Tema 05: UN RÍO DE GLORIA
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él (Juan 2.20; 27).

“La unción es la presencia de nuestro Creador en nosotros para empujarnos a nuestro destino”

PRINCIPIOS
1- Cuando recibimos a Jesús como Señor y Salvador de nuestras vidas, en ese momento el Espíritu viene a nosotros para hacernos su habitación. El apóstol dice que somos su templo, él habita en nosotros y nos dirige a nuestro destino profético. La Biblia dice que tenemos la unción del Santo, esto es la presencia de Dios en nosotros. El Señor dijo: El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva (Juan 7.38). Un río de gloria esta corriendo en nuestro interior para asegurarnos que podemos construir cualquier sueño que Dios nos entregue.

2- A causa de la unción que esta en nosotros tenemos y desarrollamos cada día más la mente de Cristo, los dones espirituales son desarrollados para darnos capacidades sobrenaturales, lo que nos hará mucho más productivos y eficientes para producir en el reino. De hecho, por este río corriendo en nuestro interior decimos que el reino esta dentro de nosotros.

3- Esta unción del Santo, es mucho mejor que cualquier conocimiento, habilidad, es mucho más valiosa que cualquier cantidad de oro o de plata. Si alguien nos dijera que en el patio de nuestra casa esta una veta de oro, haríamos cualquier cosa por sacarla. En nuestro interior esta la unción, mucho más valiosa que esa veta de oro, y tenemos que sacarla de nuestro interior, que fluya de adentro para producir abundantemente.

4- En el AT esa unción era representada echando aceite en la cabeza de las personas, se les llamada “ungidos”, apartados para el propósito que el Creador había definido para ellos. Nosotros somos ungidos, apartados, por el aceite del Espíritu ha caído en nosotros para darnos un propósito de vida. Esa unción nos da las habilidades sobrenaturales para producir, estas capacidades no son humanas, vienen de Dios y nos ayudan a ser más productivos que cualquier persona normal.

APLICACIÓN
El apóstol dice: Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones (2Corintios 1.21–22). Dios nos ungió, nos apartó para cumplir un propósito divino, y al hacerlo, nos da la capacidad, las herramientas, que nos permitan ser más productivos en todas las cosas. Cuando ponemos a funcionar este río, lo mejor sale de nosotros, emerge y trae todo para ser abundante y sobre-abundante. Cuando somos ungidos, esa unción afecta positivamente nuestras finanzas, trabajo, nos convertimos en personas creativas, sabias, hábiles, sabias, que nos asegura que lo que construimos en el reino sea muy poderoso.

DECLARACIÓN DE FE
Soy un ungido de Dios, estoy lleno de la gloria de Dios, por mi interior corre el reino que se expresa con poder para hacer cosas sobrenaturales. ¡Amén!

ORACIÓN
Precioso Dios, maravilloso Padre, por favor, dame la oportunidad de expresar el reino que esta corriendo por mi interior. Quiero ser productivo, que el reino sea expresado por medio de vida en todas las áreas para producir abundantemente para que tu gloria brille en cada rincón de este mundo. Gracias por permitirme ser parte de tus sueños en este tiempo. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply