Tema 27: MENTE PARA REINAR
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán (Daniel 7.26-27).
El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos (Apocalipsis 11.15).

“El reino nos perteneces y debemos formar la mente para tener dominio y gobernar por Dios en la Tierra“

PRINCIPIOS
1- Fuimos creados del polvo de la tierra para reinar sobre ella. Lo que perdimos en la caída no fue el cielo sino el reino. Jesús murió en la cruz y resucitó de entre los muertos no tanto para llevarnos al cielo, sino más bien para llevarnos nuevamente a la posesión del reino que perdimos. ¡Cuando lo recibimos, lo poseemos para siempre! Satanás pelea para que nos mantengamos en esclavitud y alejados del poder que el Padre nos asigna.

2- Daniel escribe: Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán. Tenemos aquí tres cosas que Adán perdió y Jesús lo recupera para nosotros: Soberanía, poder, grandeza.

3- Soberanía significa absoluta autoridad, donde el rey tiene la palabra como ley. Esta soberanía nos ha sido delegada por medio de Cristo. Dentro del alcance de nuestra autoridad delegada, tenemos absoluta autoridad. Esto significa que no tenemos que sentarnos en desesperanza, mientras que e! enemigo hace estragos en nuestras vidas. ¡Podemos levantarnos en el y destruirle!

4- Cuando Jesús restauró el reino para nosotros nos dio el poder del reino: Poder para vencer, prosperar, vivir en victoria, estar gozosos y alcanzar nuestro potencial. Este poder “creativo” con el que el mundo fue creado nos pertenece, el apóstol lo describe como “dunnamis” que se traduce como lo que tiene poder en si mismo. Este poder que actúa en nosotros (Efesios 3.20), debe ser operado en este proceso de gobernar en este mundo.

5- También, Adán perdió la grandeza, pero Jesús la recupera para nosotros. El hombre fue creado a la imagen de Dios, como corona de su actividad creadora, diseñado para gobernar sobre e! dominio terrenal. Como pecadores perdidos y caídos, todavía llevamos la imagen de Dios, pero solo como una sombra borrosa de la gloria que tuvimos. Cuando somos restaurados al reino, somos restaurados a la grandeza, porque regresamos al lugar y al medio para el que fuimos creados.

6- Para poder ejercer soberanía, poder y grandeza, es necesaria una mente restaurada, donde cada acción sea tomada con la mente apta para pensar como Dios, esto nos posiciona en el lugar correcto para hacer las cosas como Jesús mismo las hizo. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor (2 Corintios 3.18).

APLICACIÓN
¡Jesús dijo que la llave a la verdadera grandeza es la humildad y el servicio! Recuerde que en su visión, Daniel vio a los reyes sirviendo al Rey. Una vez más, Jesús puso el ejemplo cuando el Rey de reyes, tomó una toalla y una cubeta y, como un sirviente, lavó los pies a sus discípulos. En otra ocasión, les dijo: Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos (Marcos 10:45). No fuimos creados para dominarnos unos a otros o para ser dominados, sino para servirnos unos a otros igualmente como reyes y sacerdotes del reino de nuestro Padre.

Es solo cuando entendemos nuestro lugar en el reino que podemos apreciar plenamente el significado de la verdadera grandeza.

DECLARACIÓN DE FE
A partir de hoy entraré en un proceso de restaurar esa mente de reino para gobernar y tener dominio. Me voy a esforzar para conectarme con la mente de Dios y aprender a ejercer soberanía, poder y grandeza. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso por favor ayúdame a vencer las debilidades de mi carne y enséñame a formar mi mente como la mente del reino que debe operar para gobernar en este mundo. Te ruego que tu gracia este sobre mí poderosamente, estoy listo para servirte en otros niveles según el poder que actúa en mí como lo dice la bendita Palabra. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply