EL PODER DE LA PALABRA

Tema 19: EL PODER DE LA PALABRA
Capítulo 04: PATRONES EN EL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Mateo 4.3-4).

“Hablar con la palabra de Dios es un buen hábito que establece una atmósfera espiritual poderosa”

PRINCIPIOS
1- La Escritura dice: Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo (Mateo 4.1). En el monte de la tentación Jesús fue probado en espíritu, alma y cuerpo:

  • Cuerpo. Cuando pasaron 40 días sin comer ni beber, Jesús tuvo hambre. En ese momento viene la primer tentación a su naturaleza física: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan (Ver. 3).
  • Alma. Jesús estaba solo en el aquel monte, el desierto, frío en la noche, terrible sol en el día, la soledad, para probar el alma del Señor: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra (Ver. 6).
  • Espíritu. Satanás sabía la comisión que el Padre había entregado al Hijo, rescatar el reino que Adán había perdido en el Huerto del Edén, así que, aquí viene la tercera tentación: Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares (Ver. 8-9).

¿Cómo Jesús venció a Satanás? ¡Con el poder de la palabra! Tres tentaciones, tres declaraciones de la Palabra escrita: ¡Escrito está! Aprender la Biblia es un hábito que nos permite conocer en la intimidad a nuestro Creador y nos habilita para pelear cualquier batalla contra el enemigo.

2- Aprender versículos bíblicos de memoria es un hábito que podemos desarrollar cuando tomamos la disciplina de leer diariamente las Santas Escrituras. Cuando aprendemos versículos bíblicos, tendremos la Palabra en la mente, corazón, que se traslada a nuestra boca según la necesidad. El profeta dice de parte de Dios: Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié (Isaías 55.11).

3- El apóstol Juan dice que el Verbo se hizo carne, Jesús es la Palabra encarnada en un ser humano, cuando nosotros memorizamos la palabra, estamos permitiendo que Cristo sea formado en nosotros. De hecho, este era el deseo del apóstol Pablo para sus discípulos: Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros (Gálatas 4.19).

CONCLUSIÓN
Desarrollar la disciplina de memorizar la Palabra de Dios es un hábito inteligente. Las neuronas son activadas cuando traemos un conocimiento que nos revoluciona a pensar diferente. Jesús dijo que era necesario que la gente se arrepintiera, esto habla de un cambio de pensamiento, si queremos entrar y operar en el reino de Dios, debemos tener la mente de Cristo y memorizar la Biblia es el hábito más poderoso para lograrlo.

DECLARACIÓN DE FE
Decido hoy mismo conquistar el buen hábito de leer la Biblia, a partir de hoy, memorizaré la Palabra de Dios para tener la mente de Cristo. ¡Amén!

ORACIÓN
Eterno y maravilloso Dios, precioso Espíritu Santo, anhelo que Cristo sea formado en mí, que el Verbo se haga carne en mi vida, que la palabra se cumpla cuando dice el apóstol: Cristo en vosotros esperanza de gloria (Colosenses 1.27). Quiero experimentar una vida sobrenatural cada segundo de mi vida, por favor, ayúdame a memorizar la Palabra de Dios y generar una mente inteligente. ¡Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply