Tema 16: EL PROFETA EN EL NT
Capítulo 04: DONES DEL HIJO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras (Hechos 15.32). No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio (1 Timoteo 4.14).

“El profeta en acción en el NT”

PRINCIPIOS
1- Judas y Silas eran profetas que ALENTABAN al pueblo de Dios (Hechos 15.32). Su función fue muy importante para consolidar a los hermanos nacidos de nuevo. Es claro que “la abundancia de palabras” habla de la capacidad de da a conocer a la iglesia el corazón de Dios. No estaban fuera de la declaración del Apóstol Juan: Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía (Apocalipsis 19.10).

2- Ana era una mujer PROFETIZA que vio el cumplimiento de la palabra (Lucas 2). A esta mujer la Biblia le da el título de profetiza; Estaba también allí Ana, profetisa (Lucas 2.36). Quedando por sentado de la labor que esta mujer profetiza estaba realizando para preparar la venida del Mesías con sus oraciones en el templo.

3- Agabo era un PROFETA de la Iglesia primitiva (Hechos 21.10). Agabo aparece en dos ocasiones en el NT, una profetizando que vendría hambre a la tierra (Hechos 11.28), lo cuál ocurrió como lo había profetizado. La segunda, profetizando al apóstol Pablo sobre sucesos futuros en su viaje a Jerusalén (Hechos 21.10). Notamos con claridad que Agabo era un profeta, porque ese es el título que le dan las Escrituras, y su trabajo en la iglesia primitiva era notorio.

4- Felipe tenía cuatro hijas que PROFETIZABAN (Hechos 21.9). La Biblia no les da el título de profetas, tampoco de profetizas, pero dice que “profetizaban”, dando por entendido que estas hijas de Felipe estaban operando en el don de profecía y posiblemente también fluían en otros dones espirituales. Sin duda, eran una gran bendición para la iglesia primitiva porque dejan por sentado que estaban involucradas de manera activa en el Cuerpo de Cristo.

5- El apóstol Pablo hizo las voces de un profeta hablando del futuro (2 Timoteo 3.1-6). Aunque Pablo se dice así mismo Apóstol y Maestro (1 Timoteo 2.7), se ve claramente que hizo la función de Profeta, dejando ese bosquejo del futuro de la iglesia.

6- En la iglesia en ANTIOQUÍA había profetas (Hechos 13.1-3). En este pasaje vemos a varias personas que están operando en el llamado del profeta, dice la Biblia: Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros. Su labor en ese momento fue “ministrar” al Señor, es posible que había música, adoración, hasta que el Espíritu soltó la palabra: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. El siguiente paso fue imponer las manos sobre ellos y enviarlos a la labor al que estaban siendo comisionados.

7- Los Profetas y el PRESBITERIO , tienen el don divino de activar los dones y talentos de los santos y ministerios por la imposición de manos y profecía (1 Timoteo 4.14), como también revelar y confirmar a aquellos que tienen un llamamiento para involucrarse en el trabajo del reino de Dios.

APLICACIÓN
Cristo ha dado a los profetas la habilidad de reconocer los dones y llamados que Dios ha depositado en la vida de alguna persona. Cuando impone sus manos y profetiza a una persona dones y llamados, sus palabras tienen el poder creativo impartido por Cristo para activar ese ministerio. La Biblia, es la revelación total de los pensamientos y la voluntad de Dios, por lo tanto es la Palabra Profética completa, es perfecta y suficiente para acercarnos a la revelación de Dios. El profeta debe de tener cuidado en no añadir, ni quitar palabras de las Escrituras. Toda Palabra Profética que se entregue el día de hoy, debe estar en total acuerdo con el contexto y el espíritu de la Palabra de Dios.

DECLARACIÓN DE FE
Tengo por cierto que he sido llamado al campo profético, no se si seré un profeta, pero se que todos podemos profetizar, y estoy listo para moverme de manera completa y poderosa en los dones del Espíritu Santo para ser útil y ayudar en el oficio del Profeta. ¡Estoy listo si el Señor me llamada al oficio del profeta! Amén!

ORACIÓN
Maravilloso Padre celestial, gracias por darme a tu Hijo para rescatarme y darme la oportunidad de servirte en tu reino, estoy feliz con la presencia de tu Espíritu en mi vida. Voy avanzar bajo su unción haciendo maravillas que glorifiquen tu nombre. Hoy mismo decido a morir para que la vida de Cristo sea manifestada en este cuerpo mortal. Padre úsame poderosamente y solo a ti daré toda la gloria. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!!

Leave a reply