Tema 15: POSESIÓN LEGÍTIMA
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás (Génesis 2.17).

“La muerte es la ausencia de la vida, Dios promete vida en abundancia ”

PRINCIPIOS
1- Dios entrega la legalidad a Adán y Eva para gobernar su reino establecido en la Tierra. Hasta este momento, nuestros primeros padres tienen toda la dinámica de gobernar el Huerto del Edén. Dios delega la responsabilidad de servir como el primer embajador y representante legal del reino. El Espíritu Santo de Dios tuvo una relación de intimidad con la humanidad desde el principio hasta el fin de asegurar que todo se hiciera de acuerdo a las instrucciones del Rey soberano y dueño del universo.

2- Esta relación hizo del Espíritu de Dios la persona más importante en todo el planeta y lo estableció como el componente clave del Reino de los cielos sobre la Tierra. La pérdida o separación del hombre del Espíritu Santo de Dios haría de la humanidad un componente descalificado del cielo sobre la Tierra, porque él no conocería la voluntad ni la mente del gobernante del cielo. Al leer Génesis 3, sobre el encuentro de la humanidad con el adversario, el diablo, vemos que el objetivo del ataque fue apartar al hombre del jardín y de la relación con Dios, lo cual dio como resultado la pérdida del reino de los cielos sobre la Tierra.

3- Tal vez, el mayor crimen que pueda cometerse en algún reino o nación es el delito de traición. Cuanto mayor sea el nivel de representación, tanto más grande será la responsabilidad y confianza, por lo tanto, mayor será la influencia que pueda tener. El Rey no solo se representa a sí mismo, sino que también personifica y simboliza todo su reino entero. Adán representaba el gobierno celestial sobre la Tierra, su influencia era tan poderosa porque era el único delegado con autoridad legal para gobernar.

4- La caída del hombre no fue simplemente un acto de desobediencia personal, sino que básicamente fue un acto de traición. Adán y sus descendientes cometieron el mayor acto de traición y merecieron la pena de muerte. Porque la paga del pecado es muerte (Romanos 6.23). La desobediencia en el reino es terrible, la consecuencia es que todos los privilegios recibidos en la legalidad le son retirados. Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás (Génesis 2.17).

5- Al violar La Palabra de Dios, Adán y toda su descendencia se convirtió en un representante descalificado del cielo en la Tierra. Cuando Adán cayó por su acto de traición, no solo perdió su relación personal con su Padre celestial, sino que perdió un reino que había recibido para gobernarlo de manera legal. Adán se transformó en un embajador sin fueros, un enviado sin estatus oficial, un ciudadano sin nación, un rey sin reino, un gobernante sin dominio.

APLICACIÓN
Adán no perdió el cielo cuando cayó, pero si perdió la Tierra y el dominio sobre ella. Perdió la representación legítima del cielo sobre la Tierra. ¡Adán desertó! Un acto de desobediencia le quita el derecho legal de gobernar el reino del Creador en este planeta. No solo correspondía la muerte física, estamos hablando de todo lo que significa “muerte”, desde el plano espiritual, separación de Dios, hasta todo aquello que refiera vida y prosperidad. Adán vivió novecientos treinta años después de aquel acto de desobediencia. Por lo tanto, la muerte según el Creador era la desconexión e independencia de Dios y del Reino de los cielos.

DECLARACIÓN DE FE
El Creador no abandonó su creación, determinó un plan de acción para restaurarlo, en se plano, yo soy parte de ese plan restaurador del género humano. Estoy listo para ir a la planitud de vida que esa restauración tiene para mí. Lucharé incansablemente para lograr perfeccionar este diseño perfecto del Padre para mí. Amén!

ORACIÓN
Dios poderoso y Rey del universo, muchas gracias por no abandonarme, estoy pasando por un proceso de restauración y perfección de la imagen al que me creaste, lucharé para conquistar la grandeza que tienes para mi vida, te serviré y daré testimonio que tu eres mi Señor y Dios, lleno de bondad y misericordia, que no abandonas a tus hijos. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply