EL DON DEL MAESTRO-PRINCIPIOS

Tema 32: EL DON DEL MAESTRO-PRINCIPIOS
Capítulo 04: DONES DEL HIJO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Para esto yo fui constituido predicador y apóstol (digo verdad en Cristo, no miento), y maestro de los gentiles en fe y verdad (1Timoteo 2.7).

“El maestro es una labor que imparte conocimiento para establecer la cultura del reino de Dios”

PRINCIPIOS
1- Jesús es nuestro mejor EJEMPLO de MAESTRO. Podemos aprender de Jesús para producir los frutos que el Padre espera cuando somos llamados a este tan noble oficio. Tanto los fariseos como la gente no religiosa reconocieron que Jesús era un maestro. De hecho, en muchas ocasiones pusieron trampas “doctrinales” para provocar una equivocación en la enseñanza. Los religiosos mismos le dieron el título reconociendo su autoridad para enseñar y la revelación del mensaje que enseñaba. Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad (Lucas 4.32).

2- El joven rico RECONOCIÓ que Jesús era un maestro. Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? (Marcos 10.17). En varias escrituras vemos a personas en eminencia reconociendo el título de maestro para nuestro amado Salvador. Este título no era común, de hecho, era un reconocimiento para aquellas personas que impartían conocimiento bajo la inspiración del Espíritu y era visible su capacidad de enseñanza.

3- Nicodemo le llamó MAESTRO. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él (Juan 3.2). Este hombre religioso tenía las herramientas necesarias para reconocer aquellos que venían de parte de Dios para enseñar las verdades celestiales. Cuando le llamó a Jesús maestro, estaba reconociendo la autoridad del Padre sobre su Hijo para transmitir su voz en la tierra enseñando las verdades celestiales para el mundo.

4- Jesús ENSEÑABA por donde quiera que fuera. Vemos en los evangelios el caminar de Jesús enseñando, impartiendo el conocimiento del reino sobre sus oyentes. El reconocimiento que le daban de maestro era por la capacidad que se veía en cada momento que transmitía las verdades que escuchaba del Padre. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho (Juan 12.50).
* Recorría las ciudades y las aldeas enseñando el evangelio del reino (Lucas 13.22).
* Dio instrucciones a sus discípulos (Mateo 11.1)
* Vino a su tierra y les enseñaba en la sinagoga (Lucas 13.10).
* Los sacerdotes reconocieron la autoridad con que enseñaba (Mateo 21.23).
* Jesús enseñaba a las multitudes (Lucas 53).

5- Había muchos MAESTROS en el tiempo de Jesús, pero había algo en su manera de enseñar que hacía que la gente le pusiera atención. Las multitudes eran atraídas porque había un poder y una unción sobre su enseñanza que nadie lo hacía como él.
* Todos estaban atónitos porque enseñaba con esa autoridad. El éxito de la enseñanza Jesús no estaba en sus métodos o presentación, no estaba en su apariencia o manera de vestirse. ¡Estaba en su autoridad!
* Lo que llevó a Jesús a tener éxito como maestro fue que sólo enseñaba lo que recibía de su Padre y que enseñaba en la unción y en el poder del Espíritu Santo.

6- En la Biblia encontramos a varias personas ejerciendo el oficio del maestro.
* Pablo era un apóstol, un evangelista y también era un maestro (1Timoteo 2.7).
* Bernabé acompaño al apóstol Pablo y ejerció el ministerio de maestro (Hechos 15.35)..
* Apolos era un maestro (Hechos 18.24–25).

APLICACIÓN
Al igual que los otros cuatro oficios, el maestro edifica la Iglesia de Jesucristo y la prepara para desarrollar el ministerio individual y corporativo como un cuerpo que trabaja unido con un fin común: ¡Manifestar el poder y la gloria de Dios en la tierra!

El ministerio del maestro es tan necesario e importante como los otros cuatro, porque juntos van a colaborar en la edificación, entrenamiento de los creyentes para el propósito al que hemos sido llamados. Es importante que los maestros de este tiempo tengan la oportunidad de impartir el conocimiento que el Padre inspira por su Espíritu para prepararnos y hagamos la tarea con responsabilidad y mucha eficiencia.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy dispuesto a caminar tomado de la mano de mi Señor, ser instruido para funcionar en la enseñanza y ser útil para impartir conocimiento a los que me rodean. Amén!!

ORACIÓN
Amado Señor y Dios, voy a esforzarme para avanzar en los dones espirituales que me has impartido. Quiero ser útil y dar frutos en abundancia, que tu gracia me abrace y me llene para ser de bendición a muchas personas. Gracias mi Señor por darme la oportunidad de aprender y ser impartido de poder para dar frutos en este tiempo. Amén!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply