Tema 15: DON DE SANIDADES
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados (Hechos 5.16).

“Dios nos da un don de sanidad para sanar cada enfermedad”

PRINCIPIOS

1- HABILIDAD PARA SANAR ENFERMEDADES. El poder del Espíritu Santo nos da la habilidad para ministrar con eficacia. Dios está buscando instrumentos para usar con estos hermosos dones que ha reservado para que sus hijos le sirvamos con pasión, dedicación, dando grandes frutos para su gloria. El Reino es consolidado de una manera poderosa. A otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu (1Corintios 12.9). Este otro pudiera ser cualquier miembro de la congregación. Esto quiere decir que los dones son para la Iglesia, para los hijos de Dios como herramientas para cumplir con la comisión de Dios que pone en nuestras manos.

2- SANAR MUCHAS ENFERMEDADES. ¡Dones de sanidades! Nótese que está en plural. Hay muchas y diferentes enfermedades, muchas de ellas causadas por demonios directamente, otras no. Por lo tanto es preciso que existan diferentes ‘dones de sanidades’. Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia (Mateo 10.1). El texto dice “toda dolencia” eso quiere decir que se trata de varias enfermedades. Para cada dolencia o enfermedad, es necesario un “don” especifico que sane esa enfermedad.

3- PODER DEL CIELO. Es el poder del Espíritu Santo que desciende sobre el cuerpo de una persona, disolviendo su enfermedad, sus dolores y sanándole completamente. Muchas enfermedades son provocadas por demonios y el don de sanidad va acompañado de autoridad para echar fuera espíritus inmundos que producen la enfermedad. Aunque Dios puede sanar por medio de medicinas, el don de sanidad es la expresión del poder de Dios para mostrar su gloria. El ejercicio de los dones de sanidades no confiere la habilidad para sanar a todos los enfermos en todo tiempo. 

4- ENTENDIDOS EN EL DON. Algunos han entendido mal la operación del don y han preguntado el porqué no vamos a los hospitales a sanar a todos los que están enfermos.  ¡Aun Jesús no lo hizo! Él fue sólo una vez a un lugar donde muchos yacían enfermos y dolientes. Fue al estanque de Betesda donde había una multitud de enfermos, con todo, Él sólo escogió a un paralítico que tenía 38 años enfermo. 
Cuando multitudes de enfermos fueron a Jesús, la Biblia dice que “los sanó a todos”. Un principio importante de sanidad divina es que la persona debe ir a Jesús ejercitando la fe. Dios usará una vasija equipada con los dones para traer respuesta a su necesidad. 

5- En Hechos 3, vemos a dos discípulos de Jesús operando en el poder de Dios de una manera extraordinaria sanando a un cojo de nacimiento. El mismo poder que era expresado por Jesús, ahora estaba siendo operado por sus seguidores. El cojo tenía tomada la mano de Pedro y Juan mientras que la multitud estaba asombrada de lo que estaban viendo. Pedro se dio cuenta de la ignorancia espiritual de las personas, por lo cual los ubica y los lleva a poner su mirada en Jesús: Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiésemos hecho andar a éste? (Ver. 12).  Aquellos que Dios usa en la manifestación de su poder deben tener cuidado en conducir a las personas a Jesús y no dejar que dirijan su mirada al hombre sino a Dios.

APLICACIÓN
Estos dones pueden operar a través de cualquier hijo de Dios lleno del Espíritu Santo. Los dones son impartidos por Dios para el cuerpo de Cristo y en particular para quien necesita sanidad. Y esto opera en el Poder del Espíritu Santo, la convicción del que ora por sanidad y la fe del que recibe la sanidad. Recordemos que nosotros, los hijos de Dios, somos la extensión del ministerio de Jesús en la tierra: Cristo en vosotros, la esperanza de gloria (Colosenses 1.27). Nosotros somos la esperanza del mundo, Cristo sigue manifestando su poder por medio de nosotros a los que sufren. 

DECLARACIÓN DE FE
Soy lleno del Espíritu Santo, soy llamado por Dios para sanar enfermos, estoy listo para ser un instrumento de sanidad en las manos de mi Dios. Amén!

ORACIÓN
Señor Dios todo poderoso, muchas gracias por darme la oportunidad de ser un instrumento de tu gloria. Gracias por permitirme sanar enfermos y glorificar tu nombre en cada sanidad que me permites realizar. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply