FRENTE A LA TENTACIÓN

Tema 17: FRENTE A LA TENTACIÓN
Capítulo 05: LIDERAZGO DE REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio (2 Pedro 2:9).

“La tentación es la presentación del mal, es una oportunidad de elegir el placer temporal o la ganancia permanente”

PRINCIPIOS
1- En primero lugar debemos reconocer que todos estamos expuestos a ser tentados por el enemigo. En Lucas 4.1-2 dice que Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. Dios permite la tentación en nuestra vida para hacernos madurar y crecer. Por supuesto, el Padre no permitirá una prueba mayor de la que podamos soportar.

2- El enemigo de Dios y de nuestra alma es un estratega y con astucia envía la tentación para hacernos caer y enseguida condenarnos. El apóstol Pablo nos anima a mantenernos firmes en la fe para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones (2 Corintios 2.11). El enemigo es astuto para tentarnos, pero nosotros somos sabios para no ignorar las maquinaciones, sus estrategias son conocidas y debemos conocerlas para estar atentos.

3- La Escritura dice que cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie (Santiago 1.13). El enemigo sabe cuando dar el golpe para derribarnos de nuestra fe y detener el cumplimiento de nuestro destino. Jesús fue tentado después de 40 días de ayuno en seco, no tomó agua ni alimentos. El enemigo no golpea a cada momento, se espera al momento donde estamos más debilitados.

4- La Biblia dice: Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros (Santiago 4.7). Esta es una fórmula muy poderosa para vencer en la tentación. Primero debemos someternos a Dios, si verdad debe prevalecer siempre en nuestras acciones. Jesús dijo: ¡Escrito está! Esta fue la forma de destruir la tentación del enemigo. En segundo lugar, es resistir al diablo, esto no quiere decir que estemos a la defensiva siempre, sino que ataquemos al enemigo para hacerlo huir. En tercer lugar, la consecuencia será que el diablo huirá de nosotros.

APLICACIÓN
No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar (1 Corintios 10.13). Esta es la promesa de Dios para nosotros, cuando la tentación llega, estamos cubiertos por su poder y gloria. Al momento que Dios permite la tentación, también nos esta dando la salida de ella para poderla soportar. El punto hermoso es que cuando salimos de la tentación, siempre tendremos una gloriosa recompensa del cielo.

DECLARACIÓN DE FE
No tengo miedo a la tentación, estoy listo para enfrentar cualquier situación que venga a probar mi fe, trabajaré duro para estar atento a las maquinaciones del enemigo. ¡Amén!

ORACIÓN
Dios sostiene a los que ama, estoy parado en esta promesa de mi Padre, amado Señor mío, por favor ayúdame a discernir adecuadamente los momentos en que el tentador envíe los dardos de fuego en mi contra, se que cuando sea tentado es porque tu lo permites y me darás la salida para vencerla. También sé que si permites la tentación, al vencerla, vendrá la recompensa. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply