Tema 08: OBSTÁCULOS
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2 Tesalonicenses 1.5).

“Debemos ocuparnos de hacerlo correctamente en la operación de los dones”

PRINCIPIOS
1- Necesitamos tomar cuidado de todas las situaciones que nos impiden operar los dones espirituales. Debemos fluir en los dones de una forma donde las personas sean bendecidas en grande manera. Ya que los santos somos llamados a operar y resplandecer en el reino de Dios, debemos prepararnos para no cometer errores que entorpezcan la edificación del reino en la tierra, asegurándonos que fluyamos en el llamado y sus dones con responsabilidad y diligencia. Desde luego que es una gran bendición ser tomados en cuenta para operar en el reino de Dios y ser parte de sus propósitos para esta tierra. Sin embargo este llamado implica responsabilidades grandes. Ante esto el apóstol Pablo oraba por sus discípulos de Tesalónica para que fueran tenidos por dignos de este llamamiento (2 Tesalonicenses 1.5).

2- Este gran privilegio nos permite hacer obras con su poder de acuerdo a la oración de Pablo. De acuerdo a sus propósitos, Dios nos ubica en un lugar estratégico desde donde daremos frutos operando en los dones, de esta manera podemos gobernar en esta tierra con los valores y principios del reino. En este tiempo será común ver creyentes ocupando espacios en la política, dirigiendo grandes empresas, dando clases en las salas de las universidades y escuelas, deportistas triunfando por el poder de Dios, cristianos haciendo arte desde donde expresaran los valores del reino. Definitivamente no es un asunto de la tierra, sino del cielo, que cada uno de los hijos de Dios ocupen un lugar especial, lugares estratégicos desde donde se establezca la cultura del cielo.

3- Es una necesidad que cada uno de los hijos de Dios opere en los dones espirituales, sin embargo hay una serie de impedimentos que limitan dar buenos frutos en beneficio del reino de Dios. Cada uno de nosotros debemos cuidarnos para operar con eficiencia los dones espirituales en el lugar donde nos encontremos. Por ejemplo, en Números 20 vemos a los hijos de Dios quejándose del desierto por falta de agua. En el versículo 8, Dios le ordena a Moisés hablar a la roca para que saliera agua de ella. En el versículo 11 vemos a un hombre operando en el don de fe de una manera diferente a la instrucción que Dios le había dado: Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias.

Aunque el resultado de operar en el don de fe trajo buenos frutos, el don no operó de la manera correcta. La instrucción era soltar una palabra creativa para obtener agua, no que golpeara la roca. La falta de preparación y poco entrenamiento en el, uno de los dones provoca este tipo de situaciones donde seguramente los frutos que damos no son los que Dios espera. Este error en el uso del don fue uno de los motivos por los cuales Moisés no entró a la tierra prometida (Números 27.14).

4- En la medida que los ministerios son totalmente restaurados en el cuerpo de Cristo, se necesitará mucho más entrenamiento en los dones para evitar los impedimentos para su operación. Por supuesto que unos brillarán más que otros por la inversión que se estará dando de la formación. Haremos una lista de estos impedimentos, seguramente no son los únicos, pero sí los que consideramos más importantes. Es responsabilidad de cada uno de los ministros trabajar arduamente en vencerlos. En cada uno de estos impedimentos estaremos dando algunos consejos sabios para lograr producir los frutos que Dios espera de nosotros en el fluir de los dones. A Satanás no le agrada mucho que los santos operemos en los dones porque su reino corre gran peligro, por lo que tratará a todo precio que nos mantengamos alejados de ellos.

APLICACIÓN
Todos los hijos de Dios tenemos la gran oportunidad de operar los dones del Padre, de hecho, seguramente Dios nos ha asignado al menos uno de los siete dones. La operación requiere responsabilidad, preparación, hacerlo bien, para lo cual debemos prepararnos, educarnos, capacitarnos en como debemos operar en ellos a fin de dar buenas cuentas a nuestro Dios. Porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados (Romanos 1.11).

DECLARACIÓN DE FE
Tomo hoy mi vida y la pongo delante del trono de la gracia, destruyo toda oposición espiritual y cancelo el consejo del diablo en mi contra. Me muevo en el poder del Espíritu para operar en los dones del Padre y dar frutos en abundancia. Amen!

ORACIÓN
Precioso Dios, por favor ayúdame a vencer toda resistencia espiritual que me detenga en la operación de los dones del Padre. Hoy mismo decido avanzar bajo el poder del Espíritu Santo en mi libertad, quiero operar los dones de la manera correcta y dar testimonio de tu poder. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply