Tema 20: NUESTRA HERENCIA
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz (Colosenses 1.12).

“Somos aptos, estamos listos para participar de la herencia del reino”

PRINCIPIOS
1- Reclamar nuestra herencia no es unirse a una denominación o iglesia en particular. No tiene nada que ver con hacerse “religioso”. Tiene todo que ver con entender que somos ciudadanos de un reino establecido y regido por Dios, el cual permanecerá para siempre. Como ciudadanos del reino, tenemos derechos legales sobre el gobierno. La razón por la que tantos reciben tan poco de Dios es porque no se reconocen como ciudadanos de su reino, no entienden sus derechos como ciudadanos y, por lo tanto, carecen de seguridad y confianza para pedir.

2- Ser ciudadanos del reino es una realidad espiritual, pero también una mentalidad. Como creyentes, ya tenemos el Espíritu de Dios, pero necesitamos conocer la mente y el corazón de Dios, necesitamos entrenamiento en pensar y vivir como hijos de Dios. Muchos quieren tener para luego ser, no pueden “ver” la perspectiva de Dios, la Biblia vamos a encontrar muchas formas de entender que primero somos y luego tenemos. Tener solo es el resultado del asignamiento que el reino nos da por ser parte de él.

3- Una vez que nos hacemos creyentes y entramos al reino de Dios, “cambiamos naciones”. Dejamos nuestra ciudadanía en el mundo para naturalizarnos como ciudadanos del Reino de los cielos. Estamos en el mundo, pero no somos del mundo. Entramos al reino a través de Jesús, que es la puerta. Dios nos acepta, nos hace aptos, nos naturaliza como ciudadanos del reino, y luego nos comisiona como embajadores de su gobierno de modo que podamos ayudar a otros a hallar la puerta también.

4- En el trabajo, la escuela o dondequiera que vayamos, debemos recordar que somos ciudadanos del reino, que residimos en tierra extranjera, y la autoridad de nuestro gobierno de origen nos respalda. Todos los derechos, privilegios y beneficios de nuestra ciudadanía se aplican plenamente a nosotros aunque vivimos en una tierra extranjera. En cualquier momento, podemos pedir los recursos de nuestro rey, los cuales son muchísimo más abundantes que los de este mundo.

5- Los recursos del reino son nuestra herencia, esto nos ayuda a cumplir nuestro propósito en este mundo. Cuando cinco mil personas necesitaban comer, los discípulos de Jesús vieron solamente los recursos limitados de este mundo: cinco panes y dos pescados. Jesús, en cambio, miró la despensa de su Padre y vio suficiente comida como para alimentar a todos, y quedaron doce cestas llenas con las sobras.

APLICACIÓN
¡Nuestro reino es un Reino de provisión abundante! Debemos cambiar nuestra mentalidad de pobreza por una mentalidad de provisión. Siempre que nos ocupemos de los negocios del Padre, ´le mismo nos proveerá todo lo que necesitamos para cumplir con la tarea asignada. No importa cuál sea nuestra situación, podemos enfocar nuestra energía en el reino, reclamar nuestros derechos y decir con confianza: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4.19).

¡Cuánto recibimos del reino no es un asunto de Dios sino de nosotros! Somos afortunados de estar en el reino pero somos responsables de acceder a los recursos que el reino tiene para nosotros. Debemos ser agresivos para movernos en el reino y tomar los recursos necesarios para movernos en la tarea que el Padre nos a comisionado.

DECLARACIÓN
Hoy decido por mi propia voluntad de ceder todos los derechos de mi voluntad a Cristo y a su reino. Caminaré tomado de la mano de mi Señor para cumplir las tareas que me son asignadas en este mundo. Cumpliré puntualmente con mi destino y daré frutos que engrandezcan el reino de mi Padre. Amén!

ORACIÓN
Mi Señor y Dios, cada día me sorprendes con más conocimiento acerca del reino al que he sido llamado, soy parte de esta nación santa, soy linaje escogido, se que tengo que mostrar las virtudes de tu gloria en todo tiempo, me voy a esforzar por ser lleno de tu Espíritu a cada momento para que el brillo de tu gloria se refleje en cada una de mis acciones. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply