Tema 21: DON DE PROFECÍA OPERACIÓN
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe (Romanos 12.6).

“Conectados con la fuente para escuchar correctamente y hablar lo que Dios quiere decir”

PRINCIPIOS
1- PARA BENDICIÓN. Este es un don “delicado” porque puede ser de mucha bendición pero si no se tiene cuidado puede ser de mucha maldición. Su operación aunque es sencilla requiere de preparación y formación especial. Por eso en el Antiguo Testamento encontramos que había escuelas de profetas. La profecía viene en momentos donde estamos “conectados” con Dios. Es un momento donde el Espíritu Santo toma nuestra mente para usar nuestros sentidos como canales de transmisión para que escuchemos la voz de Dios.

2- Tenemos una palabra profética cuando la voz de Dios se hace evidente en nuestro interior. Es un impulso de fe, tenemos la certeza que lo que viene es la voz de Dios mismo. Esa voz que escuchamos la “sintonizamos” por el Espíritu Santo y es verificada a través de nuestra fe. Sentimos la paz interior que la voz viene de Él, la información que escuchamos sabemos que es divina y que no viene de nuestro intelecto, así que no nos cabe la menor duda que es Dios. ¡La experiencia del profeta Ezequiel la podemos vivir nosotros! La voz se deja escuchar en nuestro interior, sabemos que es Dios mismo hablándonos.

3- En la medida que crecemos en CARÁCTER, como ministros proféticos, ganaremos la confianza de Dios para fluir en el don de una manera poderosa. Dios nos entrega una palabra de acuerdo al carácter que hemos conquistado. La profundidad, lo extenso y la importancia de la profecía depende del carácter logrado. Dios NO nos va a dar una palabra para una persona en eminencia sino tenemos el carácter suficiente para soportar el peso de importancia de la misma. No podemos recibir lo que no podemos dar. Si la palabra profética trae un nivel de importancia que no podemos dar, Dios usará a la vasija adecuada.

4- PARADOS EN LOS FUNDAMENTOS. ¿Para qué?

  • El don de profecía revela el corazón de Dios a sus hijos de una manera personal o generalizada.
  • Nos revela cosas específicas en momentos claves.
  • Es el medio para consolar, animar, exhortar, edificar, hacernos crecer, llevarnos a niveles superiores en conocimiento, madurez, entrenamiento.
  • Nos anuncia eventos futuros de acuerdo a sus propósitos, comisiones de trabajo, o para apercibirnos de situaciones difíciles.
  • Direcciona, marca pautas, estrategias, de acuerdo a los propósitos de Dios.
  • Nos canaliza, abre caminos, muestra, empuja, anima.
  • Enriquece la información que tenemos en nuestro corazón.

5- NIVELES. Alcanzar niveles altos en la operación del don, es encontrar la confianza de Dios para recibir información de calidad, profundidad e importancia. Es recomendable no querer correr o pensar que tenemos la madurez necesaria para estar en el nivel que debemos estar.

  • Básico. Dios entrega información básica, sin mucha profundidad.
  • Medio. Dios entrega información más abundante y de mayor calidad.
  • Maduro. Este es el nivel donde la profecía es abundante y rica en información.

APLICACIÓN
Lograremos la confianza de Dios para hacer tareas de mayor importancia y envergadura cuando nosotros operamos en el don con responsabilidad dando los resultados que Dios espera. Nuestro desafío es crecer como personas en carácter, espiritualmente, en la intimidad con el Espíritu Santo y en el conocimiento de la Palabra de Dios. Cada día creceremos en la operación del don en la medida que estamos activos. La práctica nos dará madurez y crecimiento. Debemos perder el temor de fracasar y de cometer errores. Recordemos que Dios premia la humildad, cuando nos equivocamos en algo, corremos a Dios para pedirle que nos ayude a hacer las cosas de la mejor manera posible.

DECLARACIÓN DE FE
Estoy listo para operar en el don de profecía, estoy creciendo y madurando cada día, me esforzaré para aprender más de las Escrituras, voy entrenarme para agudizar mis sentidos espirituales y dar frutos de calidad en la operación del don. Amén!

ORACIÓN
Padre hermoso, gracias por esta hermosa palabra donde me he dado cuenta la importancia de este maravilloso don. Me he dado cuenta que mi boca es un instrumento poderoso en tus manos, por eso en humildad, me rindo a tu precioso Espíritu Santo para que puedas usar mis cuerdas bucales y hablar a este mundo. Ayúdame a ser fiel a tu llamado. Amen!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply