Tema 19: DON DE PROFECÍA
Capítulo 03: DONES DEL ESPÍRITU SANTO
Serie: DONES ESPIRITUALES

Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas (1Corintios 14.39).

“¡Todavía Dios se comunica con sus hijos!”

PRINCIPIOS
1- DIOS SE COMUNICA. Nuestro Dios es absolutamente maravilloso en todos sus planes, hechos y propósitos. Dios pudiera haber escogido hacer todo sin tomarnos en cuenta. El quiere usarnos en su gran plan de levantar la cosecha de estos últimos tiempos. El don de profecía es una herramienta sumamente poderosa para lograr resultados sorprendentes en el reino, debemos anhelarlo y buscarlo con esfuerzo para ser parte del ejército profético que Dios está levantando en este tiempo.

Es la habilidad espiritual que Dios da a los miembros del cuerpo de Cristo para recibir y comunicar un mensaje inmediato de Él para sus hijos. Esto puede ser de una manera personal o grupal, para una comunidad completa , una ciudad o país.

2- El don de PROFECÍA es una EXPRESIÓN VOCAL sobrenatural, espontánea en una lengua conocida que edifica, exhorta y consuela al cuerpo de Cristo. La palabra griega para profecía es “propheteia” que significa hablar la mente y el consejo de Dios. No es lo mismo que el oficio de profeta según Efesios 4.11, el don es para todos los creyentes, y una persona que en algún momento dado fluye con el don de profecía, no significa que sea profeta de oficio.

Como todos los demás dones, los frutos del don de profecía deben de ser evaluados. El apóstol Juan escribió: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo (1Juan 4.1). Cuando dice no creáis a todo espíritu, incluye el de todos los hijos de Dios. Somos muy dados a pesar a los demás pero no a nosotros mismos.

3- De los dones de INSPIRACIÓN, el don de profecía tiene un valor más alto que todos los demás: Porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas (1 Corintios 14.5). El don es considerado como vital en la expresión del reino de Dios. Tanto que el apóstol declara: ¡Porque mayor es el que profetiza! ¿Por qué el que profetiza se considera de un alto valor? Porque el que profetiza esta hablando por Dios. Esta fue la promesa que declaro Joel: Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones ( Joel 2.28).

4- El creyente que PROFETIZA se dirige a los hombres. La pregunta es: ¿Qué les dice a los hombres? ¿Qué proclama? ¡Es la voz de Dios mismo por medio de la boca de un ser humano! La predicación y la enseñanza ordinarias pueden ser como comida fría en una olla sin fuego. La profecía, entonces, es el fuego debajo de la olla. El profetizar se realiza bajo la habilidad y el poder divino. Los creyentes podrán poseer la habilidad de hablar en público, o de predicar elocuentes sermones, pero nadie profetiza verdaderamente si no es lleno del Espíritu Santo.

Los hombres impíos también predicen el futuro en ocasiones. A éstos se les llama adivinos o agoreros. Pablo se encontró en una ocasión con uno de ellos. Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando (Hechos 16.16). Dios se opone a esta forma de predicción del futuro. Es satánica. Como creyentes, debemos evitarla.

APLICACIÓN
Satanás siempre ha sido destructor, ha tratado de destruir la fe, y también trata de destruir a los creyentes. Cada vez que inspira la predicción del futuro lo hace para destrucción. Es aquí donde el pueblo de Dios debe discernir entre lo falso y lo verdadero. Una Iglesia llena del Espíritu Santo es imposible que sea engañada.

En la enseñanza bíblica hay una línea demarcada entre quienes tienen el don y quienes tienen el ministerio de profeta. Aunque todos pueden profetizar por la virtud de la unción del Espíritu Santo no todos son profetas. Aunque todos pueden manifestar el don de profecía solo algunos son escogidos para el ministerio de profeta.

¡Agabo era profeta, las hijas de Felipe tenían el don! (Hechos 21.9–11).
Traducido simplemente, el término profecía significa “articular palabras inspiradas”, o podemos decir “hablar por Dios”. Según 1Corintios 14.31, todos los creyentes pueden ejercer este don en algún momento dado como el Espíritu lo desee. Todos pueden profetizar uno por uno, y no más de tres de ellos a fin de poder entender cada palabra que sale del corazón de Dios.

DECLARACIÓN DE FE
A partir de hoy me convierto en un instrumento de Dios para ser su boca en esta tierra. Sé que es una gran responsabilidad hacerlo, así que me voy a preparar, seré impartido por el Espírito Santo con poder para hacerlo correctamente. Amén!

ORACIÓN
Precioso Espíritu Santo, en este día pongo mi vida en tus benditas manos, estoy seguro que tendré las habilidades necesarias para profetizar de la manera correcta para ser una vasija de honra en las manos de mi Señor y Dios, por favor ayúdame a aprender y ser útil en el reino de mi Padre, que todo lo que haga sea para engrandecer su bendito nombre. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply