Tema 16: DON DE SERVICIO
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mateo 20.26–28).

“Servir es el don más maravilloso que el Señor nos ha dado”

PRINCIPIOS
1- El don de servicio (gr. diakonía) se entiende como asistencia práctica a las necesidades de los miembros y dirigentes de la Iglesia con el propósito de ayudarles a cumplir sus responsabilidades ante Dios. Servir amorosamente a todos los que están a nuestro alrededor. Ministrar tal como corresponde al trabajo y oficio del diácono. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mateo 20.26–28). Atender al cuerpo de Cristo en sus necesidades materiales y prestar cualquier tipo de servicio a los demás en la Iglesia. La Iglesia elige los que han de servir, deben ser personas muy consagradas a Dios, ya que también realizan actividades espirituales importantes.

2- ¡Tabita, un ejemplo de servicio! El don de servicio se manifiesta de la siguiente manera tomando el ejemplo de Tabita una congregante de la Iglesia primitiva. Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía (Hechos 9.36). Tabita abundaba en buenas obras (servicio), principalmente a los santos. Estos actos de amor que ayudan a los necesitados, son manifestaciones del Espíritu Santo, al igual que los dones del Espíritu Santo, como lo son los milagros, las señales y los prodigios. El resultado de ellos trae vida y salvación a muchos.

3- ¿Qué clase de buenas obras hacía? Confeccionaba ropa que regalaba a las viudas pobres. Cuando murió inesperadamente Pedro fue a la casa de ella. Y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacia cuándo estaba con ellas (Hechos 9.39). Todavía hay muchas viudas y huérfanos en el mundo. Hay muchos necesitados a nuestro alrededor. Cuán hermoso es saber que algunos hijos de Dios tienen el don de servicio, como lo tenía Dorcas. Probablemente Dorcas tenía el talento natural para la costura y confección de ropa. Entonces, Dios, por su Santo Espíritu, le agregó a ella el talento y la profunda preocupación por la gente necesitada. De ello resultó el don de servicio.

4- El contar con un talento no es suficiente. Si Dios, por su Espíritu Santo, toma posesión de nuestros talentos, de una manera maravillosa los convierte en dones de servicio. El diccionario traduce servir como el impulso de ser útil para otra persona y por supuesto que nosotros lo canalizamos a ser útiles a otros para que Cristo sea glorificado en nosotros. Servir a otro es traer un beneficio a través de una acción. Todo talento natural puede convertirse en don de servicio. Este cambio puede ocurrir sólo si la persona con el talento está llena del Espíritu Santo.

Por ejemplo, tomemos el caso de José. Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles (Hechos 4.36–37). José tenía el talento natural de la generosidad, cuando tuvo la oportunidad uso el don para ponerlo en servicio de la expansión del reino. Cuando la persona que posee un talento está llena del Espíritu Santo, puede convertir ese talento en un don de servicio.

APLICACIÓN
Jesús es el maestro del servicio. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Ya que Jesús siempre hacia y enseñaba (Chechos 1.1) toma la toalla y lava los pies de sus discípulos. Este era un trabajo que realizaban los esclavos en las casas de sus amos. Este servicio era prestado a los visitantes como atención del dueño de la casa. No lo hacía físicamente el amo, sino el esclavo. Jesús se pone en una condición de servidor para dar ejemplo a sus discípulos. De acuerdo a las palabras de Jesús, el don de servicio es el escalón de crecimiento espiritual más importante.

DECLARACIÓN DE FE
Recibo ahora mismo el asignamiento del cielo para mi vida, estoy dispuesto a servir con todo mi corazón, mi mente y mi alma. Ahora mismo muero a mis deseos, sueños, diseños, para recibir el llamado que el Padre tiene para mi, a partir de ahora serviré de manera incondicional a donde mi Padre me envié. Amén!

ORACIÓN
Dios maravilloso, estoy conmovido por el espíritu de servicio con el cuál fui diseñado. Estoy ahora mismo dispuesto a dar todo lo que este en mis dones y talentos de manera incondicional para que el reino de mi Padre prospere y avance. Gracias Jesús por permitirme servirte y seguir tus pisadas. Amén!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply