TEMOR O DETERMINACIÓN

Tema 07: TEMOR O DETERMINACIÓN
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1.7).

“El temor paraliza, pero el Espíritu nos impulsa para ser determinados”

PRINCIPIOS
1- Regularmente nuestro sueños serán probados al igual que el sueño de Gedeón. Este hombre que Dios ve como esforzado y valiente es posible que nunca se vio como el Señor lo veía. En un mundo lleno de temor por los madianitas, estaba incluido el propio temor por la incertidumbre del futuro. Todos somos atrapados por ese miedo humano que trae el enfrentarnos a algo nuevo. Es por eso que el apóstol le escribe a su hijo Timoteo: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1.7).

2- Pareciera ser que los sueños son expuestos con mayor claridad en medio de las circunstancias difíciles. El sabio escribe: Si quieres sembrar, no te quedes mirando al viento; si quieres cosechar, no te quedes mirando al cielo (Eclesiastés 11.4). En otras palabras esta diciendo que si esperamos que las cosas se “pongan a modo” es posible que nunca podamos lograr nada. ¡Tenemos que entender que el temor paraliza, la determinación nos empuja!

3- En su tiempo, Gedeón era considerado un perdedor, un “don nadie”, de hecho, admitió que así era su espíritu: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre (Jueces 6.15). ¡Esta era la visión de sí mismo! ¿Acaso no padecemos del mismo síndrome nosotros? Es cuando podemos ver la bondad de Dios que no ve nuestra debilidad sino que las potencializa para hacernos fuertes y enfrentar los desafíos que jamás nos imaginamos que podríamos enfrentar.

4- Aunque Gedeón no tenía nada digno que comentarle a Dios, el ángel le habló de su destino y del sueño que tenía para él y su pueblo. Eso fue suficiente para empujar con determinación a construir un futuro mejor para él mismo, su familia y el pueblo al que pertenecía. Al Señor no le importó que Gedeón no tenía construida una gran historia, tampoco era el más adecuado, según lo que él mismo creía de él. Lo mismo sucedió con Saúl, quién dijo: ¿No soy yo hijo de Benjamín, de la más pequeña de las tribus de Israel? Y mi familia ¿no es la más pequeña de todas las familias de la tribu de Benjamín? ¿Por qué, pues, me has dicho cosa semejante? (1 Samuel 9.21).

5- Todo se veía en contra de Gedeón y Saúl, incluso, para ellos mismos, no estaban calificados para una gran obra en el reino, Dios tuvo que trabajar en sus corazones para que fuesen determinados en verse en un futuro más grande y poderoso. Valentía es una virtud poderosa, viene del hebreo guibbor que significa próspero, grande, vigoroso. Así es como Dios veía a Gedeón, por supuesto que el Señor descubre la energía que ni siquiera él mismo conoce que existe en su interior.

APLICACIÓN
¿Hasta donde podemos avanzar siendo determinados? El Señor le habla al rey David y le dice: Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra (Salmos 2.8). ¡Pídeme! Los límites los ponemos nosotros, Dios nos abre todas las expectativas futuras mucho más allá de donde nos podemos imaginar. A David le dice que hasta los confines de la tierra. Este el punto central de nuestra mente de reino que hemos desarrollado. Si el poder del reino esta dentro de nosotros, y nuestro Padre nos esta autorizando la ejecución de la autoridad y la operación de los dones espirituales, debemos ser determinantes para hacerlo con la confianza que él estará con nosotros para dar grandes frutos en el reino de Dios.

¿Estás pensando que tan lejos podemos llegar cuando operamos el poder del reino de Dios? ¡Sin duda el cielo quiere dar aplausos para nosotros cuando somos productivos en dar frutos para que el reino se siga expresando en este mundo! ¿Temor o determinación? El temor nos paraliza, pero ser determinados nos impulsa, así que todo depende de nuestra actitud para tener grandes logros que glorifiquen al Padre.

DECLARACIÓN DE FE
Voy con determinación para tomar mi destino profético en este mundo, el temor no podrá detenerme, es más grande mi pasión que el miedo que pueda tener o los obstáculos que puedan venir para detenerme. Seguiré avanzando por el poder del reino que actúa poderosamente en mí. Amén!

ORACIÓN
Señor precioso, maravilloso Espíritu Santo, estoy ansioso por operar en tu poder y dar los frutos más abundantes que jamás me haya imaginado, por eso hoy estoy dispuesto a ser formado, equipado y enviado a cumplir con el llamado que el Padre me ha dado. Por favor, Dios, ayúdame a no detenerme por ninguna causa, quiero cumplir con la tarea que me has encomendado. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply