Tema 17: UN PLAN PERFECTO
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios (Juan 1.12-13).

“Somos una familia de reyes y no de esclavos”

PRINCIPIOS
1- Dios es perfecto en todo lo que hace, su plan para el hombre es maravilloso, debemos entenderlo para identificar en donde estamos en el proceso de restauración. ¿Cuál era el propósito de Dios en el principio?

  • Establecer una familia de hijos, nunca es la idea de Dios tener esclavos.
  • Establecer un reino, no una religión.
  • Establecer un reino de reyes, no de súbditos.
  • Establecer nación de personas influyentes no de personas atadas a la religión.
  • Establecer una relación cercana, íntima y continua.
  • Extender su gobierno celestial, gobernar a través de Adán y Eva.
  • Influenciar en la Tierra desde el cielo a través de todos los seres humanos.

2- En este plan, el propósito de Dios era establecer una familia de hijos, no una casa de sirvientes. Desde el comienzo, Dios quería todos los descendientes se relacionaran con él mediante el amor de hijos, no esclavos que le obedecieran por obligación. Los sirvientes se relacionan con sus amos en un nivel superficial, pero no existe sentido de intimidad o de familia. Los hijos, por otra parte, son parte de la familia; son herederos que heredarán todo lo que le pertenece a su padre.

3- El concepto de reino es completamente contrario al concepto de religión. Un reino consiste en un rey con ciudadanos. La ciudadanía es esencialmente una entidad legal con derechos y privilegios, protegida por un compromiso constitucional de parte del rey y su gobierno. Demasiados cristianos son simplemente personas religiosas, pero los ciudadanos del reino son gente legítima; legítima en el sentido legal, que por virtud de un nacimiento espiritual, cada individuo del Reino tiene los derechos y las bendiciones de los ciudadanos del Reino celestial.

4- Debemos ser liberados de nuestra mentalidad religiosa y readaptar nuestro pensamiento para poder adoptar un pensamiento de reino. Dios siempre ha deseado hijos que sean ciudadanos de su reino, que posean el derecho legal de ser parte de su familia. La ciudadanía siempre es considerada un privilegio en todos los reinos y naciones. En Jesús, estos preciosos derechos legales se le confieren a todos los que confían en él: Mas a cuántos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios (Juan 1.12-13).

APLICACIÓN
El nombre cristiano era originalmente un título de burla dado por los paganos a los seguidores de Cristo, aunque los creyentes a través de los siglos han aceptado el término (que literalmente significa “pequeño Cristo”) y lo han portado con honor. Pero la palabra cristiano aparece solo dos veces en La Biblia (Hechos 26:28-29; 1Pedro 4:16-17). El término cristiano tiende a encerrar mentalmente a una persona en un molde religioso y limita su realidad de la verdad acerca del reino. La Biblia se refiere a la relación del hombre con Dios usando estas frases: siervos, santos, embajadores, hijos de Dios, ciudadanos del cielo, reyes, creación de Dios y otros términos cariñosos, pero no se refiere oficialmente a ellos como cristianos.

Cristianismo nunca fue un nombre dado por Jesús ni por los apóstoles. El término cristiano nunca tuvo la intención de ser un título ni un rótulo para usar, sino un estilo de vida para seguir, demostrando la naturaleza de la “semejanza con Cristo”. En esencia, cristiano suponía ser una descripción de la cultura del Reino, exhibida a través de nuestras vidas. Por ese motivo, los primeros creyentes fueron llamados cristianos por parte de quienes observaban su estilo de vida, su poder, su valentía y su autoridad como la de Cristo.

DECLARACIÓN DE FE
Soy un digno representante de Dios en la Tierra, tengo poder y autoridad para gobernar en este mundo, estoy determinado a tomar el lugar que el Padre me ha asignado y hacer la tarea de acuerdo al diseño para el cual fui creado. Amén!

ORACIÓN
Eterno y maravilloso Creador, sé que en mis fuerzas no soy digno, pero a través de la sangre de Jesucristo soy una persona apta para gobernar en este mundo en la esfera donde Dios me ha colocado. Por favor, Señor, ayúdame a ser diligente en operar el poder y la autoridad que me has delegado para convertirme en una vasija confiable para tu gloria. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply