Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él (Juan 1.32 ).

“El Padre es Rey, el Hijo es Rey, el Espíritu Santo es Rey”

PRINCIPIOS
1- Así como el Padre da dones y el Hijo da dones, el Espíritu Santo proporciona una serie de regalos que trae la manifestación visible de su poder. Cuando el apóstol Pablo escribió a los Efesios les dijo: No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu (Efesios 5.18), estaba dejando en claro que no debemos poner como objetivo llenarnos de las cosas terrenales en lo cual hay desenfreno, más bien sean llenos del poder de Dios, sean llenos de sabiduría, sean llenos de las herramientas que vienen del cielo.

Hace la comparación del vino, debido a la cultura de la satisfacción a través de perder la conciencia y actuar completamente en la carne. Los dones son dados por Dios para edificación, consolación, dirección y manifestación del poder del Reino de los Cielos. Nunca para presumir, o aparentar algo que no es.

2- La palabra “don” significa, regalo, dádiva, presente. Son regalos de Dios a cada uno de los creyentes. Pero muchos se preguntaran ¿Para que quiero o para que me sirven los dones? En 1 Corintios 12.7 dice: Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho, lo que nos deja claro que la manifestación del Espíritu no es para un provecho personal, sino más bien para el provecho de los demás, o sea de la Iglesia.

En 1 Corintios 10.24 dice que ninguno busque su propio bien sino el del otro. Hay que tener claro que una cosa son los dones para ministrar el poder de Dios y otro los ministerios para edificar la iglesia, como el de apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro. Estos fueron constituidos por Jesucristo. Y estos llamados ministeriales son para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, y edificación del cuerpo de Cristo (Efesios 4.12-13).

3- Los dones que el Espíritu Santo imparte, ministran o imparten su poder para los santos, desde el momento que somos salvos recibimos dones y son manifestados en la medida que vamos creciendo espiritualmente. Estamos viviendo estos días, que el profeta Joel profetizó: Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones (Joel 2.28). por eso es necesario que cada creyente, entienda, comprenda, viva y camine sobre esa promesa dada por Dios. Ya que los dones que el Espíritu imparte deben ser operados por los hijos de Dios, por eso es necesario aprender de ellos de una manera sistemática.

4- No solo debemos conocer los dones sino que los debemos procurarlos, es decir, preocuparnos en tenerlos. No debemos ignorarlos, sino procurarlos y también anhelarlos (1 Corintios 12.1). Al momento de que recibimos estos dones del Espíritu nos convertimos en responsables de operarlos de una manera correcta. Una de nuestras responsabilidades básicas es mantenerlos avivados en nosotros mismos y ministrarlos a los demás para dar buenas cuentas a Dios (1 Pedro 4.10). Tan importante son los dones que el apóstol Pablo se preocupaba por darlos a conocer a sus discípulos de Roma (Romanos 1.11).

5- Regularmente conocemos los dones del Espíritu Santo en tres categorías. 1) De inspiración vocal, 2) Revelación, 3) Poder.
* Los dones de INSPIRACIÓN VOCAL se manifiestan cuando Dios habla sobrenaturalmente a los creyentes. Diversos géneros de lenguas, interpretación de lenguas y profecía, por medio de ellos escuchamos y transferimos lo que Dios está hablando.
* Los dones de REVELACIÓN, Dios está revelando por medio de ciencia o sabiduría para situaciones particulares. Discernimiento de espíritus, palabra de ciencia y palabra de sabiduría, por medio de los cuales recibimos información directamente del cielo.
* A través de los dones de PODER, Dios esta liberando su gloria para producir señales sobrenaturales. Los dones de poder son la expresión misma de la gloria de Dios: Don de fe, don de sanidades y don de milagros.

APLICACIÓN
Los dones del Espíritu Santo son el complemento de los dones del Padre y del Hijo, en total, nuestro Creador nos entrega 21 dones, que mezclados nos da la operación de una gran variedad de manifestaciones espirituales donde el Señor se “expresa” o “manifiesta” a sí mismo por medio de nosotros, que somos vasijas de barro dispuestas a ser usadas en sus manos.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy en las manos de mi Señor, he sido diseñado para hacer cosas grandes y poderosas en este mundo, me tomo hoy mismo de la mano del Espíritu para ser impartido de dones y usado por y para la gloria de mi Dios. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso y buen Padre celestial, estoy muy contento de conocer los dones que el Espíritu Santo me imparte, ahora mismo me dispongo para ser lleno de tu gracia, me esforzaré en ser sabio y entendido de como usarlos para bendecir a otras personas, daré la gloria solamente a ti de todo lo que haga. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply