EDIFICANDO LA MENTALIDAD DE REINO

Tema 25: EDIFICANDO LA MENTALIDAD DE REINO
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12.1-2).

“Acceder a las bondades del reino, requiere un cambio total de mentalidad”

PRINCIPIOS
1- Cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios, no perdieron el cielo, sino que entregaron su reino sobre la Tierra. Al escuchar a Satanás, cometieron un acto de alta traición y se sometieron a su autoridad de gobierno. Cuando entregaron su trono de dominio, sujetaron a todos los hombres de las sucesivas generaciones a la esclavitud del enemigo. Los que deberían haber estado en control eran ahora controlados por un capataz maligno. Los gobernantes se convirtieron en gobernados; los vencedores, en víctimas; y los reyes, en súbditos. Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3.23).

2- Jesús enseñó la parábola del hijo pródigo para explicamos lo que pasó en el Edén y para revelamos la actitud del Padre hacia nosotros. Dios está listo para darnos la bienvenida al hogar, con los brazos abiertos para restaurar completamente nuestro estado pleno como hijos e hijas. Nuestro problema es que a menudo aceptamos solo el acuerdo que el hijo pródigo quería: ¡Ser un siervo más en la casa del padre! Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros (Lucas 15.19).

3- Demasiados hijos de Dios solo saben lo que es ser “un obrero en la mies”, pero no saben lo que significa ser “un hijo en la casa”. Jesús dijo: “Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes (Juan 15:15). Frecuentemente nuestra mentalidad nos arrastra a ser “siervos inútiles” más que príncipes hermanos menores de nuestro Rey Jesús. La Escritura dice: Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos (Hebreos 2.11).

4- Muchas personas en el mundo actual, incluidos los creyentes, están en serios problemas como el hijo pródigo, cuya mentalidad estaba dañada por el tiempo transcurrido en el chiquero. La realidad maravillosa es que Dios nos ha trasladado de la potestad de las tinieblas al reino de su luz admirable. Hay quienes por su pasado difícil no pueden entender que son hijos y ciudadanos del reino. El mensaje del reino es que podemos tener la entrada a la dimensión correcta si podemos entenderlo, anhelarlo y vivirlo.

APLICACIÓN
Luego del retorno del hijo, el padre de la parábola de Jesús primero pidió un anillo para colocarlo en la mano de su hijo. ¡El anillo era símbolo de la condición de hijo y de su autoridad en la familia! Una vez que el joven recibiera el anillo, significaría que todo lo que había en la casa de su padre era suyo también. Cristo vino a la Tierra, murió en la cruz y resucitó de los muertos para poner un anillo de hijo en el dedo de todos nosotros y llevarnos de regreso a la comunión con nuestro Padre, para que pudiéramos asumir el lugar que es nuestro por derecho como sus hijos y como ciudadanos de su Reino. ¡Estamos regresando a la idea maravillosa de Dios!

Para muchos de nosotros, tomar ese paso requerirá primeramente un cambio o renovación de la mente, para liberarnos del “pensamiento de chiquero”. Considere las palabras del apóstol Pablo a los creyentes de Roma: Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12.1-2).

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para renovar mi mente para entrar a la dimensión del reino al que el Padre me ha trasladado. No me detendré hasta tener dominio en todo mi entorno, caminaré tomado de la mano de mi Señor para ser asertivo en todo lo que emprenda. Amén!!

ORACIÓN
Dios todopoderoso, Señor de toda la tierra, los cielos de los cielos te pertenecen, pero nos has dado a tus hijos la Tierra para gobernar sobre ella. Estoy dispuesto a ser equipado por el Espíritu para tener gobierno sobre todas las cosas donde me posicione. Señor, muchas gracias por darme la oportunidad de operar el poder de tu reino de manera gloriosa. Amén!!

Con amor… Dr. José Félix!!!

Leave a reply