Tema 03: EL REY DEL REINO
Capítulo 02: PRINCIPIOS BÁSICOS DEL REINO
Serie: EL REINO DE DIOS

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos (Gálatas 4.4-5).
“El Rey del reino ha trabajado para restaurar el reino que le pertenece”

PRINCIPIOS
1- Según la cronología bíblica, a pesar de la posibilidad de que la Tierra puede haber existido desde mucho tiempo antes, se cree que el acto creativo de Dios al hacer al hombre sucedió hace al menos seis mil años. Desde la caída de nuestros primeros padres Adán y Eva hasta el nacimiento del Mesías son 4,000 años. Dios no desechó a nuestros padres, sino preparó un plan de restauración para continuar con su plan maestro de que el ser humano gobernara esta Tierra.

2- El mismo capítulo de Génesis que describe la caída del hombre también anuncia la solución prometida por Dios, pero transcurrirían cuatro milenios hasta su cumplimiento. Por causa del rol de la serpiente (Satanás) en tentar a la primera pareja humana a pecar, Dios pronunció una maldición sobre él, la cual también predijo su futura perdición: Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar (Génesis 3.14-15).

3- Dios prometió que un descendiente de Eva (la “simiente”) aplastaría la cabeza de la serpiente y le causaría una herida fatal. Esa “simiente” sería Jesucristo. Cuando Cristo apareció predicando sobre el Reino de los cielos, esa fue la culminación de miles de años de preparación en el plan de Dios. ¿Qué era lo que Él estaba esperando? A lo largo de la historia, Dios estaba preparando el escenario y el entorno para la aparición de su hijo Jesucristo al mundo: Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos (Gálatas 4.4-5).

4- Jesús vino en el momento y lugar justo en el punto de la historia. ¿Qué fue lo que hizo tan particular este tiempo hace dos mil años? Entre otras cosas, el tiempo era preciso porque había un gran reino terrenal en su lugar que podía proveer ilustraciones tangibles y visibles para las enseñanzas de Jesús acerca del Reino. El Imperio Romano servía como ese modelo. Debajo del César, el Imperio Romano era un reino, no una democracia. César era un rey, no un presidente. Cada palabra que Jesús habló sobre el Reino de Dios tenía un equivalente físico en Roma y hacía el mensaje más fácil de entender para la gente que lo escuchaba.

APLICACIÓN
Al senado romano se llamaba ecclesia, una palabra griega que significa “asamblea” o “los convocados”. El griego y el latín eran ampliamente hablados en todo el Imperio. Jesús hablaba arameo, el lenguaje común de los judíos de Palestina, pero los Evangelios fueron originalmente escritos en griego. Los autores o evangelistas usan la palabra ecclesia en pasajes en donde Jesús habla de edificar su “Iglesia”. Así como el César tenía una asamblea de convocados -el senado-, también Jesús, el Hijo del Dios viviente y Rey de reyes, tenía una asamblea de convocados: su Iglesia.

Ahora el Rey Jesús reconquista su reino y lo pone en las manos de su “asamblea de legisladores” para que gobiernen como eran los planes originales del Padre. Ahora nos toca a nosotros, no solo pertenecer a este reino, sino operar en su poder para tener dominio y gobierno en todas las esferas.

DECLARACIÓN DE FE
Soy parte del reino del gran Rey Jesús, todo esta bajo sus pies, yo soy ahora parte de su ecclesia en esta tierra para tomar autoridad y gobernar en su bendito Nombre. Caminaré en poder y gloria, ejerceré dominio en todas las esferas, donde quiera que esté tomaré la autoridad que me ha delegado para ejercer dominio. Amén!

ORACIÓN
Poderoso Dios, gracias por permitirme conocer los principios de tu reino, estoy seguro que tu estás conmigo para ayudarme a ejercer dominio como tu me has ordenado. Dispongo mi corazón para ser impartido de poder de lo alto y operar el poder que actúa en mi. Nada puede detener el avance de tu reino, seré fiel a Jesús y leal al reino de mi Padre. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply