. Es realmente muy injusto decirle al mundo que Jesucristo es la puerta que ha sido abierta a ellos, sin decirles lo que hay del otro lado de la puerta. ¡No tiene sentido! Si proseguimos y les contamos sobre el reino, esa es otra cosa. Cuando les decimos sobre un ámbito en donde hay vida, esperanza, paz, gozo y el poder de sobreponerse a los problemas y dificultades diarias, ellos dirán: ¡Quiero ser parte de todo eso!

3- Vivimos en un mundo de gran ansiedad, terrorismo, colapsos económicos, confusión política, desempleo, divorcio, desesperación; la realidad es que la gente necesita las buenas nuevas. El reino de Dios es esas buenas noticias que todos necesitamos desde que iniciamos nuestro día en la mañana hasta que lo terminamos. Es el mensaje perdido de Jesús que necesita resucitar en nuestros tiempos. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios (Romanos 8.19).

4- Somos administradores del reino en este mundo, debemos saber que Dios ha puesto en nuestras manos un gran tesoro que es necesario que compartamos con las personas que nos rodean. Es el caminar tomado de la de Jesús llevando su poder para ser manifestado de una manera tangible y visible en nuestro entorno. La gente esta esperando que esta raza nueva creado por Jesús se manifieste, por eso el apóstol dice: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable (1 Pedro 2.9).

APLICACIÓN
La forma más efectiva de alcanzar a la gente es primero abrirles el apetito con las buenas nuevas del reino de Dios. Luego de que conocen sobre el reino y lo desean por sí mismos, debemos explicarles cómo entrar en él mediante la confianza en Jesús para limpiarlos y salvarlos de sus pecados, rindiendo sus vidas bajo el control del Señor.

Jesús le enseñó a la gente usando parábolas. Aquellos que no tenían interés en las cosas de Dios, simplemente consideraban las parábolas como lindas historias con moralejas prácticas. Para aquellos que estaban buscando genuinamente la verdad, sus historias tocaban una cuerda en sus corazones que los conducían hacia él y los provocaba a buscar las respuestas a lo que estaban necesitando. ¡Nosotros somos llamados a continuar esta labor! Hemos sido nombrados administradores del reino, todos sus recursos están disponibles para nosotros si deseamos usarlos para glorificar a nuestro Padre.

DECLARACIÓN DE FE
Soy un administrador del reino de mi Padre, he recibido la tarea de anunciar, proclamar, las virtudes de Jesús al mundo, voy a enseñar sobre el reino y a demostrar su poder en cada una de mis acciones en dondequiera que camine. Si Dios esta conmigo, quién puede estar contra mí!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, muchas gracias por permitirme aprender tomado de tu mano, voy a avanzar en la demostración del reino a través de señales, prodigios y milagros, no me voy a detener, seré fiel a Jesús y leal al reino de mi Padre. Me esforzaré a aprender cada día más para hacer todo con excelencia. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 20: NUESTRA HERENCIA
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz (Colosenses 1.12).

“Somos aptos, estamos listos para participar de la herencia del reino”

PRINCIPIOS
1- Reclamar nuestra herencia no es unirse a una denominación o iglesia en particular. No tiene nada que ver con hacerse “religioso”. Tiene todo que ver con entender que somos ciudadanos de un reino establecido y regido por Dios, el cual permanecerá para siempre. Como ciudadanos del reino, tenemos derechos legales sobre el gobierno. La razón por la que tantos reciben tan poco de Dios es porque no se reconocen como ciudadanos de su reino, no entienden sus derechos como ciudadanos y, por lo tanto, carecen de seguridad y confianza para pedir.

2- Ser ciudadanos del reino es una realidad espiritual, pero también una mentalidad. Como creyentes, ya tenemos el Espíritu de Dios, pero necesitamos conocer la mente y el corazón de Dios, necesitamos entrenamiento en pensar y vivir como hijos de Dios. Muchos quieren tener para luego ser, no pueden “ver” la perspectiva de Dios, la Biblia vamos a encontrar muchas formas de entender que primero somos y luego tenemos. Tener solo es el resultado del asignamiento que el reino nos da por ser parte de él.

3- Una vez que nos hacemos creyentes y entramos al reino de Dios, “cambiamos naciones”. Dejamos nuestra ciudadanía en el mundo para naturalizarnos como ciudadanos del Reino de los cielos. Estamos en el mundo, pero no somos del mundo. Entramos al reino a través de Jesús, que es la puerta. Dios nos acepta, nos hace aptos, nos naturaliza como ciudadanos del reino, y luego nos comisiona como embajadores de su gobierno de modo que podamos ayudar a otros a hallar la puerta también.

4- En el trabajo, la escuela o dondequiera que vayamos, debemos recordar que somos ciudadanos del reino, que residimos en tierra extranjera, y la autoridad de nuestro gobierno de origen nos respalda. Todos los derechos, privilegios y beneficios de nuestra ciudadanía se aplican plenamente a nosotros aunque vivimos en una tierra extranjera. En cualquier momento, podemos pedir los recursos de nuestro rey, los cuales son muchísimo más abundantes que los de este mundo.

5- Los recursos del reino son nuestra herencia, esto nos ayuda a cumplir nuestro propósito en este mundo. Cuando cinco mil personas necesitaban comer, los discípulos de Jesús vieron solamente los recursos limitados de este mundo: cinco panes y dos pescados. Jesús, en cambio, miró la despensa de su Padre y vio suficiente comida como para alimentar a todos, y quedaron doce cestas llenas con las sobras.

APLICACIÓN
¡Nuestro reino es un Reino de provisión abundante! Debemos cambiar nuestra mentalidad de pobreza por una mentalidad de provisión. Siempre que nos ocupemos de los negocios del Padre, ´le mismo nos proveerá todo lo que necesitamos para cumplir con la tarea asignada. No importa cuál sea nuestra situación, podemos enfocar nuestra energía en el reino, reclamar nuestros derechos y decir con confianza: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4.19).

¡Cuánto recibimos del reino no es un asunto de Dios sino de nosotros! Somos afortunados de estar en el reino pero somos responsables de acceder a los recursos que el reino tiene para nosotros. Debemos ser agresivos para movernos en el reino y tomar los recursos necesarios para movernos en la tarea que el Padre nos a comisionado.

DECLARACIÓN
Hoy decido por mi propia voluntad de ceder todos los derechos de mi voluntad a Cristo y a su reino. Caminaré tomado de la mano de mi Señor para cumplir las tareas que me son asignadas en este mundo. Cumpliré puntualmente con mi destino y daré frutos que engrandezcan el reino de mi Padre. Amén!

ORACIÓN
Mi Señor y Dios, cada día me sorprendes con más conocimiento acerca del reino al que he sido llamado, soy parte de esta nación santa, soy linaje escogido, se que tengo que mostrar las virtudes de tu gloria en todo tiempo, me voy a esforzar por ser lleno de tu Espíritu a cada momento para que el brillo de tu gloria se refleje en cada una de mis acciones. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply

Tema 19: POSICIÓN DE REY
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad (Efesios 1.11).

“Nuestra herencia es tangible, visible, el Rey nos ha provisto desde la fundación del mundo”

PRINCIPIOS
1- Jesús es el Rey, y nuestra herencia es el reino, preparado para nosotros desde la creación del mundo. El regalo que el Rey nos da es un reino. Nosotros heredamos el reino, pero Jesús rige sobre él. Este reino ha sido nuestro desde la creación del mundo. Adán y Eva conocieron y disfrutaron de ese reino en el jardín del Edén. Satanás, sin embargo, los engañó para hacerlos pecar y les robó su (y nuestra) herencia.

2- Como nuestra herencia, el reino nos pertenece por derecho legal. Adán y Eva perdieron “sus papeles” en el jardín y perdieron los beneficios del reino, para ellos y sus futuras generaciones. Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3.23). Jesús vino a remover a Satanás de su usurpación ilegal y hacer posible para nosotros reclamar nuestra herencia. Él es, en un sentido, el albacea de nuestros bienes. Aunque nuestra herencia ha estado esperándonos desde la creación del mundo, debemos ir a través de Jesús y recibirla. ¡Esa debe ser nuestra posición y mentalidad!

3- En el plano espiritual, Cristo es el mediador entre Dios y el hombre. Él se para entre el reino y nosotros. Media entre nosotros y nuestra herencia. No podemos recibir todos los beneficios de nuestra herencia a menos que vayamos a través de Jesús. Tenemos que ser salvos, nacer de nuevo, de esa manera nos conectamos con Jesús, enseguida somos trasladado del poder de las tinieblas al reino de Jesús, así el reino de Dios es nuestro como esa herencia que nos espera desde la fundación del mundo. Cuando tomo la posición de rey, también tengo la posición de administrador del reino como mi herencia.

4- Jesús nos dice: Hay una gran herencia esperándote, un reino que es tuyo, aunque no sabías nada sobre él. Yo estoy aquí para revelártelo y ayudarte a reclamarlo. Yo soy el Mediador. Yo soy la puerta. Ven y pasa a través de mí. Confía en mí y entra al reino que está preparado para ti. Cuando tomamos en serio las palabras de Jesús, cuando confiamos en él como el único que puede limpiarnos de nuestro pecado, cuando le damos el control y reconocemos que él es Señor de nuestras vidas, cumplimos todos los “requisitos” necesarios para recibir el reino como herencia. Ahora estamos listos para ver cumplidas las promesas del Padre que nos trae a través de Jesús. Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios (2 Corintios 1.20).

APLICACIÓN
Muchos creyentes tienen una fijación absoluta con Jesús como Salvador y con “nacer de nuevo” que, tan pronto como están dentro del reino, acampan en el umbral y no avanzan más. Jesús es la puerta al reino, pero hay más riquezas esperando por delante. Jesús lo dejó en claro cuando dijo: Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Juan 10.7-10). ¡Esto representa vida al máximo! De eso se trata nuestra herencia, y todo comienza con Jesús en nuestro corazón. Pero no todo termina en la puerta. Recuerde que la vida es un peregrinaje y que la vida en el reino requerirá que avancemos de las experiencias originales con Dios hacia una madurez y crecimiento como reyes para posicionarnos en la silla del rey que somos.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para sentarme en mi silla de autoridad, soy un rey disfrutando de mi herencia. Estoy preparado, soy apto para recibir la herencia de mi Padre, como rey, tengo un reino que administrar y disfrutar a plenitud. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, precioso Jesús, muchas gracias por darme esta gloriosa oportunidad de tener mi herencia y sentarme en mi silla de autoridad. Pelearé para lograr este espacio que me de calidad de vida y me permita dar testimonio de tu poder y gloria que has puesto en mi vida. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply