Tema 21: ADMINISTRADORES
Capítulo 01: MARAVILLOSA IDEA
Serie: EL REINO DE DIOS

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios  (1 Corintios 4.1).

“Somos administradores en el reino, no dueños”

PRINCIPIOS

1- Dios nos dio gobierno sobre la Tierra, no su título de propiedad. ¡No somos dueños, solo administradores! Dios estableció una restricción en esta administración desde el principio. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Génesis 2:16-17). Dios le otorga la administración a Adán quedando él como dueño absoluto de todo: De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan (Salmos 24.1). ¡Dios es el dueño, nosotros los administradores!


2- Bajo un “mandato de dominio”, Dios establece las reglas de este asignamiento, una rendición de cuentas sobre lo que hacemos y los frutos que damos en esta labor administrativa. Él nos juzgará según lo bien que hayamos manejado sus activos. ¡Recuerda la parábola de los talentos!

Jesús enseñó este principio en su parábola sobre el amo que le confió una suma de dinero a cada uno de sus tres siervos y luego se fue a un largo viaje. Mientras él no estaba, dos de los siervos invirtieron el dinero sabiamente y recibieron el doble. El tercero, no hizo nada excepto esconder su asignación. Cuando el amo regresó, alabó a los siervos que habían ejercido una administración sabia. Sin embargo, expulsó al siervo que había rehuido a la responsabilidad de su mayordomía (Mateo 25:14-30). 


3- Cuando no nos convertimos a los caminos del Señor, empezamos un proceso de recuperar todo el diseño para el que fuimos creados. En este proceso luchamos para vivir en libertad. Permitir ser dominados por nuestro entorno físico o por otras personas puede dar como resultado, presión alta u otros problemas físicos o enfermedades. Incluso puede abrir una puerta a trastornos mentales y emocionales. Cuando en este proceso alcanzamos el gobierno en nosotros mismos y en nuestro entorno, en ese momento, ganamos la confianza del Señor para convertirnos en sus administradores. Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2Tesalonisenses 1.5).

4- He escuchado la frase: “me quiero ir al cielo”. La realidad es que estaremos temporalmente en el cielo, enseguida vendremos a administrar la Tierra por una eternidad. Si Dios dice que Él nos creó para ejercer dominio sobre la Tierra, entonces no podemos permanecer en el cielo. El propósito de Dios para nosotros siempre ha sido que dominemos la Tierra. Debemos enfocar nuestras fuerzas a lograr nuestro propósito en esta vida, en la posición que el Señor nos ha puesto. 

APLICACIÓN

Nuestra tendencia como hijos de Dios es enfocarnos demasiado en el cielo. El Rey del universo nos ha dado un mandato terrenal. La realidad es que tenemos dominio sobre la Tierra. Eso significa que somos los administradores, supervisores, regentes, gobernantes, líderes y mayordomos de este planeta. Lo que sea que suceda es nuestra responsabilidad. Tenemos que rendir cuentas de nuestra administración. 

Dios creó a la humanidad para que tuviera dominio sobre la Tierra, pero la caída del hombre interrumpió y saboteó ese programa. Cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios, ellos no cayeron del cielo sino del dominio que se les había otorgado. Satanás engañó a Eva prometiéndole que si ella comía del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, sus ojos serían abiertos, y sería como Dios. El problema radica en que ella YA era como Dios. Ella y Adán fueron creados a la imagen de Dios, y su poder y autoridad en el campo terrenal reflejaba los de Dios en el plano celestial. ¡Somos como Dios! Ahora que recuperamos nuestro diseño original, Dios también nos regresa el derecho legal para ser administradores de su reino en esta Tierra.

DECLARACIÓN DE FE

Estoy listo para ejercer el dominio en esta Tierra de acuerdo a mi diseño, voy a ser un buen administrador en todas las áreas donde Dios me establezca, haré de acuerdo a lo que el Señor me indique, glorificaré su nombre por mis acciones justas. Amén!

ORACIÓN

Dios eterno y maravilloso Padre celestial, que motivante es saber que hoy puedo recuperar el tiempo perdido, a partir de ahora me convierto en una vasija útil en tus manos para administrar tu reino en este mundo. Úsame en tus manos, permíteme vivir experiencias gloriosas en tu nombre, me cuidaré de darte gloria en todo. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply