Tema 03: DIOS EN NOSOTROS
Capítulo 02: DONES DEL PADRE
Serie: DONES ESPIRITUALES

A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria (Colosenses 1.27).

“Dios se manifiesta al mundo a través de nosotros”

PRINCIPIOS

1- Manifestar a Dios por medio de los dones espirituales es toda una responsabilidad. Por ejemplo, el Señor pone a nuestro lado a las personas con el don de misericordia para ayudarnos, son los que nos sostienen en los momentos más difíciles, siempre tienen una palabra de ánimo y consuelo o nos apoyan con alguna necesidad, cuando pareciera que nadie está ahí para auxiliarnos a salir adelante.

Son los que atienden al Cuerpo de Cristo en situaciones difíciles como cuando estamos enfermos y nos visitan en un hospital o en su defecto a otros en la cárcel. Son los que lo dan todo para que otros sean bendecidos. Disponen su corazón y todos sus recursos a favor del prójimo y no escatiman ningún esfuerzo para servir, en cualquier momento que se les requiera, ahí están. Gracias a Dios por sus vidas, sin sus dones de servicio el pueblo de Dios enfrentaría mayores problemas y aflicciones.

2- Todos necesitamos a un Pablo (padre espiritual) y a un Bernabé (amigo) en nuestras vidas, el padre edifica, nos dirige al cumplimiento del propósito, nos cuida espiritualmente, y el Bernabé, nos sostiene, anima y consuela. Los dones del Padre son necesarios en la Iglesia de hoy porque:

* Mientras existan creyentes deben existir los dones para atenderles. Las credenciales de los hijos de Dios es la operación de los dones en nuestras vidas. Recordemos que los dones son otorgados por el Padre a fin de servir a los demás.

* Mientras que existan personas a ser salvas, los dones tienen que operar. Los dones que el Padre otorga es con el fin de servir a las personas que han de ser salvas. Cuando atendemos a los enfermos, a los presos, es como si Dios mismo lo estuviera haciendo, de esta manera muchas personas pueden conocer a Cristo por el servicio de los creyentes a los no-creyentes.

* Mientras que la Iglesia esté en la tierra, necesita ser administrada. Los dones del Padre son para administrar la Iglesia, por esto los dones de presidir, enseñar, hacer misericordia, de tal manera que el Cuerpo de Cristo camina en poder en el momento que estos dones son operados por los hijos de Dios.

3- ¡Servir a otros genera recompensa! Todo lo que sembramos, cosecharemos, el que siembra escasamente también segará escasamente. Dios tiene la recompensa del que sirve con todo lo que Él nos ha dado a los santos. Dios dará la gratificación en la medida de nuestra honestidad en el trabajo. En el servicio para el Señor este tipo de creyentes son indispensables para el éxito en el trabajo de los ministerios. Estos colaboradores de Pablo le allanaban el camino (quitaban muchos obstáculos) para que el evangelio avanzara a toda Asia.

No escatimaban esfuerzos a favor del reino colaborando en el ministerio apostólico de Pablo. Sin la disposición para servir con todos los dones de gracia del Señor, el trabajo ministerial se complicaría enormemente. Por ejemplo en la Iglesia de Jerusalén se hizo necesario nombrar diáconos para apoyar el trabajo espiritual, organizacional y administrativo de ese tiempo que requería que los apóstoles no se distrajeran de su labor principal, la oración y la palabra.

APLICACIÓN
En la Iglesia de hoy no hay diferencia, el trabajo se ha multiplicado y los ministros necesitan las manos de apoyo a sus ministerios a través de los dones de gracia de todo el cuerpo de Cristo a fin de que la Iglesia sea edificada y la gran comisión cumplida hasta alcanzar a todas las naciones. Es interesante darnos cuenta que en el servicio no hay jerarquías sino responsabilidades. Sin embargo, la misma responsabilidad del oficio genera honor y respeto para los hombres y mujeres que han sido hallados dignos del reino por el trabajo que realizan.

DECLARACIÓN DE FE
Soy lleno del Espíritu Santo, recibo la activación de los dones del Padre, decido operar en ellos para servir a los que me rodean, soy libre para servir con todo mi corazón para los planes de mi Señor y Dios. Amen!!

ORACIÓN
Dios eterno, buen Padre celestial, que privilegio es ser tu hijo y serte útil en tu reino. Estoy emocionado de saber que puedo dejar una huella en este mundo para que la gente sepa que tú nos amas y deseas salvarnos. Gracias por permitirme operar en tus dones. Amen!!

Con amor… Dr. José Félix!!

Leave a reply