Tema 11: PENSAMIENTO DEL REINO
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado (Mateo 4.17).
Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios (Marcos 3.14-15).

“Transformar nuestra mente para expresar el reino”

PRINCIPIOS
1- Las primeras palabras registradas del ministerio de Jesús se dirigen directamente a nuestra necesidad de pensar y actuar en un contexto de reino. Jesús, luego de ser bautizado por Juan en el río Jordán y pasar cuarenta días en el desierto siendo tentado por Satanás, inició su misión terrenal de esta forma: Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado (Mateo 4.17).

2- Jesús vino al mundo a introducir el plan de Dios para este planeta, y lo primero que dijo fue: “¡Arrepiéntanse!”. En su primer discurso al mundo, Jesús comenzó diciendo que necesitamos cambiar nuestra mente. Eso es esencialmente lo que significa la palabra arrepentirse. Tal vez una mejor manera de decirlo es que necesitamos cambiar nuestro pensamiento o nuestra mentalidad. Hablando literalmente, arrepentirse significa parar, dar la vuelta e ir en la dirección contraria.

3- Es como cuando uno va caminando por la calle y de pronto se da cuenta de que está yendo en la dirección equivocada, entonces gira ciento ochenta grados para dirigirse al sentido correcto. Esto sugiere acción, pero la acción sigue al pensamiento. Antes de poder darnos vuelta, tenemos que haber decidido hacerlo. Algunos consideran que la primera palabra de Jesús hacia nosotros es insultante, ya que está diciendo: “Ustedes tienen un pensamiento errado. Todo lo que aprendieron está mal, y necesitan cambiar”.

4- En el reino de nuestro Padre, su palabra es suprema y absoluta, nuestra opinión no tiene importancia. Su opinión es todo lo que cuenta, su voluntad y sus caminos suplantan a todo lo demás. Aunque una gran mayoría de la población de la Tierra vive en ignorancia y rebeldía contra Dios, él es y seguirá siendo el soberano Rey de la creación. Tenemos que entender el pensamiento del reino, saber cómo vivir conforme a sus principios, dejar lo que nosotros pensamos y pensar exactamente como él piensa. El resultado será que viviremos como Jesús vivió en medio de la humanidad, vamos a repetir sus acciones y expresar el reino de manera tangible.

5- Recordemos que nuestras acciones están determinadas por nuestros pensamientos. Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios (Marcos 3.14-15). Enseñar y predicar son dos cosas diferentes, enseñar es impartir cultura, predicar es demostrar tangiblemente lo que enseñamos. Los pensamientos del reino traerán acciones del reino. Pensamientos asociados a este mundo, tendrán acciones de este mundo.

APLICACIÓN
Hay un tiempo para sentarse a los pies de Jesús y disfrutar de su presencia, recibir cultura, forma de vivir, pensamientos del reino, pero también hay un tiempo en que somos enviados a predicar, expresar el evangelio del Reino. Muchas personas están enfocadas a no ir al infierno, y se conforman con la salvación tan grande que el Padre nos ha dado. Pero el evangelio del reino es expresar el poder sobrenatural que actúa en nosotros. Dar a conocer el reino de manera tangible y visible para dar constancia de que somos embajadores verdaderos.

DECLARACIÓN DE FE
Hoy decido cambiar mis pensamientos, renovar mi mente, quiero pensar cómo Dios para traer frutos dignos de arrepentimiento. Voy a dar la vuelta en “U” para que mis pensamientos estén asociados a la mente de Cristo. Estoy seguro que los frutos serán gloriosos. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, eterno Padre de gloria, hoy mismo determino tratar con mi corazón para entregarlo completamente a ti, confiezo que he hecho muchas cosas incorrectas por lo cual mi mente esta contaminada. Pero hoy me deshago de esa carga tóxica y recibo la cultura del reino de mi Padre para hacer su absoluta voluntad. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply