Tema 08: SIEMBRA Y COSECHA
Capítulo 03: SOÑAR Y CONSTRUIR
Serie: EL REINO DE DIOS

Sembrad para vosotros en justicia, segad para vosotros en misericordia; haced para vosotros barbecho; porque es el tiempo de buscar a Jehová, hasta que venga y os enseñe justicia (Oseas 10.12).

“Preparemos nuestra vida para recibir lo que reino tiene para nosotros”

PRINCIPIOS
1- En la historia de los talentos, el amo dio varias cantidades a sus siervos para que negociaran con ella. Después se fue por largo tiempo y regresó para rendir cuentas. Ese tiempo que transcurre desde que se fue y regresó se llama: SIEMBRA Y COSECHA. Aquí preparamos la tierra, se limpia, se abona, la regamos, quitamos las malas hierbas, sembramos, cuidamos la semilla, para finalmente levantar una gran cosecha.

2- El punto es entender que Dios nos da el tiempo que necesitamos para desarrollar nuestros talentos y habilidades para estar listos en activar y tomar lo que el reino tiene para nosotros. Dios no pone recursos en manos indolentes, perezosas, descuidadas, siempre Dios nos estará invitando a prepararnos para que tomemos lo que el reino tiene para nosotros. Sembrad para vosotros en justicia, segad para vosotros en misericordia; haced para vosotros barbecho; porque es el tiempo de buscar a Jehová, hasta que venga y os enseñe justicia (Oseas 10.12).

3- Hemos aprendido en esta sociedad que todo sucede demasiado rápido y sin mucho esfuerzo. La Biblia nos enseña que las cosas se persiguen con disciplina y con mucho anhelo, debemos apasionarnos de aquello que sabemos que Dios nos tiene preparado. El reino esta en nosotros, estamos llenos de promesas, estamos cargados de gloria que esta esperando salir de nosotros. Ese potencial, energía acumulada que se desarrolla en nosotros debe ser entrenada para que se exprese y dé frutos.

4- Jesús fue entrenado por el Padre, los frutos que dio en esta Tierra fueron gloriosos, así mismo, Jesús entrenó a doce discípulos para que hicieran lo mismo, los resultados fueron similares a los frutos de Cristo. Ahora el Espíritu Santo esta a cargo de esta tarea de entrenamiento, él usa hombres y mujeres como entrenadores de aquellos que van a expresar el reino de manera poderosa. Jesús dijo a sus discípulos: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones (Mateo 28.18-19).

APLICACIÓN
Ese potencial que esta en nuestro interior debe ser preparado para emerger y dar frutos en abundancia. Sembrar en nosotros la buena semilla del reino nos impulsará a ser personas disciplinadas para ser usadas por el Señor de manera poderosa. De acuerdo a la parábola del trigo y la cizaña, vemos que somos sembrados en el mundo para dar frutos dignos del reino, también el enemigo ha sembrado en el mundo sus emisarios o hijos que intentarán tomar lo que es nuestro. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo (Mateo 13.38). ¡Sembrar en nosotros mismos para levantar una gran cosecha es el camino!

DECLARACIÓN DE FE
Estoy dispuesto a correr la milla extra para ser formado en los asuntos del reino, voy a invertir en mi mismo, voy a sembrar para cosechar en el reino. ¡Amén!

ORACIÓN
Eterno y glorioso Padre, muchísimas gracias por mostrarme el camino de sembrar para cosechar, voy a crecer en carácter y en todas las áreas que sea necesario para poder prepararme para este gran desafío. Nadie tomará lo que me pertenece, sé que tengo la guía y ayuda del Espíritu Santo para lograrlo. ¡Amén!

Con amor Dr José Félix!!

Leave a reply