Tema 07: DON DE SABIDURÍA
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu (1 Corintios 12.8).

“Sabiduría para el mundo desde el trono de Dios”

PRINCIPIOS
1- DONES PARA EDIFICAR. Nuestro Señor Jesucristo ha entregado dones a los hombres para edificar y servir a la Iglesia y ha enviado a su Espíritu a continuar su obra de salvación, sanidad, liberación y restauración de toda la humanidad. Conocer los dones no asegura una mejor operación y mayores frutos. Muchos mantienen su don escondido porque no lo han activado, y otros han ido al extremo de ser sensacionalistas en el uso del don y han causado problemas en el cuerpo de Cristo a tal forma que algunos prefieren estar lejos de los dones espirituales y permanecer solamente en la salvación.

Cuando el pueblo de Dios salió de Egipto, podemos ver dos etapas claras:
1). La Iglesia del desierto; la Iglesia del desierto es una Iglesia conformista, solo vive del milagro del maná y de quejarse con Dios para recibir pequeños milagros.
2). La Iglesia de Canaán: la Iglesia de Cannán representa la que conquista, que avanza con poder arrebatando la tierra prometida a sus enemigos. La Iglesia de Cannán opera en los dones, escucha la voz de Dios, baja los diseños celestiales, la mano del Señor les dirige y sus logros son poderosos y sorprendentes.

2- SABIDURÍA PARA ENTREGAR AL MUNDO. El don de sabiduría es uno de los nueve dones de gracia que el Espíritu Santo imparte sobre los hijos de Dios. En realidad no estamos tratando con la sabiduría humana, sino con información celestial la que desciende del cielo para tomar las decisiones más adecuadas. Respecto a los dones espirituales, afirmamos que el Espíritu Santo los empleó para llevar a cabo sus trabajos en la tierra.
Los deberes del Espíritu son:
– Guiar a toda verdad;
– Confirmar la verdad divina
– Organizar, preparar, edificar la Iglesia para toda buena obra.

3- TRES CATEGORÍAS. Los dones sobrenaturales se pueden dividir en tres categorías que corresponden a los tres trabajos principales del Espíritu. Clasificando los dones según el propósito de cada uno simplifica la presentación del tema y a la vez nos ayuda a comprender con facilidad cómo y por qué el Espíritu los usó.
Algunos hermanos recibieron este don de poder hablar palabras de sabiduría. No estamos seguros pero es posible que el Espíritu mismo tuviese un propósito especial cuando empezó la lista de los dones con éste. Una cosa sabemos bien y es que la sabiduría es muy importante para la vida cristiana y para las labores en el reino de Dios.

4- DEFINICIÓN. ¿Qué es sabiduría? No es ciencia, o sea, conocimiento, sino la capacidad para juzgar bien, para hacer buenas decisiones. Sí somos sabios sabremos distinguir entre lo malo y lo bueno. Podremos desarrollarnos en el reino de Dios sin cometer graves errores. Mucho hemos oído hablar de la sabiduría de Salomón como una percepción de la bondad de Dios para el ser humano. Sabemos que lo recibido por Salomón no vino a causa de los excelentes estudios o la capacitación humana que este gran hombre pudo lograr, sino la impartición gloriosa de Dios para su vida.

El diccionario de la lengua española define el término de esta manera:

  1. Conjunto de conocimientos amplios y profundos que se adquieren mediante el estudio o la experiencia.
  2. Facultad de las personas para actuar con sensatez, prudencia o acierto.
  3. Cualidad de sabio.

La sabiduría viene de dos modos: 1) Es un regalo de Dios, por la impartición del Espíritu Santo; 2) Una búsqueda activa por medio del conocimiento de la Palabra de Dios.

APLICACIÓN
¡Un regalo de Dios al mundo! El punto de partida de la sabiduría es Dios y su Palabra revelada, la fuente del conocimiento y la inteligencia. En ese sentido, la sabiduría es SU regalo para nosotros. Pero únicamente se la otorga a quien con sinceridad la busca.
La sabiduría de Dios está escondida de los rebeldes y necios, exige un esfuerzo para encontrarla y usarla. La senda hacia la sabiduría es difícil. Cuando estamos en ella, descubrimos que la verdadera sabiduría es la de Dios y que Él nos guiará y recompensará nuestra búsqueda sincera y persistente.

Dios nos da sabiduría para que caminemos en victoria y demos testimonio de la gracia divina impartida sobre sus hijos. Esto traerá la evidencia de la existencia no de un ser supremo inalcanzable, sino de un Dios cercano para los que le buscan.

La sabiduría surge de un proceso de crecimiento constante.
Primero, debemos confiar y honrar a Dios. Segundo, debemos darnos cuenta de que la Biblia nos revela la sabiduría de Dios. Tercero, debemos tomar una serie de buenas decisiones para toda la vida y evitar peligros morales. Cuarto, al tomar decisiones erróneas o pecaminosas, debemos aprender de nuestros errores y recuperarnos.

DECLARACIÓN DE FE
Trabajaré fuertemente para ser impartido de la sabiduría en todos sentidos, me esforzaré a escuchar el corazón del Padre para ser testimonio fiel de su verdad inconmovible. Amén!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, ayúdame a bajar del cielo la información necesaria para convertirme en una persona sabia que ayude a los demás a ser grandes en esta tierra. Quiero ser un digno representante del cielo en la tierra con la sabiduría de Dios de una manera tangible en todos mis actos. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply