Tema 22: ¡REINANDO!
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia (Romanos 5.17).

“Somos embajadores de Dios en este mundo, para eso operamos los dones espirituales”

PRINCIPIOS
1- ¿Por qué y para qué creó Dios al hombre? La respuesta la encontramos en Génesis 1.26-27. Estos dos versículos nos revelan que el propósito de Dios era y sigue siendo que el ser humano fuera el embajador del cielo en la tierra. Para ello, era necesario diseñar el modelo adecuado para esta tarea tan importante. Si el plan era que gobernara la tierra como se gobierna el cielo, el embajador sería creado a imagen y semejanza de Él.

Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Este era el plan de Dios al crear al hombre. Dios dijo: Hagamos … [al hombre a nuestra imagen]. Esto nos muestra la clase de hombre que Dios quería. En otras palabras, Dios estaba diseñando un modelo para el hombre que Él había de crear.

2- El versículo 27 revela la creación del hombre por parte de Dios: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. El versículo 28 dice: Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. ¡Un embajador enviado del cielo que gobernara la tierra como se gobierna el cielo! ¿Cómo creó Dios al hombre? Él lo creó a Su propia imagen. Dios quería un hombre que fuera como El mismo. Entonces, es evidente que la posición que el hombre ocupa en la obra creadora de Dios es absolutamente única, pues entre todas las criaturas de Dios, sólo el hombre fue creado a la imagen de Dios.

3- El propósito de Dios consiste en ganar un grupo de personas parecidas a Su Hijo. Cuando leemos Romanos 8.29 vemos el propósito de Dios: Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de Su Hijo, para que sea el Primogénito entre muchos hermanos. Dios desea tener muchos hijos, y que todos estos hijos sean semejantes a Su único Hijo. Entonces Su Hijo dejará de ser el Unigénito, y será el Primogénito entre muchos hermanos.

El plan de Dios se cumple por el hombre, y mediante el hombre Dios satisface Su propia necesidad. Entonces, ¿qué exige Dios del hombre que ha creado? El exige que el hombre gobierne. Cuando Dios creó al hombre, no lo predestinó para la caída. La caída del hombre se narra en el capítulo tres de Génesis, y no en el capítulo uno. En el plan de Dios el hombre fue predestinado para tener dominio.

4- El Espíritu Santo está haciendo una labor constante de purificación en los hijos de Dios. El plan consiste en que un día El se presente a Sí mismo una Iglesia gloriosa. Cristo está esperando que la Iglesia esté preparada y le sea presentada. “La Iglesia gloriosa” en el idioma original significa que la Iglesia es introducida en la gloria. En otras palabras, la Iglesia se vestirá de gloria. ¡Es aquí donde los dones entran en acción! Esta Iglesia vestida de gloria tiene herramientas para manifestar el poder del reino de Dios en la tierra. Los dones perfeccionan a los santos, otros son operados para mostrar el poder y la gloria, y otros nos mantienen en una intimidad con nuestro Padre.

APLICACIÓN
Es una necesidad imperante que los hijos de Dios sean activados en los dones espirituales y operen en ellos de una manera activa y continua. Al mismo tiempo que el río de Dios está siendo limpiado, está siendo aumentado hasta desbordarse. Muchos hijos de Dios están siendo animados por el Espíritu Santo para una búsqueda intensa de la presencia de Dios. Por supuesto que este el primer paso para ganar la confianza de Dios y gobernar con Cristo en esta tierra. En este tiempo, el Espíritu Santo está impulsando al Cuerpo de Cristo a pensar de una manera diferente: ¡No queremos ir al cielo hasta que hayamos ganado este mundo para Cristo!

DECLARACIÓN DE FE
Soy equipado por el poder del Espíritu Santo, recibo los dones del Padre para operar en el poder del reino y ejercitarlos para tener dominio sobre todas las cosas como mi Dios lo ha determinado. Estoy listo para ser un instrumento poderoso en sus benditas manos. Amén!

ORACIÓN
Hermoso Espíritu Santo, por favor incomodame a buscar el más grande avivamiento en mi vida que jamás haya vivido. Anhelo con todo mi corazón ver tu gloria manifestada de manera completa, quiero ser tu instrumento y glorificar tu nombre en este mundo. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply