Tema 14: DONES DE GRACIA
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada… (Romanos 12.6).

“Los dones que recibimos es por la gracia no por nuestra naturaleza”

PRINCIPIOS
1- Cada don del Padre que ya hemos recibido, decidamos no limitar nuestra libertad para ejercerlos a favor de otros (1 Pedro 4.10). El apóstol Pablo enfatiza a la Iglesia de corintios que no deben ignorar acerca de los dones espirituales, aclarando que hay diversidad de ellos, pero el Espíritu es el mismo. Trata de infundir confianza a esta Iglesia que fluía en ellos a no detener la operación de los mismos por falta de entendimiento en su uso correcto.

Aclara a los corintios que a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho y que Él reparte en particular a cada quién sus dones como Él quiere. Lo cual deja claro que no todos los creyentes reciben los mismos dones y que los que obtiene es con la responsabilidad de usarlos para entregar sus beneficios a quién el Señor quiera bendecir.

2- El apóstol Pablo también explica a los corintios la forma en que estos dones operan en los creyentes y hace una comparación con el cuerpo humano, así como el cuerpo consta de muchos miembros y cada parte que lo compone (así sea la más insignificante) es vital para que el cuerpo funcione perfectamente, de igual manera en el cuerpo de Cristo, cada creyente ha sido colocado por Dios para cumplir una función específica a través de los dones que le son impartidos, todos son importantes no hay ninguno mayor que otro, cuando alguno no funciona eficazmente, el cuerpo pierde parte de su efectividad.

3- Debemos tener contentamiento con lo que hemos recibido, pero podemos anhelar que el Señor nos entregue más de sus dones, mientras más dotados de ellos estemos, de mejor manera vamos a servir a su pueblo y a engrandecer su Nombre y su Reino. Como ministros, tenemos los dones necesarios para el ministerio operando a través de nuestra vida, pero no debemos de conformarnos, seamos cada día más efectivos en el trabajo encomendado por el Señor, sirviendo con diligencia y amor al pueblo de Dios también a través de estos dones del Padre.

4- Todos los dones son importantes, todos cumplen una función vital para el crecimiento del pueblo de Dios y su óptimo desarrollo como cuerpo de Cristo. ¡Diferentes dones de gracia! De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada… (Romanos 12.6). El apóstol Pablo comunica a la Iglesia de Roma, en esta escritura de su carta a ellos, una lista de diversos dones espirituales a los que podían aspirar para recibir de parte de Dios y aclara que son concedidos de acuerdo a la gracia que nos es dada por él.

5- La gracia de Dios es su presencia y amor que por medio de Jesucristo recibimos los creyentes de parte del Espíritu Santo, quien imparte misericordia, perdón y produce el deseo y poder para hacer la voluntad de Dios. Sin embargo la obra de Dios no es de imposición ni de gracia irresistible. La obra de gracia en los creyentes siempre depende de su fidelidad y cooperación. ¡Toda la actividad de la vida cristiana de principio a fin depende de la gracia!

APLICACIÓN
El apóstol Pablo reconoce que toda la obra hecha a través de él solo fue posible por su “gracia”, el Señor producía en él ese deseo de trabajar con ahínco y desvelo, era estimulado a cumplir la comisión encomendada por el Señor a su vida, incansablemente viajaba para que los gentiles a los que había sido llamado a sacar de las tinieblas y traer a la luz de Cristo recibieran la palabra y recibieran al Salvador a quien él representaba. Servía sin descanso para edificar y consolidar al pueblo del Señor y que las Iglesias que había levantado se establecieran con poder en medio de la tierra.

DECLARACIÓN DE FE
Recibo los dones de gracia, estoy dispuestos a menguar para que él crezca en mí. Estoy dispuesto a someter mi carne a la gracia divina y abro mi corazón para que me liberes de toda atadura para ser libre y servirte por completo. Amén!

ORACIÓN
Amado Padre de gloria, muchas gracias por tu amor y misericordia, estoy comprometido contigo y tu reino, estoy dispuesto a ser impartido de los dones de gracia sobre mi vida. Caminaré tomado de la mano del Espíritu Santo y obedecer sus instrucciones para cumplir mi llamado en esta tierra. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply